espectaculos

Viernes, 27 de agosto de 2010

DANZA › LA PREPARACION PARA LAS INSTANCIAS FINALES DEL MUNDIAL DE TANGO

La copa del dos por cuatro

El achicamiento del festival no se condice con el incremento del interés de parejas de todo el mundo, pero las cartas ya están echadas: pasaron las rondas preliminares, mañana serán las semifinales y el lunes habrá gran final en el Luna Park.

 Por Karina Micheletto

Puede ser la mañana, la tarde o la noche. Afuera puede transcurrir un día de sol redondo o una amenaza de tormenta inminente. A este puñado de entusiastas milongueros que desde el comienzo de la semana se apretujan en el espacio que les deja La Trastienda, con un calor que va en aumento a medida que avanzan las horas, lo que pase afuera los tiene sin cuidado. Toda la atención y la energía está centrada en ese escenario que logra suspender el tiempo y el espacio. Aquí, los bailarines se juegan la vida. Más concretamente, el título de campeones mundiales, que los consagra en el mundo de la danza del tango.

El Mundial de Tango luce notablemente achicado desde que la administración Macri sintetizó dos festivales en uno, o menos eufemísticamente, borró una fecha de la grilla de festivales de la ciudad. Así, donde antes hubo un evento que apuntaba a la música del tango, organizado entre febrero y marzo; y otro en agosto, en el que los bailarines competían –también con un despliegue musical importante–, ahora hay uno solo, en tres semanas, de las cuales esta última parece haberse guardado para las ideas alrededor de la danza. Y también para la competencia, que antes se llamaba Campeonato Mundial y ahora queda diluida en el título general de Tango. Festival y Mundial.

Los bailarines y coreógrafos consultados por Página/12 coinciden en que esta reducción de estructura no se condice con las expectativas: los participantes dispuestos a batirse en el duelo del 2 x 4 siguen en aumento. Este año se inscribieron 360 parejas en la categoría Tango Salón, que el lunes y martes ya pasaron por las rondas clasificatorias de La Trastienda (tienen la oportunidad de dos pasadas, una por día). A las semifinales de mañana llegarán noventa, y de allí finalmente saldrán unas 40 para la gran final, el lunes próximo en el Luna Park. En Tango Escenario –la categoría que implica el lucimiento de cada pareja con diferentes figuras y fantasías– se inscribieron 180 concursantes, y el jurado tiene la tarea de elegir 54 para las semifinales. Al cierre de esta edición, aún no estaba tomada la decisión, después de dos agotadoras jornadas que comenzaron a las 11 y siguieron sin pausa hasta altas horas de la noche. Las parejas provienen de todo el país y de todo el mundo, y de hecho el año pasado el Mundial ya tuvo sus primeros campeones extranjeros, japoneses. Este año, además de una cantidad de concursantes, llegó de Tokio un equipo de la televisión, que filmará esta maravilla para el programa Wonder for wonder, del canal público NHK.

Juan Manuel Fernández, veedor del jurado e integrante de la Asociación de Maestros, Bailarines y Coreógrafos de Tango, ha transitado el Mundial como jurado desde su creación. Además de acumular anécdotas sobre “reclamos pirados” de los participantes –y alguna vez de los miembros del jurado, que este año suman 60 entre las dos categorías–, tiene más que claras las pautas que consagrarán a los campeones. “Se evalúa técnica, oído y musicalidad de los bailarines, vestuario y maquillaje acordes al tango que están bailando, desplazamiento por el escenario. Y sobre todo se tiene muy en cuenta que la pareja esté bailando tango: por más que la pareja haga los mejores trucos, tipo acróbatas chinos, por más que logren impacto visual en el público neófito, no hay que olvidar que acá estamos bailando tango”, sostiene Fernández.

Lo cual lo lleva al terreno más complejo de las definiciones, que sortea con encanto tanguero: “El tango es un planeta, no es una danza. Por eso acá hay de todo, y cualquiera le puede ganar a cualquiera”. Dicho lo cual entra en escena una pareja de Villa Mercedes, San Luis, que ya había marcado presencia en la primera pasada del miércoles. No lucen como las pautas estéticas del tango escenario parecen indicar. Sobre todo ella, que es más bien gordita, retacona. Y que parece flotar en el aire, con tanta elegancia como belleza, ya en los primeros compases de “Negracha”. Contrariando todas las reglas de la cautela periodística, las fichas de esta cronista ya están jugadas.

Compartir: 

Twitter
 

“Aunque hagan los mejores trucos, no hay que olvidar que acá se baila tango”, dice un veedor del jurado.
Imagen: Pablo Piovano
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.