espectaculos

Jueves, 1 de julio de 2010

VISTO & OIDO

A Ozzy Osbourne le costó obtener su licencia de conducir más de lo que a un estudiante vago recibirse. El rockero logró su cometido, pero le costó ni más ni menos que... diecinueve intentos. “Siempre estaba borracho, ‘puesto’ o algo así”, confesó. También admitió que en una de las pruebas era tal su grado de nerviosismo que le pidió a su médico que le recetara tranquilizantes. “Cuando tenía que girar con el coche estaba sencillamente dormido”, contó. La anécdota finaliza de modo desopilante: “Señor Osbourne, lamentablemente no pasó el examen. Le sugeriría que no vuelva a conducir este coche”, decía una nota firmada por el profesor de la autoescuela y que el flamante conductor encontró al despertar.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.