espectaculos

Martes, 11 de julio de 2006

RADIO › UN CICLO DE “NOSTALGIA ALEGRE”

El Quijote de Libertablas

Conducido por Carlos Ulanovsky, Osvaldo Príncipi y Mariel Di Lenarda, “La radio en blanco y negro” propone un rescate de viejas formas del medio.

 Por Oscar Ranzani

Cuando la televisión todavía no era un fenómeno masivo e Internet ni siquiera un ejemplo de ciencia ficción, la radio era el medio de comunicación exclusivo para informarse y entretenerse. Esa cuota de magia que siempre estuvo asociada al universo radial fue explotada por brillantes comediantes, quienes gracias a sus dosis de espontaneidad –un recurso fundamental en las audiciones y que todavía sigue vigente– lograban construir mundos imaginarios que eran habitados por los oyentes mediante un pacto colectivo implícito. Desde entonces, la radio creció tanto en cantidad de emisoras como en estructura y, si bien las nuevas tecnologías audiovisuales concentraron mayoritariamente las costumbres sociales, mucha gente no abandonó el placer de sentirse seducida a través del oído. “La radio en blanco y negro” (Mitre, de lunes a viernes de 21 a 24) es un programa que cumple esa doble condición: informa y entretiene.

El ciclo es conducido por Carlos Ulanovsky, Osvaldo Príncipi y Mariel Di Lenarda, quienes conforman un trío armonioso de distintas generaciones y estilos que imprimen un buen ritmo colectivo. “La radio en blanco y negro” apela al recuerdo de los oyentes y los interroga para seguir disfrutando de aquel mundo “primitivo”, pero sin utilizar un tono nostalgioso sino buscando un efecto revitalizador, con el que el recuerdo cobra vida nuevamente. Ulanovsky invita a los oyentes memoriosos a participar de “El datito que faltaba”. En esta sección se emite un audio antiguo, el autor de Días de radio brinda algunas pistas y la gente tiene que descubrir, por ejemplo, quién era el locutor que prestaba su voz para el aviso de aceite Cocinero, considerada la publicidad más larga de la historia con 1 minuto y 45 segundos de duración. Se pueden escuchar verdaderas leyendas de la radio como Pepe Arias (haciendo el personaje Don Goyo), Héctor Gagliardi (recitando el poema “Anuario de la Patria”) o Luis Sandrini interpretando a Felipe. Entre las publicidades de la radio de hoy se difunden otras de ayer y de siempre, como los avisos de Muebles Roberto, Champagne Monitor, Medias Topacio, Jalea La Colina o Sidra Tunuyán.

“Hay toda una larga época de nuestra vida que era en blanco y negro”, dice Ulanovsky. “Yo lo asocio con que la televisión era en blanco y negro, las películas que se estrenaban eran en blanco y negro. Y también porque hoy, pasados treinta o cuarenta años de determinados acontecimientos, los recuerdos también son en blanco y negro. Uno denuesta severamente a algún personaje o lo reivindica absolutamente. Pasado el tiempo, las cosas también se van poniendo en blanco y negro”, explica. A la hora de pensar el grado de importancia que tiene la nostalgia en el ciclo, Ulanovsky dice que “no es una nostalgia pasiva, ni paralizante. Es un aprovechamiento de la nostalgia, pero trasladada a la época actual”. Y Di Lenarda agrega que “la idea es que todo lo que es recuerdo tanto sea de artistas, cantantes o los temas que proponemos, tenga que ver con el recuerdo que te genera una sonrisa. No es una nostalgia para que el oyente se quiera cortar las venas. Si existe la nostalgia alegre, es eso”.

Otro aspecto que le da personalidad a “La radio en blanco y negro” es el segmento destinado a las entrevistas: los conductores buscan indagar y profundizar en el rico pasado profesional de personajes populares que tuvieron su momento de gloria como Pipo Pescador, Eduardo Bergara Leumann, Stella Maris Closas, Haydeé Padilla, Aldo Monges, Danny Martin o Elena Lucena, entre otros. O bien en artistas de amplia trayectoria que actualmente conservan una fuerte presencia en el mundo del espectáculo como Graciela Borges, Roberto “Tito” Cossa, Susana Rinaldi o Hugo Midón. “Hacemos reportajes que para el tecnicismo del espectáculo de hoy son considerados largos”, dice Príncipi. “Son de un promedio de diecisiete a veinticinco minutos. Nos gusta. Nos aferramos a una técnica que parece antigua: la del reportaje largo, a veces con introducción de una pregunta que puede llegar a un minuto o un minuto y medio.”

¿Es “La radio en blanco y negro” un programa para un público mayor de cincuenta años? No necesariamente. Si bien el oyente ideal podría seraquel que conoce los personajes entrevistados, las publicidades de antes o que ejercita su memoria en “El datito que faltaba”, este ciclo permite aprender sobre la radio y, en consecuencia, el público joven puede redescubrir un pasado cercano por los comentarios de padres y abuelos.

El programa nocturno de Mitre tiene, además, un buen ingrediente de ficción, como las efemérides disparatadas que salen de la boca de Príncipi: “Un día como hoy pero en 1858 nace Giacomo Puccini, fumador compulsivo, inventor de los capelletinis”; o “Muere Mao Betún, inventor de la pomada para zapatos”. Las efemérides chistosas de Príncipi se complementan con las reales de Ulanovsky y de Di Lenarda, que se encarga exclusivamente de las musicales.

El tono ficcional y la búsqueda de complicidad con el oyente se sustentan también en el segmento “Radio Mitre Tango Club” que ocupa la última media hora del programa. Pensado como un espacio para informar sobre la agenda tanguera, contar historias de creaciones de tangos y para realizar notas a emblemas del 2x4, esta sección de “La radio en blanco y negro” adopta su tono ficcional cuando “hay milonga”. Es decir, los conductores simulan estar en un “bailongo” y proponen al público que vote cuál es la (extraña) pareja ganadora que le saca más viruta al piso: Nina Peloso-Domingo Cavallo, Lilita Carrió-Marcos Di Palma, Mario Sapag-Hermana Bernarda, Dalmiro Sáenz-Florencia de la V o El Loco Gatti-Rita Cortese. En síntesis, “La radio en blanco y negro” permite interpretar que hubo otra radio distinta de la actual. Pero este ciclo conserva rastros emotivos de aquélla y de lo que no se debe perder en el universo del éter.

Compartir: 

Twitter
 

El trío propone un ejercicio de nostalgia, “pero no una nostalgia pasiva, paralizante”.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.