espectaculos

Sábado, 16 de noviembre de 2013

CHICOS › FESTIVAL MARIA ELENA WALSH, HOY EN EL ECUNHI

“Por muchas razones, este festival es irresistible”

Mariana Baggio, Dúo Karma, Mundo Arlequín y La Chilinguita son algunos de los artistas que participarán de la tercera edición del encuentro con entrada gratuita. Habrá payasos, malabaristas, mimos y titiriteros y se podrá disfrutar de un espacio para dibujar y leer.

 Por María Luz Carmona

Cajones peruanos, flautas, charangos y guitarras; dibujos infantiles que adornan las paredes y muchos juguetes no convencionales. Un ventanal gigante que da a un patio con plantas y una enredadera. En esa sala, con paredes de colores y mucha luz, Página/12 conversó con Mariana Baggio, Los Cazurros y Dúo Karma, algunos de los artistas que participarán de la tercera edición del Festival María Elena Walsh. Durante la charla, parecería que los músicos se olvidaron de que el grabador estaba encendido. Se generó un clima distendido para hablar del vínculo de los niños con la música, de la literatura y de la recepción de la obra de la autora en las nuevas generaciones. “Lo que hace superlativa a María Elena es que llegó al mundo infantil sin ser peyorativa y con una calidad y una profundidad poética que no todos los artistas tienen. Por eso, su obra tiene la vigencia y la trascendencia que tiene. Y va a ser un clásico toda la vida”, resalta Ernesto Sánchez, de Los Cazurros. El festival se realizará hoy en el Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHi), Av. del Libertador 8465, de 14 a 19. Con entrada libre y gratuita.

Además de sumarse nuevos músicos talentosos, como La Banda de las Corbatas, Mundo Arlequín y La Chilinguita, en el festival también habrá payasos, malabaristas, mimos y titiriteros que animarán la fiesta. También se podrá disfrutar de un espacio para dibujar y leer. Se inaugurará la Gran Kermesse de los Derechos de los Chicos, junto al canal infantil Pakapaka. Y la fotógrafa Sara Facio estará a cargo de la muestra María Elena Walsh, biografía visual.

Durante la entrevista, con algunos de los artistas, en el cálido estudio de Baggio, fue imposible no hacer referencia a la importancia de que el festival se realice en este edificio tan emblemático, que hoy está transformado en un centro cultural y educativo. “Me conmueve estar en ese lugar. No me da lo mismo estar ahí que estar en otro lado. Y me encanta la movida cultural que se está armando. También es importante que se difunda esa parte de la historia. Fui un montón de veces, pero cada vez que voy me emociono, me voy conmovida. Se te viene toda la historia encima, es muy fuerte”, cuenta Baggio, con lágrimas en los ojos. Y en ese sentido Xóchitl Galán, la voz femenina del dúo cubano agrega: “El festival es irresistible por muchas razones. Es importante saber lo que pasó y también es muy gratificante saber lo que es hoy este lugar. Y que con el arte todo eso se revierte. Hay allí una búsqueda de una nueva luminosidad”.

El dúo cubano, que vino a presentar su último trabajo, ¡Vámonos de viaje!, cuenta que su música, al igual que la de la autora de canciones como “El twist del Mono Liso” y “Canción de jacarandá”, abraza a todos los públicos, no es excluyente. “Nosotros tenemos como un borrador para eliminar esa frontera de música para adultos y para niños con tremenda facilidad. En los shows para adultos siempre hay temas para niños. La diferencia está en la manera de jugar, que en los niños está a flor de piel. El adulto tiene ganas de jugar, pero no se anima tanto. Pero termina jugando. Creemos que la música es una sola. El arte es uno solo. Y las cosas más reflexivas también, porque lo que no se entiende a una edad, es una pregunta para después”, reflexiona la cantante.

Y en ese sentido, el actor Ernesto Sánchez considera que “un artista puede trabajar para público infantil y adulto a la vez. Y cuando el producto está hecho con calidad y compromiso no importa qué público tengas. Sea música, poesía, una obra de teatro o lo que sea, si está hecho con una buena idea y con compromiso es disfrutable por todos. No está bueno segmentar, poner etiquetas al arte”. “Uno como padre ve que cuando algo es bueno a los chicos les gusta. De alguna manera estamos amasando, cultivando, sembrando en un chico, entonces está buenísimo acercarlo a artistas que uno considera de calidad como María Elena Walsh. Y compartirlo con ellos”, agrega Baggio, quien presentará canciones de sus discos Barcos y Mariposas.

–¿Cuánto influyó en ustedes la obra de María Elena?

Xóchitl Galán: –Está en el background de nuestra infancia. Nosotros somos cubanos y es tremenda su presencia en nuestra infancia. Se difundió muchísimo su obra y se sigue difundiendo. Es interesante esa mirada inteligente que tenía, que uno cuando es niño no hace esos análisis, simplemente te gusta y siempre hay alguito más que te va atrapando. Y después aunque uno no quiera va saliendo involuntariamente, está ahí. Agradezco muchísimo haber podido escuchar esa música de chica. Después cuando uno es grande y hace música para niños va directamente a esos referentes que están ahí, como diciendo “toca la puerta cuando quieras, que estoy aquí”. Y siempre hay elementos que son súper útiles para admirar, comparar, y dejar seguir influyéndose. Y una cosa que es bien singular es que no es música cubana y, sin embargo, es parte de nuestra raíz. Cuando éramos chicos había sólo dos canales en la televisión. Y ahí pasaban música de María Elena y de otros músicos que la interpretaban. Y recuerdo que una de las cosas que más me gustaban eran María Elena y Teresita Fernández.

Mariana Baggio: –Todos estamos súper embebidos en su obra. Es parte de la infancia de todos, sin frontera cultural. Formó parte de mi infancia y también de la de mis hijos. Es realmente un clásico. A mí lo que me sigue sorprendiendo además de la música es la palabra, la poesía. Siempre me sorprende con alguna frase que no me esperaba. Creo que tengo más influencia de ella, de la palabra, que de la música. Era una absoluta adelantada, muy revolucionaria en su escritura, sus ideas, su vuelo.

Pablo Herrero: –El nivel poético de sus historias es irrepetible. Es muy difícil de conseguir esa poética, de un nivel muy intelectual, muy alto. Cuando era chico, María Elena estaba presente pero no se escuchaba tanto en casa. Sin embargo, su música y sus historias están embebidas en la infancia. La presencia de ella está en las historias que contaba.

M. B.: –Hay algo en los juegos de palabras que es maravilloso. En cómo combina, en cómo rima.

Compartir: 

Twitter
 

Para los artistas participantes “no da lo mismo estar en el ECuNHi que estar en otro lado”.
Imagen: Pablo Piovano
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.