espectaculos

Viernes, 22 de enero de 2010

CULTURA › POLEMICA POR LA APARICION DE “NUEVAS” OBRAS

El negocio de falsificar a Kahlo

 Por Andrew Johnson *

Los vibrantes, surrealistas autorretratos de Frida Kahlo la convirtieron en una de las pintoras más reconocidas a nivel mundial, la hija dilecta de México y la artista más cara de Latinoamérica. Pero los expertos en arte apuntan que la artista también se está convirtiendo rápidamente en una de las más falsificadas. En México se está desarrollando una batalla judicial a causa de una serie de “nuevos” trabajos descubiertos en 2004. Y ahora acaba de aparecer otra serie en el Distrito Federal. El caso sigue a la publicación, en noviembre y en Estados Unidos, de Finding Frida Kahlo, un libro de la curadora independiente Barbara Levine que documenta más de mil “nuevos” trabajos de Kahlo y su marido, el muralista Diego Rivera. En su momento se dijo que habían sido descubiertos en 2004 en la capital mexicana, pero los expertos desestimaron los extractos de diarios personales y las pinturas como falsas. Ahora, otro paquete de trabajos “redescubiertos” se está mostrando en la ciudad tras haber sido desenterrados de un baúl en la tienda de un anticuario de libros.

Una periodista asegura que se le ofrecieron los trabajos “recientemente descubiertos” mientras investigaba la historia de la primera serie aparentemente falsificada. “En un local del mercado de antigüedades de Plaza del Angel hay un baúl pintado por Rivera y Kahlo en el que hay cientos de piezas: fotografías, un vestido, más cajas pintadas, una Virgen de Guadalupe con un autorretrato firmado de Kahlo detrás. El comerciante quiere tres millones de pesos mexicanos”, escribió Galia García Palafox en una revista de Columbia. Cuando le preguntó al dueño del local de dónde venían los trabajos, el hombre respondió que la mayoría eran trabajos que Frida le dio a su fotógrafo y que él había mantenido por años. Según García Palafox, “estas piezas eran diferentes que las de la primera serie, involucrada en el caso judicial. Me fueron ofrecidas por un anticuario que las tenía en su local”.

Cuando Frida Kahlo murió, en 1954, era relativamente desconocida. Pero su reputación creció de manera sostenida hasta opacar a su marido: en 2002 fue el centro de una película ganadora del Oscar, Frida, protagonizada por Salma Hayek. James Oles, profesor asistente de arte en el Wellesley College de Ma-ssachusetts y experto en la obra de Kahlo, señala que el éxito de la primera serie de aparentes falsificaciones –que fueron tomadas lo suficientemente en serio para ser recolectadas en un libro especial y presentadas como genuinas– está alentando más falsificaciones. “De algún modo, cuando se trata de arte la gente tiende más a creer que no está siendo engañada, que son más vivos que los expertos. Es ridículo”, dice. “El ‘éxito’ de la primera serie les ha dado más coraje a los falsificadores para seguir adelante.”

Mientras tanto el nieto de Rivera, Pedro Diego Alvarado, se unió al Kahlo Museum del DF en un pedido a las cortes para que investiguen el origen del supuesto fraude. Levine, de todos modos, defiende su libro. “¿Por qué alguien crearía un archivo ficticio tan impactante?”, se pregunta. “Y si el diario no fue escrito por Kahlo, ¿quién tenía un conocimiento tan íntimo de su vida?”. El director de marketing de Princeton Architectural Press, sello que editó Finding Frida Kahlo, agrega: “Siempre tuvimos claro que este material se encuentra en proceso de ser autenticado. Ya fue autenticado por algunos expertos, pero otros no están de acuerdo. Y las opiniones, de un lado y de otro, son muy fuertes”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.