espectaculos

Jueves, 1 de julio de 2010

CINE › ECLIPSE, SOBRE LA NOVELA DE STEPHENIE MEYER

La saga de los vampiros reprimidos

 Por Horacio Bernades

¿Con quién se quedará Bella? ¿Con el vampiro jurásico, que le propuso casamiento y está en contra de las relaciones prematrimoniales, o con el hombre lobo-patovica, que está refuerte y se la quiere tran-sar ya mismo? ¿Y si no eligiera a uno ni a otro, sino a los dos? Siempre y cuando las cosas no pasen a mayores, claro. Ya se sabe que en el mundo de la escribidora mormona Stephenie Meyer, toda emanación de fluidos corporales está estrictamente vedada. Empezando por la sangre y siguiendo por lo que sea. Las incógnitas habían quedado planteadas al final de Luna nueva, hace poco más de seis meses, y 124 minutos más tarde, cuando termina Eclipse... ¡siguen planteadas! ¿Pero entonces no pasa nada en la tercera parte de la saga de los vampiros reprimidos? Y, no. ¿A qué viene la sorpresa? ¿Pasaba algo acaso en las anteriores?

Es injusto decir que no pase nada durante el Eclipse más largo del mundo. Siempre presidido por un médico, el clan vampírico de Edward (Robert Pattinson) se alía con sus enemigos naturales, los lobisones-native american de la tribu de Jake (Taylor Lautner). Como suele suceder en la política, perros y gatos (lobos y vampiros, en este caso) se alían ante la presencia de un enemigo más poderoso. En este caso un ejército vampírico, que viene bajando desde Seattle rumbo a Forks, Washington, movido por el deseo de venganza de una mujer. A no sorprenderse de que sea un motivo tan personal lo que los lleva a la guerra: nadie ignora que la saga Crepúsculo es un novelón romántico disfrazado de película de vampiros.

La Cleopatra del caso es Victoria, pelirroja de fuego (Bryce Dallas Howard), a quien el lívido Edward le liquidó el novio tiempo atrás. Qué mejor entonces que fulminarle la novia, el bello cisne de Bella Swan (Kristen Stewart), usando para ello un ejército de asesinos de ojos rojos. Toda una épica de la posposición, durante más de hora y media no deja de anunciarse el fatal combate contra los temibles intrusos, dejando para el último cuarto de metraje la batalla en sí. Batalla en la que los lobos, siempre con un tamaño como de osos, les darán una garra a sus enemigos los vampiros, convirtiendo al enemigo en estatuas de hielo. Lo que no deja de ser la solución perfecta para el problema de la hemoglobina: cuando se corta el hielo, de allí no sale sangre.

Con unos lobos que como en ocasiones anteriores vuelven a lucir una llamativa torpeza digital, Eclipse es la película más charlada desde... Luna nueva, claro. Dirigida por David Slade, en Eclipse las cosas no pasan: se hablan. Y lo que se habla es, en más de una ocasión, risible. “¡Dejá de quitarte la ropa!”, frena casi ofendido Edward a Bella, cuando ella está por entregársele en la cama: el lívido no tiene libido. “Si no fueras mi peor enemigo hasta podría llegar a quererte”, le larga más tarde Edward a Jake en una acogedora carpa. Momentito. ¿No será que estos dos...? En la próxima película de la saga se sabrá. Difícilmente haya que esperar mucho para ello.

5-ECLIPSE

The Twilight Saga: Eclipse

EE.UU., 2010

Dirección: David Slade.

Guión: Melissa Rosenberg, sobre novela de Stephenie Meyer.

Fotografía: Javier Aguirresarobe.

Música: Howard Shore.

Intérpretes: Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner, Brice Dallas Howard, Xavier Samuel y Dakota Fanning.

Compartir: 

Twitter
 

En Eclipse las cosas no pasan: se hablan.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.