espectaculos

Miércoles, 21 de septiembre de 2016

TEATRO › MARTíN FLORES CáRDENAS Y SU VERSIóN DE OTELO

La tragedia de Desdémona

“Me resulta imposible leer Otelo ahora y no pensar en la violencia de género, que tiene una fuerte presencia en el texto y que es un tema sobre el que me interesaba trabajar”, afirma el autor de la versión y director de la puesta que sube hoy a escena en el Teatro Regio.

 Por Cecilia Hopkins

A 400 años de la muerte de William Shakespeare, se presenta por primera vez Otelo en una de las salas del Complejo Teatral de Buenos Aires. Pero la versión, que pertenece a Martín Flores Cárdenas, también a cargo de la dirección, cambia el epicentro de la experiencia trágica, elección que ya se nota desde el título. Si originalmente la obra se llamó La tragedia de Otelo, el moro de Venecia, bajo el nombre de Otelo, un epígrafe –la tragedia de Desdémona– pone el foco sobre la esposa asesinada por los celos del moro, atizados por las infamias de Yago. El espectáculo se estrena mañana en el Teatro Regio, de Córdoba al 6000. “Otelo fue estrenada hace más de 400 años en el Palacio de Whitehall en Londres”, comienza a decir el director en una entrevista con Página/12 para referirse a la vigencia de la obra. “Pero el cuerpo de Desdémona nos interpela hoy, acá. La obra traza paralelos permanentes con situaciones de violencia que vivimos todos los días”, sostiene.

Flores Cárdenas, autor de los montajes de Mujer armada, hombre dormido y Entonces bailemos, entre muchos otros, gusta explayarse sobre las experiencias del amor en pareja. El abordaje de este clásico le da, por un lado, la oportunidad de salir de su imaginario contemporáneo, pero sin dejar a un lado sus marcas personales, muy especialmente en cuanto al compromiso físico de los actores y a la música interpretada en escena. Encabezan el elenco Guillermo Arengo, Vanesa González y Ezequiel Díaz en los roles de Otelo, Desdémona y Yago. En los demás roles se suman Roberto Castro, Esteban Meloni, Laura López Moyano, Javier Pedersoli, Toto Castiñeiras y Florencia Bergallo. “Otelo siempre fue una de mis obras favoritas de Shakespeare. Pero jamás había pensado seriamente en montarla o hacer mi versión”, cuenta el director, hace un tiempo tentado a dirigir esta obra por el propio Díaz, hoy a cargo del personaje de Yago, y finalmente invitado a hacerlo por la dirección del Complejo Teatral de Buenos Aires. “Cuando me llamaron, enseguida pensé en la vigencia”, afirma, “Me resulta imposible leer Otelo ahora y no pensar en la violencia de género que tiene una fuerte presencia en el texto y que es un tema sobre el que me interesaba trabajar”.

–¿Cuáles son las dificultades que ofrece esta obra?

–Entre otras, podría decir que es el lenguaje. En general, escribo y monto textos más contemporáneos, donde la acción puede ir por un lado y el texto por otro. Textos donde las pasiones pueden estar muy presente en los cuerpos pero contenida, disfrazada o escondida en las palabras. En las obras de Shakespeare todo esto está puesto en las acciones, las emociones, los vínculos… Uno de los rasgos distintivos de esta propuesta es que estas dos formas de encarar el texto teatral conviven en una extraña armonía.

–Al comienzo y al final de su versión se dice que la historia que se cuenta no trata solamente de Otelo. ¿A qué se refieren esas advertencias?

–Leí esta obra por primera vez en el colegio y me acuerdo de haberme preguntado “¿Por qué siempre escuché hablar de la tragedia de Otelo y no de la de Desdémona? Ahora también me pregunto por qué se tolera que hombres asesinen a mujeres casi todos los días desde hace cientos de años. A pesar de que está respetada la estructura de la obra original, hay algunos cambios de perspectiva en algunas escenas. Los protagonistas son los mismos. Pero el foco está puesto en otro lado. Y creo que al final de obra, eso se vuelve muy claro.

–¿Qué es lo que cuenta su Otelo?

–La actuación propone distintas instancias. También el espacio tiene varias capas. Releer el texto me hizo pensar, ¿dónde empieza una tragedia? Tanto como género teatral y como suceso. Es una pregunta vieja a que en esa ocasión va acompañada de otra pregunta: ¿cuándo empieza un femicidio?

–¿Cómo describiría el tratamiento de su puesta sobre la violencia sobre la mujer?

–Desde el surgimiento de la movida #NiUnaMenos, la palabra femicidio está en todos lados: redes sociales, medios, discusiones... Incluso en programas de televisión que ven millones de personas, en los que se alternan palabras comprometidas con culos de chicas en primer plano. #Niunamenos le dio visibilidad a un problema que nunca fue considerado como merece pero que viene sucediendo desde antes de que Shakespeare escribiera Otelo. La violencia de género, que con sus múltiples manifestaciones atraviesa los ámbitos más diversos de la sociedad actual, es sólo uno de los distintos temas de esta obra de Shakespeare.

* Otelo, Teatro Regio (Córdoba 6056), jueves a sábado a las 20.30 horas y domingo a las 19.

Guillermo Arengo y Vanesa González como Otelo y Desdémona. Foto Carlos Furman/CTBA

Compartir: 

Twitter
 

“¿Por qué siempre se habla de la tragedia de Otelo y no de la de Desdémona?”, dice Flores Cárdenas.
Imagen: Sandra Cartasso
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.