espectaculos

Martes, 9 de noviembre de 2010

Visto & oído

El actor inglés Rupert Grint se tomó muy en serio su papel en Harry Potter. Tanto que se lo comió el personaje: desde que terminó de grabar la saga no logra adaptarse a la cotidianidad del mundo real y sus deseos “amorosos” son algo que lo tiene bastante preocupado. Según dijo el actor, su último beso se lo dio a la actriz Emma Watson, en la filmación del último episodio. “No me puedo ajustar a la vida después de Harry, extraño la serie”, confesó Grint, quien en 2001 se convirtió en Ron Weasley. Ahora se encuentra con ganas de encarar nuevos proyectos, artísticos “y no tanto”.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.