espectaculos

Viernes, 11 de enero de 2008

TEATRO › “OTROS TIEMPOS DE VIVIR”

La vigencia de viejos conflictos

El director y docente Agustín Alezzo estrena un espectáculo compuesto por tres piezas breves de Thornton Wilder.

 Por Carolina Prieto

Los espacios de formación teatral suelen convertirse en ámbitos de creación, donde actores consagrados y no tanto desarrollan proyectos conjuntos. Basta recordar la sala Anfitrión de Berta Goldenberg, Andamio 90 de la legendaria Alejandra Boero, el Patio de Actores de Laura Yusem y Clara Pando o el Artefacto de Raúl Serrano. Desde esta noche, en el teatro El Duende, de Agustín Alezzo –una sala para cincuenta personas inaugurada el año pasado en el seno de su escuela de teatro–, el reconocido director y docente presenta Otros tiempos de vivir, espectáculo compuesto por tres piezas breves del norteamericano Thornton Wilder (1897-1975) que interpretan profesionales con muchos años de experiencia como Lidia Catalano o Miriam Martino, y otros quizá no tan conocidos pero formados en su estudio y también con muchos años en los escenarios.

No es la primera vez que Alezzo, director de la multipremiada Yo soy mi propia mujer y con más de sesenta puestas en su haber, monta textos del novelista y dramaturgo que ganó tres veces el Premio Pulitzer. Antes puso en escena Tiempo de vivir y Nuestro pueblo. “Tenía muchas ganas de estrenar esta obra por el interés que me despierta Wilder, por el modo en que refleja conflictos esenciales de la humanidad. Es todo un desafío mantener a los actores en una zona de gran sensibilidad sin que se desborden. Hay que evitar que descarrilen y lograr que sostengan una emoción fuerte y contenida casi a punto de estallar”, revela.

La figura de un relator, que ocasionalmente asume distintos papeles, es el hilo conductor de las tres obras: “Es un recurso que incluí para dar unidad a los relatos”, agrega el teatrista que forma actores y directores desde 1966. “La primera obra y la tercera tienen mucho humor, lo que contrarresta el peso de la enfermedad y la muerte; mientras que la segunda es un estudio sobre el amor”, explica. En efecto, Feliz viaje aborda el traslado en auto de una familia, en la década del ’30, hasta la localidad costera donde vive Matilde (Miriam Martino), la hija mayor de salud endeble y recién operada. El periplo funciona como una radiografía de los lazos familiares, dominados por una madre cuya exaltación y autoritarismo producen gracia y no logran ocultar el cariño hacia sus hijos. La adaptación acerca la acción: nada de localidades norteamericanas, los Bravo viajan de City Bell a Madariaga y, en el camino, enuncian nombres y marcas que el espectador podrá reconocer y hasta recordar. En El amor y cómo curarlo (“toda una ironía –comenta Alezzo–, ¿acaso el amor se puede curar?”), Wilder narra la impasse de un trío de actores cuyo ensayo se suspende. De esta manera, la actriz mayor (la siempre efectiva y desopilante Lidia Catalano), su bella y joven sobrina y un actor de pantomima reciben la visita del enamorado de la muchacha, decidido a llevar su entusiasmo hasta el final. La anécdota ilumina los dobleces del amor y el narcisismo, y permite el despliegue de todo el elenco. Lo interesante es que los actores más conocidos y los menos populares se enfrentan de igual a igual en escena: todos los personajes encierran su riqueza y, más allá de las diferencias, es saludable ver este entrecruzamiento de intérpretes.

Sobre el final, La larga cena de Navidad recrea las distintas generaciones de una familia acomodada que se junta para la Nochebuena. El paso del tiempo, las expectativas de los padres sobre los hijos, las búsquedas personales, la muerte y la necesidad de dejar el hogar paterno para construir el propio destino son los ejes del encuentro. “En cuarenta y cinco minutos, el autor despliega noventa años de una familia. Lo hace de un modo expresionista y arma un conflicto que permanece vigente”, concluye el director.

Otros tiempos de vivir, en el Teatro El Duende (Av. Córdoba 2797), los viernes, sábados y domingos a las 21.30 horas. Entradas a $25; $15 para estudiantes y jubilados.

Compartir: 

Twitter
 

Otros tiempos de vivir se podrá ver viernes, sábados y domingos en El Duende, Córdoba 2797.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.