espectaculos

Martes, 9 de noviembre de 2010

TEATRO › HOY COMIENZA EL SEGUNDO FESTIVAL NACIONAL DE TEATRO, EN EL ECUNHI

Un encuentro que quiere ser festivo

La propuesta es que esta edición sea una celebración en la que se junten quienes hacen teatro. De ahí la amplitud: habrá 52 obras. “En este lugar todo resuena de manera poderosa”, dicen Guillermo Parodi, Marcelo Subiotto y Fernando Rubio, tres de los participantes.

 Por Hilda Cabrera

El trabajo suma y se enriquece cuando es instrumento de transformación frente a aquello que duele. Lo corrobora la actitud de tres creadores que presentan obras en el Segundo Festival Nacional de Teatro que se inicia hoy con entrada gratuita en el Espacio Cultural Nuestros Hijos (ex ESMA), de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. No todos los espectáculos que se verán hasta el domingo 21 en las instalaciones y jardines serán estreno, pero, en conjunto, y por su calidad y audacia estética, prometen ser reveladores. “Este año redoblamos la apuesta con un total de cincuenta espectáculos teatrales y musicales”, puntualiza Guillermo Parodi, coordinador de la muestra y codirector de Palo y a la bolsa, junto a Carla Llopis, autora de esta pieza de teatro, danza y títeres que pone el acento en las situaciones cotidianas en tiempos del primer peronismo. Este trabajo se ofrecerá hoy, a las 21.30, en el Auditorio. En julio de 2009 se habían anunciado seis obras para el primer festival, cuya programación fue suspendida a causa de la veda que impuso la gripe porcina. Se realizó meses más tarde, alcanzando entonces a 20 obras. Este año, la fervorosa adhesión de los artistas merecía un título acorde. De ahí el de Celebración para este encuentro que quiere ser festivo. “La idea es juntarse con la mayor cantidad de gente que hoy esté produciendo teatro”, señala Parodi, en diálogo con Página/12, junto a Marcelo Subiotto, actor, músico y autor y director de Amentia, que se ofrecerá el domingo 14, y el actor y artista visual Fernando Rubio, a quien pertenece el texto y la dirección de Donde comienza el día, que se verá el sábado 20, en los Jardines.

–¿Qué les sucedió respecto del lugar?

Marcelo Subiotto: –Amentia no está hecha para este festival. La estrenamos en Puerta Roja, pero antes habíamos participado con un espectáculo musical. Veo al ECuNHi como un lugar de luz. Mi primera experiencia había sido fortísima. Hoy es distinto porque entro con otro espíritu, con la alegría que da el encuentro. Mi obra muestra a cuatro mujeres encerradas que permanecen sentadas en sus sillas. Ellas son Amentia, lo que en los demás no es.

–¿Qué simbolizaría aquí el encierro?

M.S.: –Utilicé la metáfora del encierro para hablar del rol del artista. Uno, como artista, está siempre en el lugar del encierro. En Puerta Roja, el teatro-galpón que tengo con Adrián Canale (autor y director que a su vez presenta Ausencia. Una versión de La Orestíada), uno hace su obra y espera que alguien venga a verla. A veces tenemos quince o veinte espectadores, y cuando son treinta, lo festejamos. La comunicación artística, en términos vitales, está un poco perdida. Estamos culturalmente acostumbrados a crear un producto para el que consume, y esa cultura se irradia a todas las clases sociales. Estas mujeres hablan de aquello que probablemente los otros no quieren escuchar. La idea no es contentarlos sino convertirlos en testigos del relato. Ellas dicen “esto nos sucede, nos pasó de verdad”, de la misma manera que nosotros hacemos teatro y decimos que hacer teatro es nuestra fe.

Guillermo Parodi: –Y es así, construir otras realidades es nuestra fe, como también lo es el ECuNHi, donde todo resuena de manera poderosa. Por eso este año sumamos espectáculos que trabajan para la transformación social, obras provenientes del teatro comunitario y de la danza comunitaria, como las del grupo Bailarines Toda La Vida, y creaciones del teatro callejero. No debíamos dejar afuera producciones que en nuestro país son tan interesantes y eclécticas.

Fernando Rubio: –Antes del estreno de Cuando comienza el día, que sí fue en el ECuNHi, no había entrado al lugar, aunque siempre tuve un compromiso ideológico directo. Habíamos ensayado en la Biblioteca Nacional y cuando estrenamos se produjo en mí un movimiento muy profundo. Recuerdo que al finalizar aquellas primeras funciones sentí una gran felicidad. Pienso que eso se debía no sólo a nuestro trabajo sino a haber traspuesto la entrada sabiendo que era para crear. Lo sentí como algo extraordinario.

G.P.: –Cuando empezamos con el proyecto era un lugar muy frío, un mausoleo...

–¿Ingresar con algo propio da confianza?

F.R.: –Sí, cuando la gente se muestra reticente es porque no sabe qué llegará a sentir cuando esté del otro lado.

M.S.: –Pero cuando habita ese otro lado, el cerco cae.

F.R.: –Cada lugar de la ciudad guarda la memoria de hechos, que a veces fueron muy dramáticos, como Plaza de Mayo y el bombardeo del 16 de junio de 1955. Sin embargo, hoy uno puede reunirse allí con gente amiga y pasarlo muy bien. En el ECuNHi pasa también eso.

–¿Palo y a la bolsa trata directamente el tema político?

G.P.: –No. Cuando mi hermano Camilo Parodi (autor, director, actor y músico) tomaba clases con Juan Carlos Gené, le preguntaron al maestro si era peronista. Según mi hermano, Gené respondió que no podía decir si lo era o no y que, en cambio, podía afirmar que su generación había sido atravesada por el peronismo. Eso me quedó resonando, y empecé a preguntarme, junto a mi mujer, Carla Llopis, cuánto había influido en nosotros, que no vivimos esa experiencia. Me di cuenta de la importancia que había tenido en la historia de Carla, que escribió la traslación, y en la mía, a través de nuestras familias. Son historias de discusiones acaloradas en una época en que todos esgrimían con fuerza sus ideas. Y ahí empezamos. Este proyecto no es reciente; venimos trabajando desde hace cuatro años. Nos pusimos a estudiar y, sobre todo, a tomar datos sobre cómo se vivía, qué veía la gente, qué películas se le ofrecían... Nos preguntamos cómo relatar una época y pensamos en un espectáculo conformado a modo de estampas, donde el primer peronismo está contado desde lo popular y donde no aparecen Eva ni Perón. Quisimos construir algo así como una “sinfonía del sentimiento”, parafraseando el título de la película de Leonardo Favio.

–¿Cuál es la propuesta de Donde comienza el día?

F.R.: –En este espectáculo lo político está dado por el lugar. Uno mismo empieza a mirar su propia obra de manera diferente. Mi trabajo con el Intimoteatroitinerante relaciona al actor con los espectadores a través de una elaboración con lo visual y la intervención del espacio. La idea es vivir una situación sincera, vital y estética en espacios no necesariamente teatrales. Para mí fue impactante comprobar cómo resonaba un texto que escribí en solitario, sin imaginar que lo estrenaría en el ECuNHi. En un momento se dice “esperamos que vuelvan, que algún día vuelvan”, y es inevitable la asociación con lo que sucedió. Presentamos este mismo espectáculo en otros lugares, pero la experiencia en el ECuNHi me transformó. La primera vez que me encontré con Guillermo para hablar de nuestras presentaciones me fui llorando; sentí que me pasaba todo por la cabeza...

–¿Amentia es una pieza intimista, de interioridades?

M.S.: –Mis obras tienen básicamente ese carácter. En Puerta Roja utilizamos para Amentia una escenografía semejante a una caja enorme. Allí ingresa la gente. Las actrices se encuentran sentadas y se disponen a contar.

–¿Qué opinan de este presente del ECuNHi?

G.P.: –Es un raro privilegio poder hacer esto, y con absoluta libertad temática, aunque sabemos que en este espacio las obras adquieren un significado diferente.

F.R.: –Estoy agradecido porque haya gente que mantenga el lugar de esta manera. A uno se le cruzan tantas fantasías sobre qué puede pasar con otras personas conduciendo el país...

–¿Lo ven como un lugar amenazado? ¿Les genera inquietud?

F.R.: –Alguna gente atemoriza. Ojalá tengamos fuerza para defender la cultura de nuestro país, más allá de quienes nos gobiernen, y que todo lo que se pudo construir no se pierda ni se convierta en instrumento de los deseos particulares de políticos y funcionarios.

M. S.: –Vivimos un presente estallado y lo habitamos como podemos. Pasan muchas cosas y muy fuertes. No olvidemos que se han movido varias tumbas. Creo que pasada esta etapa vamos a entender bastante más.

G.P.: –El papel de la comunidad artística es muy importante en momentos como éste, porque el arte permite tomar distancia, reflexionar con libertad, y hasta ayudarnos a ser mejores personas.

Datos del festival

El Segundo Festival Nacional de Teatro ECuNHi cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro, el Instituto de Cultura de la Provincia de Buenos Aires, Canal Encuentro, Pakapaka y la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses). La entrada es gratuita y los espectáculos teatrales y musicales se ofrecerán en el auditorio, con capacidad para 350 personas; la sala Lorca, de 65 localidades; el hall central y los jardines. El Espacio Cultural Nuestros Hijos, de la Fundación Madres de Plaza de Mayo se encuentra en Av. del Libertador 8465. Las entradas podrán reservarse previamente por teléfono (4703-5089, todos los días de 14 a 21) o mail ([email protected]) hasta dos por persona, pero deberán retirarse exclusivamente el día correspondiente a la función. Esa reserva caducará una hora antes del comienzo de la misma. La programación puede consultarse en www.nuestroshijos.org.ar/eventos

Compartir: 

Twitter
 

“El sitio donde funcionó la ESMA hoy es un lugar de luz”, aseguran Parodi, Subiotto y Rubio.
Imagen: Arnaldo Pampillon
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.