espectaculos

Viernes, 13 de marzo de 2009

CULTURA › EL CONSEJO FEDERAL DE CULTURA SE REUNE EN RESISTENCIA

“Argentina no es sólo tango”

Los responsables de las áreas de Cultura de diversas provincias debatieron ayer con el eje puesto en la elaboración del anteproyecto de la Ley Federal de Cultura. El chaqueño Francisco Romero convocó a potenciar “la unidad de lo diverso”.

 Por Silvina Friera

En el Museo de Medios de Comunicación de Resistencia, los responsables de las áreas de Cultura de varias provincias del país “madrugaron” para inaugurar la Asamblea del Consejo Federal de Cultura, que se reúne por primera vez para definir el camino hacia el Congreso Argentino de Cultura del Bicentenario, conformar una Agenda Nacional de Cultura y poner en marcha los congresos regionales de cultura. Pero el tema central es la elaboración del anteproyecto de la Ley Federal de Cultura. El simpático y locuaz subsecretario de Cultura de Formosa, Antonio Alfredo Jara, regalaba a sus colegas bolsas con cd y libros de su provincia mientras no se cansaba de elogiar el talento como cantante y guitarrista de su par entrerriano, Roberto Romani. “Guarda que saca la guitarra y conquista a todas las mujeres”, dijo ante un grupo de periodistas como si fuera el representante de Romani. Brilló por su ausencia el ministro de Cultura y Turismo de la ciudad de Buenos Aires, Hernán Lombardi. “Creemos imprescindible una apertura a las expresiones federales. Argentina no es sólo tango, es la expresión de diversas riquezas históricas y culturales. El país debe tener políticas públicas sustentables que garanticen la promoción de nuestra identidad cultural”, dijo el gobernador de la provincia de Chaco, Jorge Capitanich, durante la apertura.

Francisco “Tete” Romero, presidente del Consejo Federal y del Instituto de Cultura de Chaco, apuntó al corazón del encuentro cuando lo calificó de “gran acontecimiento de la sociedad civil, donde se da la unidad de lo diverso para la búsqueda del alimento colectivo”. Romero subrayó que concibe a la cultura como ese alimento sin el cual no hay desarrollo ni crecimiento. “En 25 años de democracia no había sido restituido el Consejo Federal; nosotros tuvimos el honor de devolverle al país este espacio federal y lo más significativo es que esta revitalización no surgió de un escritorio, sino en el Congreso Argentino de Cultura, donde unánimemente se planteó que había que profundizar las políticas culturales federales y que el órgano para hacerlo es el Consejo Federal de Cultura”, recordó el presidente. “Estamos en el lugar indicado para hablar de esta tarea porque Chaco deriva de chacú, que por el lado quechua remite al sistema de caza por el cual 25 etnias convivían pacíficamente durante un período en el que también se realizaban los grandes acontecimientos de la sociedad civil. Es una acepción que refiere a una reunión o junta de naciones –explicó Romero–. El chacú es la unidad de lo diverso para la búsqueda del alimento colectivo; la cultura es ese alimento sin el cual no hay desarrollo ni crecimiento. Este Consejo Federal es el espacio que nuclea la diversidad.”

El subsecretario de Gestión Cultural de la Secretaría de Cultura de la Nación, Alí Mustafá, felicitó a los presentes “por un espacio que salió de la voluntad de todas las provincias como parte de un proceso histórico de al menos cinco años, durante los cuales vimos la necesidad de garantizar los derechos, bienes y servicios culturales”. Mustafá destacó que desde la Nación se está trabajando para instalar a la Argentina en los distintos foros internacionales, de América latina y países del Caribe, donde se debaten políticas de inserción social. En este sentido, subrayó la necesidad de “mantener, a nivel nacional, diálogos y foros regionales, a los que además han de sumarse los países hermanos para fortalecer la relación con el Mercosur”.

Sobre la elaboración del anteproyecto de la Ley Federal de Cultura –tema central de la asamblea que continuará sesionando hoy–, Mustafá consideró oportuno “conformar un grupo de trabajo con países que ya tienen una normativa federal, como Chile o México, para basarse en esas experiencias a la hora de desarrollar el texto de la ley. “No obstante hemos definido un primer borrador tomando como modelo nuestras leyes federales de Educación y Turismo”, aclaró. Mustafá elogió al Instituto de Cultura del Chaco “por la transformación que ha llevado adelante, con políticas acertadas en la diversidad y la garantía del derecho a los bienes y servicios culturales”.

Chaco es la primera provincia argentina que estableció por ley que el uno por ciento del presupuesto provincial se destinará a Cultura, como recomienda la Unesco. Pero, por la tarde, durante una videoconferencia, el mexicano Enrique Vargas, subdirector de Cultura de la Secretaría General Latinoamericana (Segib), se encargó de sorprender a los responsables de las áreas culturales cuando advirtió que “todos citan hasta el hartazgo que la Unesco recomienda que se destine el uno por ciento del PBI a Cultura, pero nunca he encontrado por escrito esta recomendación”. Vargas colaboró en la elaboración de la Ley de Cultura de México y asesoró también a los chilenos por el mismo tema. “El Estado deber garantizar las herramientas para que los programas culturales se lleven a cabo”, aseguró el director y recordó que actualmente México destina el 0,7 por ciento del PBI a Cultura. “En un país como México siempre se necesita más presupuesto para cultura, aunque también comparto la idea de que con poco se puede generar mucho”, añadió Vargas. El secretario de Cultura de la Nación, José Nun, le preguntó si a partir de ahora se lo puede señalar como el responsable de recomendar el trillado uno por ciento que no figura por escrito. “Es demasiada responsabilidad –ironizó Vargas–, pero creo que hay que aspirar a que el piso sea del uno y el techo del dos por ciento.”

“El proceso de elaboración de la Ley de Cultura en Chile fue ejemplar. Es una ley de grandes principios, una legislación de largo aliento”, respondió el especialista mexicano, aunque se le había pedido que trazara un cuadro comparativo, con los puntos fuertes y débiles, de la legislación chilena y mexicana. Vargas hizo hincapié en la Carta Cultural Iberoamericana, un instrumento de integración regional llamado a convertir la cultura en uno de los ejes básicos de las relaciones actuales de cooperación internacional. “Esta Carta es un referente a la hora de redactar un documento con mayores consensos, aunque no tenga una estructura legislativa.”

Compartir: 

Twitter
 

El secretario José Nun junto a funcionarios presentes en el Consejo.
Imagen: Gentileza Fátima Soliz
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.