espectaculos

Sábado, 18 de febrero de 2012

CULTURA › OPINION

El panorama es alentador

 Por Ariel Prat *

En Argentina, y sobre todo en Buenos Aires, el Carnaval no podría existir sin la murga. En cambio la murga existe más allá del Carnaval, sobre todo hoy en día, cuando la murga desfila, canta, caminando sobre calles y escenarios acompañando a puro ritmo y color momentos de la vida social y cultural de este país. Línea de vida que arrancó sin meditarse y sólo a caballo del calor y el deseo popular un mes de octubre del ’45, cuando la murga aportó su viejo tam tam al ambiente, interrumpida allá por mediados de los años ’50 y retomado el trazo ya con el regreso de la democracia. Hay asignaturas pendientes en el campo de la cultura nacional, deudoras con la murga y con toda expresión criolla carnavalera. El bombo sigue siendo el gran desconocido para miles de percusionistas; el baile, para los entendidos de las danzas populares, ese “eslabón perdido entre el compadrito y el negro”, como suelo llamarlo.

Pero en épocas de recuperación y conquistas de derechos perdidos o ignorados, el panorama es alentador; somos muchos, acontecimientos como los del Bicentenario, la vuelta del feriado y el ciclo del Tasso que animamos por segundo año consecutivo, lugar clave de la música popular argentina, son pruebas valederas. Nuestra murga es el negro con pandereta, funyi y zapatillas blancas. Portador de un sentimiento de rabia y orgullo que se baila. Y nada que ver con otras orillas, que ignorancias bien aprendidas a veces pretenden meter en una misma bolsa, con agravios comparativos, zonceras de medio pelo.

La murga camina... ¡Salú Carnaval!

* Músico y murguero.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.