espectaculos

Jueves, 6 de noviembre de 2008

RADIO › LA CUARTA EDICIóN DE LOS PREMIOS ETER. SóLO LA RADIO

El micrófono protagonista

Víctor Hugo Morales y Matías Martin fueron los grandes ganadores de una noche que celebró la radio y en la que Eduardo Aliverti –director de la escuela Eter– abogó por una necesaria renovación y la sanción de una nueva Ley de Radiodifusión.

 Por Emanuel Respighi

En una ceremonia hecha por gente de radio para la gente del medio, donde más que el absurdo y frívolo protocolo de otros galardones primó la estima de quienes se sienten dentro de la gran familia radiofónica, el martes se llevó a cabo en el teatro El Nacional una nueva edición de los premios Eter 2008. Sólo la radio. Contando con la presencia de buena parte de los que le ponen mucho más que la voz a un medio que, en esta cuarta edición de los premios organizados por la Escuela Terciaria de Estudios Radiofónicos (Eter), ve consolidada su ceremonia de encuentro y reconocimiento anual, Víctor Hugo Morales y Matías Martin fueron los grandes ganadores de la noche, llevándose sendas estatuillas por su labor como conductores, a la vez que sus programas radiales fueron elegidos como los mejores de AM (en el caso de La mañana a través del voto de los oyentes) y de FM (Basta de todo, en cambio, fue destacado por el voto del jurado). De igual manera, pero ausente sin aviso, Mario Pergolini ganó como conductor de FM por el jurado y su programa Cuál es? se impuso como programa favorito de los oyentes en FM por cuarto año consecutivo. El primero a la trayectoria recayó esta vez para Las dos carátulas, el radioteatro creado y dirigido por Nora Massi que desde hace 50 años se mantiene al aire contra viento y marea.

La cuarta edición de los premios Eter fue inaugurada por el periodista Eduardo Aliverti, director de la escuela de capacitación radiofónica que organiza la ceremonia, quien en su discurso realizó una exacta pintura de la actualidad del medio. “La radio sigue siendo sin dudas el medio de comunicación más entrañable, creíble, íntimo o cómplice de todos. Es el más completo y complejo, el más libre porque es el negocio más chico, el menos controlado y a la vez el más incontrolable, porque en la suma de emisoras y realizadores somos muchos. Pero a la radio le falta renovarse. Se nota anquilosamiento y reiteración de fórmulas. En general la AM está antigua y la FM repetitiva; cuesta encontrar riesgos, apuestas nuevas. El lenguaje se degradó por masificarse sin cuidar la riqueza expresiva y eso no es transgresión, sino mediocridad. Hay demasiado continente y poco contenido”, describió ante la aprobación de quienes colmaron las plateas del teatro.

Aliverti se refirió también a la necesidad de una nueva Ley de Radiodifusión que acabe de una vez con “el bochorno de estar regidos por el instrumento de la dictadura”, y que incluya a las nuevas tecnologías como la digitalización. “Esto debería suponer –analizó con cuidado– una democratización del espectro, tanto radiofónico como televisivo, dando lugar a nuevos y numerosos actores del área, con más fuentes de trabajo, con mayor y mejor diversificación. Pero ese elemento necesario no es condición suficiente. Permítasenos la obviedad de recordar que una radio mejor requiere capacitación; profesionales; innovación; nuevos abordajes temáticos, a la altura de la complejidad de un mundo atravesado por parámetros y desafíos culturales inéditos. Y más obvio todavía, eso se logrará con gente que ame a la radio. No con improvisados ni con quienes la toman como un medio más de sus múltiples negocios.”

Además de Martin y Morales, hubo otras dos personas que también se alzaron con dos estatuillas. Héctor Larrea ganó como mejor conductor de AM por su trabajo al frente de Una vuelta Nacional y se llevó una mención especial en reconocimiento al programa especial que condujo por los 88 años de la radio, por Nacional. En tanto, el historiador Felipe Pigna se impuso en la terna de especialista temático, a la vez que el programa que conduce en la Rock & Pop, Lo pasado pensado, fue destacado como programa cultural. El premio revelación, en esta ocasión, fue por el formato de Despierto y por la calle (Del Plata), el ciclo de Julio Lagos en el que el periodista transita por las calles de la ciudad durante toda la madrugada.

El premio al mejor programa en AM fue obtenido por Puntos de vista, el clásico conducido por Nelson Castro (Del Plata). La sorpresa de la noche fue en el rubro conducción en AM, cuyo premio fue compartido por Liliana Daunes, por su programa La Rosa Brindada, de Radio Ciudad, y por Mónica de Carvalho, conductora de Todos en la madrugada (Mitre). En FM, la conductora elegida fue Elizabeth Vernaci por Radio portátil y Tarde negra, que festejó el premio junto a su compañero Humberto Tortonese, quien se quedó con el premio a la labor humorística. Del Plata y la Metro ganaron por sus programaciones en AM y FM respectivamente. En tanto que el premio a la creatividad en radio por Internet, que por primera vez entrega Eter, fue para Radiozónica.

Los ganadores fueron elegidos con el voto de cerca de 32.746 oyentes, un jurado especial integrado por dos miembros de cada emisora, los alumnos y docentes de Eter y un consejo asesor convocado por Eter conformado por especialistas y trabajadores reconocidos del medio. “La ceremonia de los premios Eter es el acontecimiento más propio e integrador de que dispone la radiofonía. Y eso, además de significación, permite que este acto sea representativo como ningún otro”, señaló Aliverti en la presentación. Nadie lo contradijo. La radio ya tiene quién la premie y la reconozca como se merece.

Compartir: 

Twitter
 

El final de la noche: todos los ganadores sobre el escenario del teatro El Nacional.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.