espectaculos

Viernes, 11 de enero de 2008

UNA NUEVA EDICION DE “FIERRO”, MAÑANA CON PAGINA/12

Cumple quince y va por más

Con su tapa ilustrada por Liniers e historietas de Angel Mosquito y Carlos Nine, entre otros, la publicación que dirige Juan Sasturain es un material de lectura imperdible.

 Por Emanuel Respighi

Con el desparpajo acostumbrado y menos inocencia que la que signa a la organización de las fiestas que celebran el arribo de las niñas a “los quince”, Fierro llega a esa fecha otrora soñada por las adolescentes con un número imperdible. La revista que acompaña la edición de mañana de Página/12 se dedica a festejar su 15º ejemplar aprovechándose de la temporada estival para romper con los (escasos) convencionalismos que suelen animar a las criaturas e historias esbozadas por el puñado de historietistas que le dan forma (o deforman) a la única revista del género que sobrevive en el país.

Desde la misma tapa, hecha a medida por el delirante de Liniers, que con esta creación regresa al lugar donde hizo sus primeros garabatos, la 15ª edición de Fierro sigue innovando para que la esencia no cambie. La presentación de la tapa, llevando al extremo el libre albedrío que da vida a la revista, rompe con las anteriores por donde se la mire, ya que incluso el logo es trazado por el desvarío que suele movilizar el trazo de uno de los historietistas argentinos más revolucionarios de los últimos tiempos. “Enero y no abril, pese a lo que diga T. S. Elliot, es el más cruel. Tal vez sea una cuestión de hemisferio, pero es así. El emblema del segmento inicial del verano argentino –que incluye las Fiestas y llega al primer pomo de carnavales– no es playa con el mar azul, pileta bacana o pública o río cristalino entre piedras. No. El símbolo no es otro que el popular (por difundido y unánime) mosquito. Y no es necesario aterrizar con el dengue pavoroso: nos basta con el doméstico anopheles, si no recuerdo mal. El hinchapelotas conocido, bah.”

El paralelismo, a cargo del gracioso puño de Juan Sasturain, no es antojadizo: es la manera con la que el director de la revista se refiere a la aparición de Angel Mosquito, uno de los historietistas más leídos de la actualidad, que forma parte del estudio de dibujantes agrupados bajo el nombre de La Productora y trabaja junto con los dibujantes reunidos en el colectivo Historietas reales. De alguna manera, la historieta titulada como La felicidad es un ladrillo al colectivo funciona como una suerte de aperitivo, ya que en breve Mosquito comenzará a publicar una nueva serie que se espera con ansiedad.

La revista abre con una joya de Carlos Nine, que por primera vez se publica en Argentina: “Era una noche oscura y tonta”, una historieta de cuatro páginas que integró originalmente la publicación It Was A Dark And Silly Night editada por Art Spiegelman en 2003. Otra de las novedades de este número es la publicación de una historia del legendario Oscar Zárate, con una historieta sobre la infancia llamada Caminando con Melanie Klein, repleta de blancos y negros. Sin perder su espíritu, J. C. Quattordio esboza una historia que parodia la actualidad del mundo de la historieta, sin dejar afuera de su feroz crítica encubierta en viñetas a editores, críticos e, incluso, lectores. Al mismo tiempo, Retorno a Fierro se da el gusto de presentar una suerte de historia de la historieta en la Argentina producida durante la década menemista.

El nuevo número, por supuesto, presenta flamantes capítulos de sus historietas habituales. La sexta entrega de la serie El síndrome Guastavino, de Trillo y Varela, da indicios de la proximidad del final. El tercer episodio de 20840, de Minaverry, sigue dando que hablar. A su vez, Calvi, con Altavista, sigue –en clave de misterio– homenajeando a personajes de la historieta universal: esta vez le tocó al buenudo de Popeye. Pablo Túnica deslumbra en un nuevo capítulo de Roma & Lynch, un biógrafo y su gato, contando en esta oportunidad la leyenda del poeta chino Li Po (de quien se dice que murió borracho intentando abrazar el reflejo de la luna en las aguas del río). Y no de cualquier manera: Túnica elige contar su historia valiéndose de uno de sus más recordados poemas, La Balada de Chan Gan, que Ezra Pound difundió a Occidente. Además, la 15ª edición marca el regreso de Mentol, de Tati, y El Condenado, de Saccomanno y Mandrafina. La cuota aventurera, esta vez, la ponen la troupe de La Productora, contando en Gayolas una nueva historia de encierro que se destaca entre las lecturas de verano.

El suplemento Picado grueso, que viene de regalo, está dedicado a uno de los grandes dibujantes argentinos: Crist (Cristóbal Reinoso). Nacido en 1946, Crist posee una extensa trayectoria en el mundo de la historieta, desde sus comienzos en 1965 en La Opinión deportiva hasta sus dibujos actuales en La Voz del Interior y Clarín, pasando por Humor Fuera de Borda, Rico Tipo, Mengano, Sancho, El Ratón de Occidente, Satiricón, Chaupinela y Humor, entre otras. De reconocimiento internacional, Crist publicó historietas y libros en el exterior, donde fue premiado en salones internacionales de humor gráfico como Bordighera (Italia), Piracicaba (Brasil), Gabovro (Bulgaria) y en Colombia.

En otro orden de cosas, finalizó el concurso “Hora Fierro. Oester held redibujado” con una convocatoria que superó las 300 versiones de historietas, escritas por el maestro H. G. Oesterheld. A mediados de este mes, el jurado formado por el staff de la revista Fierro junto a Pablo De Santis, María Alcobre y Oscar Zárate, dará a conocer los nombres de los historietistas ganadores, cuyos dibujos se editarán en el número de febrero, en una edición especial de la publicación. No hay dudas: hay Fierro para rato.

J. C. Quattordio: Retorno a Fierro.

Compartir: 

Twitter
 

La tapa, por Liniers.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.