espectaculos

Sábado, 18 de febrero de 2012

CULTURA › EL CARNAVAL ATRAVIESA TODO EL PAIS

Una fiesta popular que ya no tiene restricciones

Tal como ocurrió el año pasado, se está desplegando en todo el territorio nacional el llamado “Carnaval Federal de la Alegría”. Además de los corsos porteños y de las fiestas provinciales, el próximo fin de semana largo se celebrarán los “Carnavales Federales en la 9 de Julio”.

 Por Karina Micheletto

Aunque no vea mi caja
aquí estoy, don Carnaval
no por haberme finado
le dejaré de cantar.
Copla popular


Para algunos será una fiesta ajena, protagonizada por otros. Una oportunidad, en todo caso, para las minivacaciones, o al menos para el descanso en casa. Para muchos otros será, en cambio, el momento de participar de una representación colectiva con fuertes rasgos identitarios, un encuentro de pertenencia, una fiesta sentida y asumida como propia, en pleno crecimiento. No es extraño que las posturas sean tan opuestas.

La fiesta de Carnaval tiene su lugar en el calendario oficial recién desde el año pasado, después de haber sido borrada con un decreto de Martínez de Hoz. Los últimos 35 años de “borramiento” oficial no han pasado en vano para el Carnaval. Claro que tampoco han sido años vacíos: como toda expresión de orden popular, su persistencia excede los dictámenes de la ley.

El Carnaval no ha muerto (no hay decreto que lo mate, dicen sus impulsores) y ha seguido asumiendo rasgos propios, según las regiones del país. En algunos lugares, como la ciudad de Buenos Aires, ha sido objeto también de movilizaciones en su defensa, asumidas por los mismos murgueros organizados, y acompañadas por algunos legisladores. De aquí en más, dicen los carnavaleantes, a la fiesta sólo le queda crecer. Habrá que ver entonces qué nuevas formas va tomando a medida que va se va instalando y creciendo como una celebración ahora oficialmente propio. En el barrio o en el megafestival, mientras tanto, el sentido y el valor del Carnaval siguen siendo los mismos: el de una fiesta en la que es posible hacerse visible, reconocerse, encontrarse y compartir nada más y nada menos que algo del orden de la celebración, en un espacio que tiene tanto de común como de igualador. Aquí, un recorrido por los carnavales que ya llegaron este año.

Alegría federal

Igual que ocurrió el año pasado, se está desplegando en todo el país el llamado “Carnaval Federal de la Alegría”. A grandes rasgos, no es ni más ni menos que el impulso y la difusión de fiestas de Carnaval ya instaladas, que ahora tienen un apoyo más importante del Ministerio de Turismo y la Secretaría de Cultura de la Nación. Esta actividad busca “revalorizar, difundir y promover en la sociedad el uso del feriado de Carnaval del 20 y 21 de febrero”, informan los impulsores. “Se proyecta como un espacio de encuentro, celebración popular y expresión libre de nuestras culturas regionales, generando conciencia acerca de nuestra diversidad cultural, nuestros orígenes y, también, sobre la amplia oferta de destinos para el Carnaval que ofrece el país”, se enuncia.

Según los datos oficiales, el año pasado los carnavales movilizaron a más de dos millones y medio de personas por todo el país, incluyendo en los festejos más de noventa localidades. Este año se incluirán las diferentes regiones del país –Centro, Cuyo, Norte, Litoral, Patagonia y Buenos Aires–, integrando a más de cien municipios. Se encuentran comprendidos los festejos de localidades como San Pedro de Jujuy, Maimará, Tilcara, La Quiaca, Humahuaca; Salta, Orán, Cerrillos, Tartagal, San Antonio de los Cobres, Rosario de Lerma, Cafayate, Animaná; Famaillá, Aguilares y Lules en Tucumán; Termas de Río Hondo, La Banda, Añatuya, Frías y Ojo de Agua en Santiago del Estero; Poman, Andalgalá, Belén y Mutquin en Catamarca; Bella Vista, Santo Tomé y Curuzú Cuatiá en Corrientes; Gualeguaychú, Gualeguay, Victoria, Paraná y Concordia en Entre Ríos; Mina Clavero, Río Cuarto, Valle Hermoso y Cosquín en Córdoba, entre muchos otros.

Entre todas estas fiestas, muchas tienen su identidad bien marcada y se extienden más allá de este fin de semana largo. Es el caso de los carnavales que se viven en el Litoral, o en la Quebrada. En Gualeguaychú, por ejemplo, el llamado “Carnaval del país” comenzó en enero y no se detiene hasta marzo. Cada sábado, tres comparsas desfilan ante unas 25 mil personas. El Corsómodro de la calle principal es el escenario de una fiesta que pone en escena el trabajo de buena parte de la comunidad, durante todo el año. Lo mismo ocurre en Corrientes, ciudad orgullosamente autoproclamada “Capital Nacional del Carnaval”, y con una larga tradición de festejos, comparsas, agrupaciones musicales, reinas y princesas. Los protagonistas de la fiesta son las tres Grandes Comparsas: Ara Berá, Sapucay y Arandú Belheza, la más joven. Y las Agrupaciones Musicales (que tienen una formación de banda, con más despliegue de percusión que de cuerpo de baile) son ya siete, encabezadas por las dos decanas: “Samba Show” y la imbatible “Samba Total”. También en el caso correntino, el Carnaval es, además de una masiva manifestación popular, un rasgo identitario que nuclea a la comunidad alrededor del arte de realización del vestuario, de la puesta teatral de las comparsas, del armado y diseño de las carrozas.

Los carnavales jujeños y salteños, las fiestas por excelencia del calendario del norte argentino, también tienen un atractivo creciente. Todo está listo allí desde varios días antes de los festejos, que transforman radicalmente localidades pequeñas como Tilcara, que este fin de semana recibirá, según se calcula, unos 60 mil visitantes. Bien, bien al norte del país, la novedad este año será el Primer Festival Nacional de Folklore “La Quiaca - Alto Pueblo”: allí, se sumarán a los festejos de Carnaval una fiesta de música y danza, en la que tendrá gran participación en cuanto a convocatoria de nuevos talentos el local Bruno Arias.

Carnavales aporteñados

En la ciudad de Buenos Aires, como cada año, durante todo febrero se vienen desarrollando corsos en los diferentes barrios, todos los sábados, domingos y feriados. Son días de fiesta para las murgas, declaradas Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires en 1997. En el desfile por los diferentes corsos, es el momento también del balance y de puesta en común de lo aprendido, en el cruce entre la herencia que representan y los cambios que introducen como expresión artística en tiempo presente.

Hay en los barrios del Abasto, Almagro, Bajo Flores, Bajo Núñez, Balvanera, Barracas, Boedo, Coghlan, Colegiales, Flores, Liniers, Lugano, Mataderos, Monserrat, Palermo, Parque Avellaneda, Parque Patricios, Paternal, Piedrabuena, Pompeya, Saavedra, San Lorenzo, San Telmo, Villa Crespo, Villa Pueyrredón y Villa Urquiza. Entre las murgas que actúan en estos carnavales están los Cometas de Boedo, Cachafaces, Pasión Quemera, Los Mismos de Siempre, Los Reyes del Movimiento, Alucinados de Parque Patricios, los Amantes de la Boca, la Gloriosa de Boedo, Calaveras de Constitución, los Mimados de la Paternal y los Girosos de Pompeya.

La novedad de este año girará alrededor del Obelisco, en un megafestejo organizado por Presidencia de la Nación, que se anuncia para el próximo fin de semana largo (sábado 25, domingo 26 y lunes 27 de febrero) como “Carnavales Federales en la 9 de Julio”. La avenida, desde la calle Sarmiento hasta la calle México, será el escenario de un desfile que se anuncia como multitudinario, con murgas, comparsas y agrupaciones de músicos y bailarines de buena parte de Sudamérica. Se sumarán escolas de samba de Brasil, murgas uruguayas, comparsas bolivianas y carrozas colombianas. El “gran corso” tendrá montados también diferentes escenarios en los que se programarán shows musicales y espectáculos artísticos, tal como ocurrió en los festejos del Bicentenario.

Carnaval en primera persona

Así se llama la actividad que propone el Centro Cultural Rojas –polo importante de desarrollo de la murga porteña, con el sello de Coco Romero– del 22 al 25 de febrero próximos. Además de presentar el libro Los talleres de la murga del Rojas. El árbol genealógico (que rastrea la experiencia de aprendizaje y formación de las murgas, con entrevistas a sus protagonistas), se festejarán los 17 años de la publicación El Corsito, y se anuncian dos espectáculos por día, en la sede de Corrientes 2038 (La Carnavalera y Flor y Nata el miércoles, Garufa de Constitución y Los Descontrolados de Barracas el jueves, Los Garciarena y Los Quitapenas el viernes, La Sonora del Che y Momo A Shanty el sábado, más información en www.rojas.uba.ar).

Otro festejo porteño es el que anuncia para más adelante Luciana Vainer, reconocida murguera porteña: el espectáculo Carnavailar, que se montará el domingo 4 de marzo en el Konex (Sarmiento 3131), con gran despliegue de murgueros, bailarines, actores, músicos, clowns, se anuncia como “una celebración de nuevos y viejos carnavales”. El miércoles próximo, por último, Ariel Prat dará su último show carnavalesco en el Torquato Tasso (Defensa 1550), con Los Inevitables de Flores como murga invitada. Se invita al público “a que se anime a venir disfrazado o con los colores de su murga preferida”, y se anuncian premios a los mejores disfraces. Y la fiesta de siempre, “sea o no carnaval”.

 


Carnaval, ya es que se va,
ya cumplió su temporada;
por fin dormirán las viejas
las malas noches pasadas.
Copla popular

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.