espectaculos

Sábado, 16 de julio de 2011

CHICOS › LO QUE HAY QUE SABER PARA LAS VACACIONES DE INVIERNO

Cuando la imaginación no tiene límites

Durante dos semanas, la Ciudad se verá copada por chicos y grandes en plan vacacional. A continuación, una guía para perderse tranquilos en la vorágine de espectáculos ofrecidos.

 Por Sebastián Ackerman

Está a punto de empezar el momento del año que más envidia genera en los adultos: en las vacaciones de invierno, corte programado de obligaciones para los chicos, pueden abrir ese paréntesis en el que se les ofrece todo un mundo paralelo de descanso, diversión y entretenimiento. Y en esa vorágine hay que adaptarse y elegir entre las diversas opciones en pantalla grande, obras de teatro todos los días a toda hora de autores y actores consagrados o de nuevas generaciones, espectáculos de circo y clown que empiezan a ganar terreno en la cartelera porteña, y títeres para todos los gustos, espacios que ofrecen actividades para toda la familia; todo un universo que hace que estas dos semanas padres, tíos, abuelos y padrinos sean exploradores en un terreno en el que los más chicos son los cartógrafos de la imaginación.

En un año de grandes pérdidas para el mundo infantil, hay varios espectáculos que retoman u homenajean a los grandes de este gran arte para chicos. María Eugenia Molinari, protagonista de El reino de María Elena Walsh, recuerda: “Muchos cumpleaños con las canciones de María Elena, cantar ‘La naranja se pasea’ o ‘Estamos invitados’”, dice, y continúa: “Fue muy fuerte cuando me convocaron para hacer el espectáculo, porque crecí con sus canciones. Me movió algo muy lindo del corazón, y profesionalmente también porque sus canciones son maravillosas y tienen contenido. Pensar que las cantaba de chica y ahora actúo en esta obra”, analiza, y rememora sus vacaciones de invierno en Mar del Plata, en donde “de muy chica mis abuelos me llevaron al cine a ver E.T. Fue fuerte ver la pantalla tan grande...”, sostiene. Después vio Titanes en el ring con su hermano. “El era fanático y tenía todas las cartas, la colección. Nos dejaron en la puerta y después nos vinieron a buscar”, se emociona.

En esta línea de artistas ya probados, con un nombre propio en el rubro, se pueden encontrar las varias opciones de Héctor Presa y La Galera Encantada, con su versión de Robin Hood más todas las obras que se presentan tanto en el teatro del grupo como en el Museo Larreta; o la nueva obra de Los Cazurros, ya consolidados como referentes, divirtiéndose junto a su público en Invasión. Otra opción es Marisa y Simón, en el Teatro Cervantes; o Tiempos que corren, la creación de Gerardo Hochman y el Circo La Arena, en la que el clown, la acrobacia y el baile se organizan alrededor de la ropa.

Ese universo de imaginación muchas veces empieza por los títeres, objetos inanimados que, por el tiempo que dure la función, cobran vida, se humanizan, tienen sentimientos. Y en este rubro hay que reconocer la trayectoria de los Titiriteros del Teatro San Martín, que ofrecen su versión de El gran circo, de Ariel Bufano; o las propuestas del grupo Kukla, dirigido por Antoaneta Madjarova, que presentan Calidoscopio y Circo Focus Bokus; la compañía El Nudo, que continúa con su Un ovillo con pelusa; o ver Patas a la obra, de Mariana Barrendeguy, que combina los títeres con actores. O visitar el Museo del Títere, fundado por Sarah Bianchi, con su amplísima oferta para toda la familia.

Pero no hace falta mostrar pergaminos para producir con calidad para los más chiquitos. Hay una nueva generación de artistas que eligen al público sub-15 que ya llevan algunos años de trabajo y se van consolidando de a poco. Javier Zaín, que estas vacaciones estrena ¿Qué hago? La aventura comienza al preguntar, y continúa con Esperando a que pique, recuerda que cuando era chico, en las vacaciones de invierno “hacía frío, mucho más frío que ahora”, bromea. “Una vez que fui a ver a Pipo Pescador, que tenía esa cosa de hablar mucho con la gente, y yo creía que me estaba hablando a mí. Pipo decía: ‘Ahora nos escondemos detrás de la butaca y nos ponemos el saco de papá’, y yo estaba totalmente convencido de que me lo estaba diciendo a mí. Estaba honrado de que me lo pidiera”, confiesa entre risas.

En esta camada, que no por nueva le quita el cuerpo al rigor artístico, puede incluirse a Gustavo Monje y Giselle Pessacq, que este año vuelven con Gotitas de primavera; la compañía Churumbel y sus Cuentos animados, una recorrida por relatos de María Elena Walsh, Elsa Bornemann y Javier Villafañe; o la gente de Puro Grupo, que en diversas puestas recrean las historias de Blancanieves, Romeo y Julieta y Drácula; el grupo Contaca, que se divierte a partir de los equívocos que se generan en los cumpleaños; y los clowns de Cantayasos, que organizan su propuesta a partir de las canciones de los recordados espectáculos de Hugo Midón y Carlos Gianni. También se puede disfrutar de los espectáculos del primer teatro adaptado especialmente para bebés en el Taller del Angel, donde están Canciones a upa y Circo a upa, de Gabriela Hillar.

Si se privilegia el deleite para los oídos, también hay buenas alternativas: la variedad de estilos, ritmos y propuestas recorre un amplio espectro de colores. Si la intención es bailar y divertirse, Mariana Cincunegui se suma a Babel Orkesta para convertir la salida en una fiesta, al igual que la Bomba de Tiempo al ritmo de sus tambores en versión “para chicos”, o los rocanroles de Papando Moscas y Gertrudis. Y si se buscan espectáculos más lúdicos, en donde el juego se interrelaciona con lo musical, se puede ver a Caracachumba, la cordobesa Cooky Galleta o Los Musiqueros y La Estrella Mochilera, que presentan sus CD; o recorrer los ritmos continentales de la mano de Magdalena Fleitas.

Este es el momento del año en el que varias series pegan el salto de la pantalla chica a las tablas. Los Teen Angels pondrán a prueba su popularidad en la calle Corrientes, y también probarán su suerte en teatro los éxitos de cable Topa y Muni, Ben 10 y Lazytown. Para aquellos que quieran compartir con sus hijos lo que ellos veían en la televisión cuando eran chicos, las opciones son Tom y Jerry, Frutillitas o el espectáculo de Disney on Ice con todos sus personajes, en versiones de carne y hueso. Y si todavía se extraña la pantalla, se pueden acercar al cine para ver las versiones 2D y 3D de Cars 2, la última de las Harry Potter o la película de Disney Los hermanitos del fin del mundo, filmada en Ushuaia, o el ciclo de la Pantera Rosa en el Inboccalupo, musicalizado en vivo.

Cuando la familia es numerosa, o las cuentas no ayudan a sobrellevar este período con tranquilidad, las opciones gratuitas son un bálsamo. La Casa del Bicentenario ofrece una variada gama de espectáculos teatrales, musicales, talleres y visitas guiadas para conocer un poco más de nuestros 200 años de historia; es posible escuchar a diferentes agrupaciones musicales de varias ciudades del país en el ciclo Momusi, que se presenta en el Centro Cultural 25 de Mayo; o participar del ciclo “Música para bajitos”, que se de-sarrollará en el Palais de Glace y en el Centro Cultural Haroldo Conti, donde además se repartirán libros infantiles gracias al Plan Nacional de Lectura; visitar el Museo Etnográfico y sus variadas actividades; conocer a artistas latinoamericanos en el 4º Festival de Títeres al Sur; o, si se prefieren los libros, visitar la 21ª Feria del Libro Infantil, con entrada gratuita para menores de 18 años.


- A partir de este lunes, Página/12 presentará una sección diaria especial de vacaciones de invierno. La sección “Chicos” ofrecerá recomendaciones de espectáculos de teatro, música, circo, cine, video, tele, libros, discos, DVD, juegos de mesa, jueguitos de la compu, y todas esas cosas importantes para afrontar estas largas vacaciones.

Compartir: 

Twitter
 

El gran circo, el clásico de Ariel Bufano.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared