espectaculos

Sábado, 21 de junio de 2008

VISTO & OIDO

Quentin Tarantino parece que no se olvida de los dobles programas con los que disfrutaba en su adolescencia, porque de cada una de sus películas sigue sacando dos. Después del díptico Kill Bill, vino Grindhouse (aún inédita en Argentina), un largometraje dividido en dos segmentos, uno dirigido por Tarantino y otro por su amigo Robert Rodriguez. Y su próxima película, “un spaghetti-western bélico” titulado Inglorious Bastards se rodará de una sola vez, pero después se exhibirá al público en dos partes.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.