espectaculos

Jueves, 31 de julio de 2014

CHICOS › LATIR EL CINE, EN EL ARTE MULTIPLEX BELGRANO

Un modo de hacerse la película

 Por Karina Micheletto

Ir a ver cine, pero también a escuchar música en vivo, o ver algo de teatro, o de títeres, o seguir un juego con el resto de los espectadores, antes y después de la película. Esa es la novedosa invitación de Latir el Cine, una experiencia diferente para los chicos y toda la familia a cargo de las productoras Lat-E Cine y Cine+Plus. La idea es que cada película de animación –de esas que no pueden verse en el circuito comercial, de directores como Michel Ocelot– se integre a una puesta en vivo especialmente creada para complementar el contenido de lo que se ve en la pantalla. Esas intervenciones de juegos, pistas, consignas, música, clown, títeres y teatro están a cargo de grupos reconocidos en el ámbito infantil como Anda Calabaza, Valor Vereda, Rulito.com, y de la editorial Libros del Zorro Rojo junto a Ezequiel Molina. Desde mañana y hasta el domingo, en el Cine Arte Multiplex Belgrano (Cabildo 2829), los chicos están invitados a mucho más que ver cine.

El programa tiene tres funciones diarias; las primeras, pensadas para los bien pequeños (entre dos y cuatro años), con proyecciones de cortos iraníes de menos de quince minutos. Aquí aparecen, junto a los cortos, los títeres y muñecos, los sonidos, los juegos con el cuerpo, el trabajo de lo igual y lo opuesto a lo que se presentó, la anticipación de lo que podría suceder. “El punto de partida es la idea de que tal vez Latir el Cine pueda ser el primer acercamiento del niño pequeño a una película en el ámbito de una sala cinematográfica; por eso se recrea el concepto de pantalla de cine, la noción de luz y oscuridad, y en ese marco interactúan adultos y niños”, marca Viviana Feldman, responsable junto a Florencia Schapiro de la programación. En las funciones de las 16, sugeridas para cinco años en adelante, puede ocurrir, por ejemplo, que el largometraje se proyecte con consignas de pruebas grupales en las que el público se transforma en un gran equipo. Las pistas a atravesar están vinculadas con lo que sucede en la película o lo que cada uno imagina que podría suceder.

La idea es, entonces, ir a ver cine, pero también a participar de lo que se ve junto a los artistas en escena. “Quisimos ofrecer una experiencia de cine de contenido, con transmisión de valores y estéticas cinematográficas no tradicionales del mundo”, definen las productoras. “Buscamos focalizar en el cine como transmisor de valor involucrando al espectador, desarrollando experiencias colectivas inéditas, la sorpresa creativa, la participación interactiva de la audiencia.”

El francés Michel Ocelot es el premiado director de películas de animación como Kiriku y la hechicera y Azur y Asmar, incluidas en este ciclo, y es poco lo que se ha visto de su obra en los cines argentinos. Para los niños más pequeños se pensaron cortos de animación iraníes. “Ocelot es un referente absoluto en el mundo de la animación, premiado reiteradas veces por su vasta producción, por la riqueza de sus técnicas, la belleza estética y el notable tratamiento de temas como la integración, la aceptación de las diferencias, la nobleza”, se marca en la invitación. “Lo elegimos porque es un deleite para el alma de grandes y chicos”, concluyen las programadoras.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.