espectaculos

Jueves, 13 de octubre de 2016

DANZA › SE ESTRENA UN CIELO Y EL OTRO, CON LA PARTICIPACION DE ANSSI KARTTUNEN Y NICOLAS HODGES

Participar de universos distintos

En la obra de Diana Theocharidis, que hoy sube a escena en el CETC, hay un paisaje que remite a Cortázar. La música, de Pascal Dusapin, confluye con la coreografía.

 Por Santiago Giordano

Una coreografía de Diana Theocharidis y la música del Pascal Dusapin, interpretada por Nicolas Hodges en piano y Anssi Karttunen en violoncello. Un cuento de Cortázar, El otro cielo, aquel en el que un hombre entra por la Galería Güemes, en Buenos Aires, y sale por la Galería Vivienne de París. Una frase del conde de Lautréamont que se cita como epígrafe en ese cuento: “estos ojos no te pertenecen”. Sobre esos elementos se construye Un cielo y el otro, el espectáculo que hoy se estrena, y que continuará mañana y pasado a las 20, y el domingo a las 17, en el Centro de Experimentación del Teatro Colón. Allí estarán en escena los bailarines Alina Marinelli y Andrés Rosso, y Ludmila Pagliero desde el video.

“Me parecía interesante la idea de trazar distintos planos temporales y espaciales y proponer mundos paralelos, que a veces se cruzan y otras veces no”, comenta Theocharidis en diálogo con Página/12. “El personaje de Cortázar es un doble de sí mismo, pero sobre todo encarna la metáfora de esa posibilidad de participar de universos distintos, que todos en algún momento tenemos”, define. Un cielo y el otro involucra también el trabajo de escenografía de Emilio Basaldúa, la iluminación de Gonzalo Córdova, el vestuario de Luciana Gutman y la asistencia de dirección de Carolina Basaldúa. El periodista y escritor Diego Fischerman colaboró en la dramaturgia.

“El cuento habla de pasajes y trabajamos con esa idea: pasar de un tiempo a otro, de un lugar a otro -sigue explicando Theocharidis-. También utilizamos el video como elemento generador de espacios y tiempos distintos. Hay personajes que están en escena y otros, a veces los mismos, que aparecen en una filmación. Esas distancias, esos pasajes, también se plantean en la música, pasando del solo al dúo o de Dusapin a Mendelssohn”.

La música de Pascal Dusapin es central para la dinámica del espectáculo. Más allá de lo que representa uno de los compositores más importantes de la actualidad, figura central de la música europea desde la década de 1970, reconocido, grabado e interpretado en todo el mundo, existe una sensibilidad común, por ejemplo, en la evaporación delicada de ciertos gestos de estirpe romántica, que dejan una marca leve y encantadora.

Los Estudios n°6 y n°7 para piano, Immer III e Imago para violoncello solo, se combinan con el adagio de la Sonata n° 2 en Si bemol mayor Op. 58, para piano y violoncello, de Mendelssohn, y con Slackline, dúo para piano y violoncello, especialmente compuesto para este espectáculo. “Es la pieza central de Un cielo y el otro. Allí, finalmente, piano y violoncello se encuentran -advierte Theocharidis-. A lo largo del espectáculo la música aparece sola, con un instrumento, con video, permitiendo los pasajes del solo al dúo y también de la música a la danza. Todo se teje con una lógica de encadenamiento que conduce hacia la escena. Se genera la expectativa que desemboca en la danza final, un hombre y una mujer con la música del violoncello y el piano juntos. Del mismo modo en que en otros espectáculos que hicimos con Anssi (Karttunen) exploramos las posibilidades del número dos o el número tres, en Un cielo y el otro la búsqueda tiene que ver con el paso del uno al dos, que se da entre los intérpretes, entre un instrumento y otro, entre la música y la danza. Y también entre un presente y posibles futuros”.

Así, Un cielo y el otro marca la continuidad de la colaboración entre Theocharidis y Karttunen, violoncellista finlandés de notable trayectoria en el ámbito de las músicas actuales. “Trabajar con Diana es algo muy especial. Este es el quinto espectáculo que hacemos juntos y cada vez más me impresiona porque ella toma como punto de partida la música”, halaga Karttunen. “A diferencia de otros coreógrafos, que parten de la historia que quieren contar, Diana comienza a contar su historia desde la música. Desde ahí construye su coreografía, en la que cada gesto de los bailarines está exactamente precisado. Los bailarines conocen perfectamente la partitura y eso hace todo más fácil para los intérpretes, nos da cierta libertad para poder cambiar mínimos detalles, movernos de la rigidez. Nadie es protagonista absoluto y eso hace que la interacción sea importante, incluso con los videos, que trazan un contrapunto cautivante con la música. Da la impresión de que la música de Dusapin siempre tuvo esta coreografía esperando en alguna parte”.

Respecto a esta música de Dusapin, Karttunen tiene ideas muy precisas. “Hay algo que se escucha de manera clara: sus emociones. Cada nota me provoca una emoción y no necesita un análisis mayor. Eso permite una producción importante de imágenes, gestos que toman la energía de esta música”.

Para coronar la Semana Dusapin en Buenos Aires, con el auspicio del Institut Français de Argentina, Karttunen interpretará el Concierto Nº 2 para violoncello y orquesta de Dusapin junto a la Filarmónica de Buenos Aires. El próximo jueves 20, bajo la dirección de Enrique Arturo Diemecke, la orquesta ofrecerá un programa francés que se completará con el Concierto para dos pianos en Re menor de Francis Poulenc, con Marcela Roggeri y Jean-Philippe Collard como solistas, y La valse, de Maurice Ravel.”En este concierto Dusapin mantiene esa característica que antes señalaba: la sensibilidad -define Karttunen-. Su música está llena de emociones, pero el compositor no explica de dónde vienen, no hay un programa en ese sentido. Yo se que él escribió este concierto en un momento particular de su vida, tras la muerte de su madre. No lo declara explícitamente, pero puedo escuchar ciertas inflexiones que tienen que ver con esas emociones.” Hodges, por su parte, brindará un concierto gratuito en la misma sala del CETC, el sábado a las 18.

Compartir: 

Twitter
 

Alina Marinelli y Andrés Rosso bailan en Un cielo y el otro.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.