espectaculos

Martes, 15 de enero de 2008

VISTO & OIDO

Por lo general son los fans quienes intentan arrancarles algo a las estrellas, pero esta vez fue Björk la que se quedó con un pedazo de camisa de un fotógrafo. La cantante llegó a Nueva Zelanda para participar del festival Big Day Out: en el aeropuerto de Auckland, Glenn Jeffrey desobedeció la orden de “No pictures” y tiró un par de fotos. Al dar media vuelta para irse, la cantante lo agarró de la camisa, que se desgarró. “Luego, Björk se cayó al suelo, pero yo no la toqué, ni hablé con ella”, aclaró el reportero gráfico.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.