espectaculos

Viernes, 15 de enero de 2016

TEATRO › PRESTA ESTRENA BRUTO

Duro de debutar

 Por Emanuel Respighi

Hay momentos en la vida que definen destinos. Situaciones que marcan un antes y un después en el devenir de quienes las protagonizan. Sebastián Presta, el humorista detrás de “Préstico” en Duro de Domar, ubica ese momento en una noche de cuando tenía 20 años. “Vivía en El Palomar y no tenía ni idea de qué hacer con mi vida, más que tocar la batería. Era bastante quedadito, nada me motivaba. Hasta que un día, un vecino me invitó al teatro, a ver Adiós y buena suerte, de Los Macocos. Yo no los conocía. Y verlos a ellos jugando con la música y la actuación me rompió la cabeza. Siento que si ese día no me hubiesen llevado al teatro, nada de lo que está pasando hubiera ocurrido”, reconoce Presta, el hombre que con su humor corrosivo logró pasar de la producción a la pantalla en Duro de domar. Y que hoy estrena Bruto, la obra de humor cotidiano que el viernes a las 23.30 y sábados a las 0.30 se presenta en el Metropolitan (Corrientes 1343), bajo la dirección de Martín Salazar, justamente uno de los cuatro e inspiradores Macocos.

“Estoy cagado hasta las patas.” Esa es la primera frase que dispara Presta en la entrevista con Página/12, en un alto de uno de los últimos ensayo previo al debut. “Estoy nervioso y contento, no la voy a caretear”, sigue haciendo catarsis el tipo que debutó como “actor” haciendo de un gay que molestaba a un notero durante un programa conducido por Mauro Viale. En Bruto, Presta recupera la vieja tradición del sketch para ensayar una mirada ácida e incorrecta sobre la vida cotidiana. “Cada vez que me preguntan sobre cómo es Bruto, yo cuestiono que sea una obra. Me parece que lo que hacemos es un buen espectáculo para que la gente venga a pasarlo bien. La idea del espectáculo es que nos podamos reír de no- sotros mismos a partir de deformar o transgredir lo que uno espera de las situaciones que nos pasan a diario”, subraya Presta.

Presta cuenta que Bruto no es más que la posibilidad de hacer reír a quienes hayan pagado la entrada. “No buscamos hacer reflexionar sobre nada, básicamente porque es un show de humor. Siento que la risa sana. Tengo ganas de hacer humor para el niño que todos llevamos adentro y al que, pareciera, no siempre estamos motivando lo suficiente para que se exprese. En Bruto se van a relajar y se van a olvidar de todos los quilombos”, aclara el protagonista, que en el espectáculo es acompañado por Soledad García y Guido Losantos. Consciente de que está dando sus primeros pasos como humorista, Presta se muestra con la simpleza y la autenticidad que convirtieron a Préstico, su personaje de Duro de domar, en un fenómeno viral que trascendió al programa. “El año pasado intenté haciendo stand up pero no me salió. Fue un desastre”, confiesa, sin ponerse en pose alguna.

En el camino de su incipiente carrera, Presta cree que Bruto también será una bisagra. No sólo porque encabezará un espectáculo en plena avenida Corrientes (“Veo mi foto en la cartelera y todavía no puedo creerlo”, dice), sino también porque siente tiene la posibilidad de desarrollar y componer personajes de mayor recorrido. “Hasta ahora me cambiaba la peluca y el vestuario, pero más o menos hacía los mismos personajes. En Bruto hay un laburo muy fuerte atrás, gracias al trabajo de los guionistas y del director. Por ejemplo, hay un sketch que se llama ‘Decisiones de mierda en la historia de la humanidad’, donde tuve que componer al padre de Hitler. Hay mucho humor, claro, pero tuve que pensar y ensayar con cuidado a ese personaje. Siento que recién ahora, a los 40, estoy tomándome en serio la actuación”, cuenta Presta, a quien en 2016, además, se podrá ver en Me casé con un boludo, la película protagonizada por Adrián Suar y Valeria Bertuccelli.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared