espectaculos

Sábado, 1 de octubre de 2011

CULTURA › ESTA TARDE, UN FESTIVAL EN SAAVEDRA PARA EVITAR OTRA LICITACION OSCURA

Música para defender el color verde

La irregular adjudicación de espacios públicos para la Metropolitana y un polideportivo llevó a una movilización de los vecinos que encontró eco en varios artistas, dispuestos a poner el hombro solidario y sumando un homenaje al Cuchi Leguizamón.

 Por Karina Micheletto

Saavedra se moviliza en defensa de los espacios verdes, y lo hace de la mejor manera: con un festival en el que la música es protagonista, que es además un homenaje al Cuchi Leguizamón, a días de cumplirse aniversarios de su nacimiento y de su muerte. Hoy, a partir de las 16, los vecinos convocan a una fiesta popular en la plaza Salvador Allende de este barrio (ver aparte). Allí actuarán artistas y grupos como Liliana Herrero, Guillermo Klein, Roxana Amed, Cuartoelemento, Bruno Arias, Mavi Díaz, Luciana Jury, Lucrecia Longarini, Luis Leguizamón y Palo Blanco, entre muchos que se sumaron solidariamente, tal como destacan los organizadores.

Liliana Herrero, el antropólogo Luis Leguizamón (hijo del Cuchi) y Lía Giménez, otra orgullosa vecina de Saavedra, se reunieron para contar a Página/12 los muchos motivos de alarma que tienen. Ya perdieron media plaza el año pasado con la construcción, en forma inconsulta, de una comisaría para la Policía Metropolitana. “Se construyó de manera ilegal, claramente, porque no se consultó en audiencia pública, ni pasó por la Legislatura. Eso nos hizo tomar conciencia de que era urgente movilizarnos”, dicen Leguizamón y Giménez. “Ahora, el Gobierno de la Ciudad quiere construir un polideportivo en la plaza Marshal Mayer, en la avenida Goyeneche entre Crisólogo Larralde y Núñez, y proyecta una serie de bares y edificios alrededor. La ley dice claramente que cualquier decisión en el área debe pasar por la Legislatura.”

Hace un año, los vecinos elevaron un proyecto de ley, proponiendo que todo ese parque lineal sea espacio verde y público. Argumentan, además, que a escasas diez cuadras se encuentra el Parque Sarmiento, con grandes áreas desaprovechadas, y que sería mucho más lógico que allí se emplace un polideportivo. “El Parque Sarmiento tiene 70 hectáreas, de las cuales no más de un 20 por ciento está en condiciones, con una pileta olímpica que hace años no funciona”, advierte Giménez. “El Polo Educativo no se terminó de construir. Allí se planeó una escuela para discapacitados, una escuela técnica; nada de eso avanzó, sólo se inauguró una parte, donde funciona un jardín de infantes con mucha precariedad, porque para entrar hay que atravesar una zona en construcción, peligrosa.”

“La lucha es por políticas participativas, por tomar a nuestro cargo la decisión de qué vida queremos llevar, qué barrio queremos para nosotros. Hay una identidad barrial que no pensamos poner en juego con decisiones tan arbitrarias”, completa Leguizamón. “A los que vivimos en Saavedra, este hermoso corredor nos ha costado mucho, han sido muchos los intentos de avanzar para ocuparlo con edificaciones”, siguen contando. “Cacciatore fue el que derribó las casas que había entre la avenida Congreso y la General Paz. Ya en esa época un grupo de vecinos empezó a pelear por esos espacios, resistiendo la autopista”, recuerdan.

“Lo que está pasando en el barrio es grave. De la construcción de la comisaría nos enteramos cuando empezaron a talar los árboles. Ahora supimos de casualidad que ya se abrieron los pliegos de la licitación para el polideportivo y los bares. Hubo una reunión con los constructores y representantes del Gobierno de la Ciudad; y aunque nadie nos invitó, fuimos a plantear nuestra postura. Supimos que hay otro proyecto para construir, en otra de las plazas, un edificio de inteligencia de la Policía Metropolitana. Los vecinos no queremos tener al Fino Palacios, queremos nuestra plaza”, se permiten una sonrisa.

Como una manera de ponerse en movimiento, propusieron nombrar las diferentes plazas que integran ese corredor verde. En una asamblea votaron elevar a la Legislatura nombres como “Carpani Berni”, “Spilimbergo”, “Juana Azurduy”, “Edmundo Rivero” y también “Gustavo ‘Cuchi’ Leguizamón”. “Yo estaba en esa asamblea y me emocionó que lo propusieran. Nadie sabía que era el hijo del Cuchi, así que, con gran vergüenza, tuve que contarlo. Enseguida surgió la idea de ligar el reclamo a un movimiento musical, y a un homenaje a mi viejo”, cuenta Juan Martín Leguizamón. “Y ahí es donde me sumo yo, que vivo en San Telmo, pero siento este reclamo como propio”, se suma Herrero. “La obra del Cuchi me sigue maravillando, me sigue interpelando y me sigue convocando. Yo les agradezco por invitarme, sé que vamos a pasar un hermoso sábado.”

Los agradecimientos son mutuos, y los organizadores destacan que todos los artistas ofrecieron solidariamente su trabajo, al igual que otras personas como la encargada de la prensa y difusión, Karina Nisinman. “La Secretaría de Cultura aportó el escenario, los baños químicos, la logística. Una cantidad de productores nos apoyaron incondicionalmente –agregan–. Somos muchos los que pensamos que la Ciudad debe ser habitable para todos.”

Compartir: 

Twitter
 

La vecina Lía Giménez, Liliana Herrero y el antropólogo Luis Leguizamón, hijo del Cuchi.
Imagen: Pablo Piovano
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.