espectaculos

Lunes, 27 de julio de 2015

CHICOS › GRACIELA PESCE PRESENTA Y UN VIAJE A LAS ESTRELLAS, SU QUINTO DISCO

Cuando el tango mira a los niños

 Por Karina Micheletto

El que dijo que al tango se llega después de los 30 algo de razón tiene, pero seguramente no tuvo en cuenta lo que ocurre con los tangos, milongas y candombes que crea desde hace años Graciela Pesce, que han abierto las puertas de este género a toda una generación sub-30 que ya lo está cantando y bailando, y que hoy son hits en escuelas y jardines. Tango para chicos es lo que hace Pesce, y ya va por el quinto volumen editado: Y un viaje a las estrellas. Lo presenta hoy a las 16.30, con entrada gratuita, en un lugar muy apropiado, la Academia Nacional del Tango (Rivadavia 830).

La “Milonga de los maestros” o la que pide “¡Tirá ese chicle!”, el egoísta “Mío tango” (tan de cierta edad) o el conectadísimo “Internet y traete la humedad”, y hasta un tango electrónico (“Leyenda invertida”) son algunos de los nuevos temas de autoría de Pesce, en ocasiones junto a otros compositores. En todo este tiempo (su primer disco es de 1998) ha cantado junto a invitados como Leopoldo Federico, Lidia Borda, Jairo y Julia Zenko.

Profe de música en jardines desde hace años, tallerista y artista de la Fundación Música Esperanza que preside Miguel Angel Estrella, recibida en la primera y única carrera de la Tecnicatura en Música Popular con orientación a los Derechos Humanos (de la Universidad Nacional de La Plata), Pesce logra un abordaje muy integral de la música y el tango, que se complementa, advierte ella, con el trabajo de su compañero Daniel Yarmolinski, quien es politólogo además de productor de su trabajo. Su aporte resultó importante en la comprensión del tango, que quedó plasmado en la edición de dos libros en conjunto: Bulebú con Soda (Tango para ofrecer a los chicos) y Tango para chicos (Letras y relatos).

“Cuando mi hijo Pablo, que ahora ya es un hombre, tenía 9 años, una mañana me dijo que no quería ir al colegio, porque ese día tenía música. Pero, Pablo, si a vos te gusta la música, le dije. Sí, pero hoy hay tango, y yo no entiendo la letra, me dijo él. Yo no era para nada tanguera pero siempre tuve una guitarra a mano y siempre compuse canciones, así que me dieron ganas de imaginarme un tango para él. Compuse uno que se llama ‘Chapuzón’, mi primer tango canción”, rememora Pesce en diálogo con Página/12. “Ese fue el germen de todo, porque así fueron apareciendo otros tangos que yo grababa en casetes en esa época, en los viejos TDK, sin otra intención que compartirlos con los amigos y maestros, que empezaron a pedírmelos para sus clases. Hasta que un intérprete me pidió el material para un certamen de creadores: ese material salió seleccionado, a partir de ahí con Daniel tomamos la decisión de hacer un disco, y desde entonces me metí de lleno en este mundo hermoso del tango. Así fue como yo, que vengo de la generación del rock, me volví una apasionada del tango”, cuenta.

Cuando Pesce y Yarmolinski comenzaron a recorrer los jardines y escuelas con estas canciones, pronto advirtieron que había un vacío en el tango como contenido. “Notábamos que los maestros estaban muy ajenos al tango y su historia, entonces, como no sabían qué hacer, apelaban a lo que todos imaginamos, que es la danza”, explica. “Ahí nos topamos con un problema serio, porque muchos chicos no quieren bailar un tango, por varias razones, algunas lógicas: tienen vergüenza, o no quieren abrazarse con el nene o la nena, es algo muy de la edad. Entonces el recurso termina volviéndose en contra, los chicos se alejan más del género, lo rechazan. Esa percepción fue el punto de partida para que ambos comenzaran a “estudiar intensamente” la historia del tango, y a “enamorarse” de esa historia y esos tangos. Y así el espectáculo adquirió la dimensión contada, además de la cantada.

“Para mí ha sido muy revelador observar al tango desde lo identitario, lo nacional, analizar qué significó en todos los estratos sociales, cómo surgió en los espacios más marginados, cómo luego fue apropiado por otros espacios y resignificado. Como siempre en la historia, se cuenta una parte y se niegan otras. Sin dejar de apuntar a un espectáculo para chicos, nosotros tratamos de iluminar esas partes que han sido históricamente negadas”, comenta Pesce sobre el contenido de sus presentaciones.

Las formas que adquiere su Tango para chicos son variadas: en Tango contento, juega junto al personaje de una payasa, Amarella, con textos de la dramaturga María Magone, en una propuesta que es musical y teatral. Con el musicoterapeuta Fabián Tribuno –formado con María Fux– invita además a mover el cuerpo desde otras posibilidades (ése será el espectáculo que darán hoy en la Academia Nacional del Tango). Están también las visitas que hace a jardines y escuelas (que terminan con una “gran milonga en zapatillas”, y los grandes recitales, como el que el sábado pasado dio, también con entrada gratuita, en el Museo Malvinas, junto a la Orquesta Infanto Juvenil Cambalache y bailarines de tango –niños y adolescentes– del Movimiento Rioplatense de Tango para Chicos y Chiquilines.

“El tango provoca alegría en el encuentro entre adultos y niños: el uno mirando al otro en el mismo lugar, en el mismo espacio compartido, sin que uno se sienta menos o más que el otro”, define finalmente Pesce la potencia del género, llevado a los chicos. “Si yo canto un tango que habla de una pelota perdida, seguro hay un adulto que perdió alguna vez una pelota, y eso lo conecta con un chico que ama su pelota, Hay un puente ahí, y es más fácil para los niños comprender el tango de los adultos. Del mismo modo está muy bueno que el adulto se ponga en el lugar de los chicos. Es hermoso lograr que el tango mire a los niños, sin dejar de lado a los adultos, hallar ese punto de encuentro”, concluye Pesce. La invitación queda entonces formulada, al ritmo del 2 x 4: “Que se animen todos, los que tienen zapatos de tango y los que tienen zapatillas”.


Graciela Pesce. presenta Tango para chicos Vol. 5 Y un viaje a las estrellas. Hoy a las 16.30. Academia Nacional del Tango, Rivadavia 830. Gratis.

Compartir: 

Twitter
 

Pesce actuará hoy en la Academia Nacional del Tango.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared