espectaculos

Jueves, 17 de noviembre de 2011

TEATRO › COMIENZA LA SEXTA EDICIóN DEL YA CLáSICO FESTIVAL BECKETT BUENOS AIRES

“Damos espacio a obras menos populares”

Patricio Orozco, dramaturgo, escritor y factótum de un encuentro único en el mundo, traza las líneas que guían esta edición, que se realizará hasta el lunes en El Extranjero: “Queremos que el espectador se pregunte qué quiso decir Beckett con su arte”.

 Por Paula Sabatés

Desde hoy y hasta el lunes, se llevará a cabo en el teatro El Extranjero la sexta edición del Festival Beckett Buenos Aires, una iniciativa, única en el mundo, del director, dramaturgo y escritor Patricio Orozco, que tiene como objetivo difundir la obra del gran dramaturgo irlandés. Con espectáculos de teatro y danza-teatro, este año el festival contará con la presencia de una compañía colombiana-irlandesa, además de la participación de grandes directores nacionales como Pompeyo Audivert y José Cáceres, entre otros. “Es difícil ver muchas obras de Beckett en cartel, más que nada por la dificultad de obtener los derechos. Y cuando se hace algo, generalmente se trata de las obras más conocidas. Por eso, el festival les da espacio a las obras más cortas y menos populares, a las que no hay manera de meter en la programación de un teatro”, cuenta Orozco a Página/12. “Se hace para que ningún elenco que quiere hacer a Beckett se quede con las ganas”, resume.

El festival nació en 2006, cuando para el centenario del nacimiento de Samuel Beckett, Orozco –que este año publicó una biografía del autor– fue invitado a participar de workshops y conferencias en universidades de todo el mundo. “Era interesante porque había mucha gente que lo había conocido, pero era demasiado intelectual todo, muy académico y cuando volví a la Argentina me pareció que estaba bueno que acá hiciéramos un festival que fuera de teatro, que es lo que hacía Beckett”, cuenta. Hoy, Buenos Aires es el único lugar en el mundo en donde todos los años se hace un evento semejante, por lo que es reconocido en muchos países del exterior y también a nivel nacional: en 2007, el Festival Be-ckett Buenos Aires recibió una mención especial en los premios Teatro del Mundo y en 2009 una en los premios María Guerrero.

Por ser único en el mundo, también, los organizadores reciben más de 40 carpetas de todas partes con proyectos por cada edición, de las que deben seleccionar sólo algunas, principalmente por una limitación económica (aunque en ediciones anteriores participaron elencos de España, Irlanda, Francia, Inglaterra, Chile, Brasil). Este año, las obras de Beckett que conforman la programación son Primer amor, una obra breve que el dramaturgo escribió en 1947 y que protagoniza el irlandés Joe Broderick con dirección del colombiano Manuel Orjuela y Aquella vez y F, dos piezas cortas nunca antes hechas en la Argentina y que se mostrarán juntas de la mano del actor Salo Pasik y Orozco en la dirección. Pero también se verán espectáculos inspirados en el universo poético del irlandés, como Mi cabeza es una jaula, una versión del dramaturgo José Cáceres sobre la novela El innombrable; Proyecto Artístico Científico Circense, con libreto y dirección de Pompeyo Audivert y Otro, de la compañía de danza-teatro Trazas, basada en el texto Compañía.

Además de los espectáculos, el festival cuenta con otra instancia, inaugurada en la edición pasada: los premios Godot (en alusión a la obra más reconocida de Beckett, Esperando a Godot). Estos reconocimientos –que tendrán lugar el lunes en el Centro Cultural de la Cooperación– tienen como objetivo homenajear a personalidades de la cultura argentina que ayudan a promover la obra de Beckett de alguna manera, ya sea con una obra de teatro, la edición de un libro o revista o la participación en el festival. Este año, el galardón será para Leonor Manso, por el décimo quinto aniversario del estreno de su Esperando a Godot; Jorge Dubatti, por haber escrito gran cantidad de trabajos sobre el autor y al actor y director Onofre Lovero, que varias veces trabajó sobre sus textos.

“En general uno tiene el preconcepto de que Beckett es un autor muy cerrado y aburrido, pero en realidad maneja un humor y una mirada irónica de la vida que tienen mucha vigencia”, asegura Orozco. “Su concepción del mundo, que pudo sintetizar más claramente en Esperando a Godot es igual a lo que le pasa al hombre en la modernidad: no sabemos ni de dónde venimos ni hacia dónde vamos, pero estamos y mientras tanto nos tenemos que entretener.” También, el director artístico del festival compara la obra del denominado padre del teatro absurdo con los movimientos sociales que hoy están en boga: “Reina en él la sensación de sinsentido que hay en grupos como los indignados, que tienen una mirada lumpen de ellos mismos, una conciencia desde la periferia. Eso es lo que me encanta de él y me parece importarte compartir”.

De todos modos, aunque para Orozco la obra beckettiana tenga la actualidad suficiente para atraer al público, el festival se renueva año a año para lograr un atractivo mayor y poder llegar a quienes nunca se acercaron al universo del dramaturgo. Así, cada año el festival cambia de sede “para salir a buscar al público de cada uno de los circuitos” (ya se hizo, en ediciones anteriores, en el Teatro Beckett, en La Carbonera, el Espacio Pata de Ganso, La Carpintería y el Centro Cultural Borges). Además, en cada edición se selecciona un artista visual para que genere el arte del festival, que funciona como complemento de las funciones. Este año, el elegido fue el dibujante, humorista e ilustrador Miguel Rep, que diseñó la gráfica, contribuyendo a la estética global del festival. “Con todo esto, queremos lograr que el espectador se pregunte qué quiso decir Beckett con su arte. Tenemos pensado hacer muchos festivales más y creemos que vamos bien”, concluye Orozco.

Compartir: 

Twitter
 

Otro, de la compañía de danza-teatro Trazas, basada en el texto Compañía, se verá mañana a las 22.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.