espectaculos

Sábado, 1 de octubre de 2011

CINE › MEDEA EN BURKINA FASO

Exilio continuo

 Por Cecilia Hopkins

La versión de Medea, tragedia del griego Eurípides, llega al Festival interpretada por el elenco del Teatro Nanterre-Amandiens, que dirige el francés Jean-Louis Martinelli, interesado en conformar un elenco multirracial. Este de Medea está integrado en su mayoría por actores y cantantes burkineses, quienes se expresan en lengua bambara, que se habla en las regiones rurales de Burkina Faso (en el oeste africano). Con versión original de Max Rouquette en el idioma occitano de los campesinos del sur de Francia, la obra transcurre en un campo de refugiados: los personajes están en un limbo, en tránsito en la periferia de una ciudad y es allí donde Medea es confinada por Jasón, quien va a contraer nuevas nupcias y espera que ella acepte el destierro. En venganza, Medea, sabia en hechicerías, envenena a la novia para luego dar muerte a sus propios hijos.

Martinelli concibió la idea de traspolar al Africa la acción de la tragedia griega después de la visita que realizó a la región de Bobo-Dioulasso en 2001, cuando fue a coordinar un taller para actores locales. El director se hizo eco de las palabras de Pier Paolo Pasolini acerca de que “la verdadera dimensión trágica contemporánea está en el continente africano”. En su nuevo contexto, Martinelli actualiza esta tragedia sobre el exilio refiriéndose a los fracasos de la democracia, las guerras civiles y la inestabilidad política de Burkina Faso. La puesta enfatiza el sentido de lo colectivo a través de las intervenciones del coro de mujeres bambara.

Director del Teatro Nanterre-Amandiens, ubicado en un barrio obrero de las afueras de París, Martinelli suele trabajar con teatristas de orígenes diversos, en un esfuerzo por “conjugar lo cercano con lo lejano”. Entrevistado por un periódico europeo, opinó que en Europa occidental se vive cada vez más “bajo un cielo sin Dios”, y que, por el contrario, en Africa, los pueblos “están animados por un verdadero sentimiento de religiosidad, cercano a la superstición”. Respecto de Medea, señaló el tema de la brujería y “el poder oculto”. La obra se de-sarrolla teniendo como telón de fondo la guerra y el exilio. “La historia de Medea y Jasón es la de un exilio continuo... Estamos en sociedades totalmente individualizadas y el grupo no existe. Pero basta con ir al Africa para ver que la asamblea es una realidad.”

* Medea, mañana, a las 15, en la sala Cunill Cabanellas del Teatro General San Martín.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.