espectaculos

Miércoles, 16 de diciembre de 2015

TEATRO › MANIFESTACIóN EN LA PUERTA DEL TEATRO SAN MARTíN

Cómo ocupar un espacio vacío

Actores, directores, bailarines y coreógrafos, nucleados en distintas agrupaciones, aprovecharon la sorpresiva cancelación de la conferencia de prensa en la que se iba anunciar la temporada 2016 del Complejo Teatral de Buenos Aires para hacer escuchar sus reclamos.

 Por Paula Sabatés

Hacía mucho tiempo que en las puertas vidriadas del Teatro San Martín no había tantos carteles. Por lo general, en la extensa entrada que da a la Avenida Corrientes suelen colgarse los afiches de las obras que se dan en la distintas salas del complejo. Pero este año las producciones fueron tan escasas, que la fachada se renovó pocas veces, y el frente del teatro público más emblemático de Buenos Aires permaneció reiterativamente triste. Por lo menos hasta ayer, que como en épocas anteriores se llenó de color y carteles, y también de gente, de fotógrafos, de periodistas. De amantes y defensores del teatro. No fue gracias a Alberto Ligaluppi, quien hasta hace pocos días ejerció el cargo de director general del Complejo Teatral de Buenos Aires, ni a Jorge Telerman, flamante designado por Darío Lopérfido, ahora ministro de Cultura, al frente de esa institución. O tal vez fue en verdad gracias a ambos, y también a este último, en el momento en que decidieron suspender la conferencia de prensa prevista para ese mediodía, en la que anunciarían, como todos los fin de año, la programación de la temporada que sigue. Porque en ese espacio que dejaron “vacante”, artistas de distintas disciplinas encontraron una oportunidad para manifestarse.

Esos artistas que ayer coparon la entrada del San Martín fueron los mismos que a fines de octubre realizaron en el ciclo “Mis documentos” del Centro Cultural San Martín (ubicado de espaldas al Teatro, sobre la calle Sarmiento) el Informe SM, una conferencia performática donde dieron a conocer públicamente datos que recopilaron sobre el estado general del Complejo Teatral de Buenos Aires (CTBA). Se trata de Foro Danza en Acción –un conjunto de trabajadores de la danza ya consolidado como referente de luchas por derechos de esa disciplina– y Teatro Independiente Monotributista (TIM), agrupación conformada por artistas de diversas procedencias, surgida frente a esta problemática particular. En esta oportunidad, aprovecharon “el espacio vacío que dejaron los funcionarios” para expresar sus “deseos” para el complejo en 2016: que sea una institución más “democrática”, “transparente” y “descentralizada”, que elija a sus representantes por concurso público, y que nombre a un curador por cada una de las siete salas que lo conforman, entre otros reclamos.

Altoparlante mediante, y frente a una fila de sillas que daban la espalda a los autos que pasaban tocando bocina, Juan Onofri Barbato, coreógrafo, bailarín y uno de los más férreos defensores del teatro de todos, denunciaba que el edificio que tenía detrás ya lleva 1115 días de obra. Al ritmo de cantitos de sus colegas (“Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura cultural”), también invitaba a quien quisiera a acercarse a alguna de las mesitas armadas para la ocasión, en las que había lapiceras y papeles con adhesivo. Allí cada uno podía escribir su deseo para el CTBA y pegarlo en una de las puertas vidriadas. Alguien escribió: “¡Feliz 2016, Complejo Teatral! Que vuelvas a ser un teatro para la gente”.

Entre todos los papelitos amarillos (vaya paradoja), hubo un mensaje que se repitió muchas veces, y fue el de “Andate Wainrot”. Es que Mauricio es el director del Ballet desde hace 18 años, situación que para los artistas agrupados “no da para más”. No es el punto central de sus reclamos o pedidos (simplemente porque todos van de la mano), pero sí quizás el que desata más polémica. Por eso no fue de extrañar que el abucheo fuera inmenso cuando Onofri lo nombrara, ni tampoco que fuera algo sobre lo que todos los consultados por esta cronista insistieran en volver. “Esos cargos deben ser por concurso público y no a dedo. Nos preocupa mucho que lo puedan ratificar en el cargo”, explicó a Página/12 Gerardo Naumann, director de teatro y cine y uno de los involucrados en TIM.

El otro comentario, algo más positivo, que también fue unánime tuvo que ver con la actitud del Gobierno de la Ciudad desde que Lopérfido asumió como ministro. “Aunque a nosotros nunca nos recibieron ni contestaron, evidentemente nos escucharon, porque ahora los funcionarios hablan de descentralización, curadores para cada sala y otras propuestas que elevamos nosotros en el Informe”, expresó Lola Arias, teatrista y curadora del ciclo donde se presentó la investigación. “Veremos qué pasa con el cambio de gestión. Si ellos no dicen lo que van a hacer, acá estamos nosotros para decirle lo que queremos”, agregó la directora, que, como otros de sus compañeros, confesó que la designación de Telerman, “a priori”, le “interesa”.

Ninguno de los presentes supo hasta terminada la acción, que duró poco más de una hora, por qué se suspendió la conferencia de prensa. Tampoco para cuándo sería reprogramada. El comunicado de la oficina de prensa del CTBA sólo manifestó que “hasta nuevo aviso” no habría novedades. De todos modos, este diario se comunicó con Lopérfido, quien explicó que la postergación se debió “al cambio de autoridades” y a “algunas reestructuraciones” que está contemplando junto a Telerman. Se espera confirmación para saber si antes de fin de año se conocerá la programación. Y si 2016 será finalmente el año en el que los teatros de la ciudad se debata qué camino quieren seguir.

Compartir: 

Twitter
 

Un numeroso grupo de artistas coparon ayer la entrada del otrora emblemático Teatro San Martín.
Imagen: Rafael Yohai
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.