espectaculos

Viernes, 28 de agosto de 2015

DANZA › LAS OBRAS GANADORAS DEL CICLO SUB 30 PUEDEN VERSE EN EL CC RICARDO ROJAS

Dúos que abordan nuevas búsquedas

Suben a escena las coreografías Despojos, de aximiliano Navarro, y Las ganas, de Abril Varela y Emmanuel Palavecino.

 Por Carolina Prieto

Hasta fines de noviembre, el Centro Cultural Ricardo Rojas presenta las obras ganadoras del ciclo Sub 30, dedicado a creadores menores de 30 años. El jurado integrado por los coreógrafos y maestros Pablo Rotemberg, Ana Garat y Cristina Barnils, junto a Alejandro Cervera (curador de Artes Escénicas del centro cultural) y Cecilia Vázquez (directora de la institución), eligió cuatro proyectos. Hasta fines de septiembre suben a escena Despojos, de Maximiliano Navarro, y Las ganas, de Abril Varela y Emmanuel Palavecino, que integran un programa compartido de casi una hora de duración los viernes a las 22 en la sala Cancha (Corrientes 2038). Dos dúos que sugieren universos bien distintos: el primero más intimista, el segundo más explosivo.

Navarro es de Neuquén, donde comenzó su formación antes de venir a Buenos Aires con una beca de la Fundación Julio Bocca para perfeccionarse. Luego ingresó al Taller de Danza Contemporánea del Teatro San Martín, de donde egresó el año pasado. El origen de Despojos se remonta a la tesis que elaboró durante un año junto a Gabriela Luque, en el Taller del San Martín que dirige Norma Binaghi. Con Luque interpreta la obra y comparte la creación de la coreografía. “Nos conocemos muy bien, hay una afinidad de movimiento muy importante. Trabajamos a partir de ciertas palabras que nos resultaban significativas, a partir de ciertas pautas de improvisación. Y fue apareciendo un vínculo al que no quisimos ponerle música de entrada. Con el apoyo económico del Rojas pudimos encargar música original a Nicolás Villamil, que fue generando distintos climas y atmósferas”, comenta Navarro a Página/12. Sin palabras y con puro movimiento, el dúo transita las distintas instancias y vivencias de dos personas: el encuentro, el de- sencuentro, los cambios del otro y la incertidumbre sin aludir necesariamente a un vínculo amoroso. “El grado de exposición al presentar una obra propia es muy alto. Es una situación muy distinta a la de ser únicamente intérprete. No sólo tu cuerpo está en escena, tus ideas y tu mundo interno también. Estamos disfrutando muchísimo. En cada función le ponemos una energía distinta que le da un color propio”, compara el director.

Abril Varela (23 años) y Emmanuel Palavecino (24) comparten la creación e interpretación de Las ganas. En 2012 comenzaron la licenciatura en Composición Coreográfica con Mención en Danza-Teatro en el IUNA (actual UNA) y, al año siguiente, entraron a la Compañía de Danza Contemporánea de esa institución, dirigida por Roxana Grinstein. La pieza que están presentando se originó en el marco de la materia Composición de esa carrera. Allí duraba mucho menos, y siguieron puliéndola y profundizándola. “Era un material que surgió del placer, del puro juego de crear juntos, de tener algo propio para mostrar y no estar siempre esperando a que te convoquen para bailar algo de otro. Aparte, los profesores nos motivaron mucho a que siguiéramos trabajando por esa línea. Sentían que habíamos encontrado algo genuino”, comentan. El motor de este dúo es la confianza y el riesgo: “Nada se niega en el momento de la creación”, sostienen. “Siempre nos animamos a probar en escena todo lo que se nos ocurre, sin filtrar, por más delirante que parezca. Después vemos qué forma definitiva le damos”, agregan. Todo lo que los motiva está habilitado: imágenes, músicas, movimientos, cambios de vestuario, breves textos.

Las ganas incluye una banda de sonido variada y enérgica que se pasea por la banda inglesa Metronomy, un reggaetón, el hit “Burning down the House” (de Talking Heads) y, como ellos mismos sugieren, la obra bien podría transcurrir en una fiesta en la que el glamour se va transformando en su contracara. Transmiten mucho entusiasmo por lo que hacen y están muy sorprendidos por la contención y entrega del equipo del Rojas para producir una primera obra con la infraestructura necesaria. “Estamos haciendo la obra que queremos y la mostramos en condiciones inmejorables”, sostienen. Los viernes de octubre y noviembre llegarán nuevas propuestas creadas por Germán Farías e Iván Haidar. Nuevos aires y nuevas búsquedas de la mano de jóvenes veinteañeros que vale la pena descubrir.

Compartir: 

Twitter
 

Despojos, de Maximiliano Navarro, transita sin palabras las vivencias de dos personas.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.