espectaculos

Martes, 20 de mayo de 2014

TEATRO › SE ENTREGARON AYER POR PRIMERA VEZ LOS PREMIOS SHAKESPEARE

El desarrollo de un emprendimiento

Tras la realización del cuarto Festival Shakespeare Buenos Aires llegaron estos galardones, que coinciden con los 450 años de la muerte del dramaturgo. Fueron distinguidos Agustín Alezzo, María Comezaña y Jorge Dubatti, entre otros.

 Por Cecilia Hopkins

Tres meses después de concluida la cuarta edición del Festival Shakespeare Buenos Aires, evento anual creado por el director y docente teatral Patricio Orozco, llegó el momento de entregar los Premios Shakespeare. La ceremonia tuvo lugar ayer en la residencia del embajador británico en la Argentina, John Freeman, quien al abrir el acto dijo: “La pasión que por la obra de Shakespeare compartimos británicos y argentinos habla de los lazos que unen a ambos países”. También presente en el acto, Hernán Lombardi, ministro de Cultura de la Ciudad, subrayó la importancia de apoyar el festival y esta primera entrega de distinciones a personalidades de la cultura, “en razón de la enorme presencia del autor isabelino en la vida cultural argentina”. Por su parte, el mismo Orozco manifestó seguir sorprendido al comprobar el crecimiento de aquel emprendimiento creado en 2011, “un humilde festival nacido de un teatro independiente del Abasto que ahora permite reconocer no solamente a nuestros artistas e intelectuales sino también a nuestros científicos”. La referencia hacía mención a la presencia de Facundo Manes, titular de la Fundación Ineco para el desarrollo de las neurociencias, quien pronunció luego de la entrega de galardones una conferencia relacionando su especialidad con la obra del autor que este año es mundialmente homenajeado en función de cumplirse 450 años de su muerte.

Los dos primeros en recibir las distinciones fueron el director Agustín Alezzo, de quien se recordó su puesta de Ricardo III con Alfredo Alcón en el rol protagónico, y la actriz María Comezaña, intérprete junto a Salo Pasik de La noche de los sonetos y de Borges y Shakespeare, junto a Daniel Miglioranza, ambas dirigidas por el mismo Orozco en dos de las ediciones del festival. También distinguido en el evento, el investigador Jorge Dubatti dedicó su premio a la Universidad de Buenos Aires, desde donde trabaja en el área de Teatro Comparado, entre otras tareas, realizando una investigación con el objeto de detectar a los referentes shakespearianos en cada provincia del país. “En la Argentina, Shakespeare se vuelve argentino”, afirmó luego de considerar la gran diversidad y el carácter local que usualmente asumen las puestas de las obras del dramaturgo. A su turno, el crítico Osvaldo Quiroga recordó su primer contacto con los textos del autor en su paso por el Instituto Labarden, a instancias de su maestro Ariel Bufano. Finalmente, Kive Staiff agradeció la distinción recibida recordando las veces que desde el Teatro San Martín programó obras de Shakespeare, “un autor inevitable e imprescindible”. Quedaron sin entregar dos premios, los que debieron recibir la actriz Graciela Araujo y el actor y director Ricardo Bartis, ambos ausentes por problemas de salud. Concluida la ceremonia, tuvo lugar la master class a cargo de Manes, quien comenzó su disertación diferenciando los campos de la ciencia y el arte, al subrayar que la actitud científica se caracteriza por su rechazo por la ambigüedad, en tanto que el arte produce múltiples sentidos y suele promover la duda. Pero a pesar de hablar de una relación plena de tensiones contrapuestas, Manes consideró que debía alentarse el acercamiento de los artistas a la ciencia, a los efectos de “dejar que las dudas se profundicen y se generen nuevos enigmas, y dejar que el cerebro cuestione con el arte lo que entiende por la ciencia”. Luego de destacar que “Shakespeare fue un gran neurólogo, ya que supo describir en su larga obra fenómenos tales como la depresión, el Parkinson y la epilepsia”, a través de un discurso sencillo, el especialista se refirió a los fundamentos de la conducta, las emociones y la memoria. Más tarde, pasó revista a diversos motivos temáticos abordados por Shakespeare en sus obras, como el libre albedrío, el amor, la felicidad, la locura, el miedo, la furia y el olvido, los cuales fueron ilustrados mediante la lectura de cortos pasajes de Romeo y Julieta, Rey Lear, Ricardo III, Hamlet y La tempestad, a cargo de Cristina Pérez, madrina del Festival Shakespeare Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

De Agustín Alezzo se recordó su puesta de Ricardo III con Alfredo Alcón en el rol protagónico.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared