espectaculos

Lunes, 9 de julio de 2012

CULTURA › EMPIEZA HOY LA 22ª FERIA DEL LIBRO INFANTIL Y JUVENIL

Primeros escalones para formar al lector del mañana

Durante tres semanas, el encuentro que se desarrollará en el Centro de Exposiciones de la Ciudad será escenario de espectáculos, talleres, narraciones orales y un sinfín de actividades, pero siempre con el libro como eje.

 Por Silvina Friera

La escena no ocurrió. Pero está a punto de suceder. Los protagonistas cambian; es un elenco inestable que obedece al patrón de la repetición. No es una instantánea al borde de la insignificancia, desprovista de valor representativo. Ese encuentro fortuito quizá sea la primera imagen fundacional de una pasión venidera. La lectora del mañana es una gurrumina que apenas alcanza a manotear un libro. Tal vez lo hojea hasta que su dedo índice se posa en algún dibujo. O lo mueve como si acunara a un recién nacido. La Feria del Libro Infantil y Juvenil, que empieza hoy en el Centro de Exposiciones de la Ciudad, es un microcosmos que produce la especificidad del mundo. Durante tres semanas, hasta el domingo 28, los chicos que tienen un lazo cristalizado con los libros y la lectura refrendarán, una vez más, el entusiasmo y la avidez ilimitadas por esos objetos del deseo. En cambio, aquellos que por múltiples causas aún miran los libros como se observa a un mono en el zoológico, entre curiosos y pensativos, tendrán la oportunidad de conectarse, por primera vez, de una manera más relajada y lúdica, a través de espectáculos, talleres, narraciones orales y un sinfín de actividades que en esta 22ª edición tienen como columna vertebral el libro.

La feria duplicó el espacio respecto del año pasado; ocupa casi 15 mil metros cuadrados del predio de Figueroa Alcorta y Pueyrredón. Regresan las plazas, los pasillos más anchos, los espacios de descanso, y hay más lugar para los expositores. Un puñado de adolescentes estará en su salsa con el Tercer Festival de Historieta “La aventura continúa”, que se realizará el 27 y 28 de julio. Esta tercera edición contará con talleres de guión, dibujo, humor gráfico y charlas con historietistas argentinos. Y la participación estelar de uno de las más grandes guionistas de la historieta argentina: Robin Wood. Como todos los años, muchos escritores firmarán sus libros y podrán escuchar de primera mano los comentarios de sus lectores más sagaces. Allí estarán, lidiando con la perplejidad y el asombro de ese intercambio tan fructífero, Adela Basch, Andrea Ferrari, Liliana Bodoc, María Teresa Andruetto, Ana María Shua, Ema Wolf, Paula Bombara, Leonardo Oyola, Cecilia Pisos, Márgara Averbach, Liliana Cinetto, Eduardo Abel Giménez, Jorge Saldaña, Martín Blasco, Elisa Boland y Eduardo González, entre otros.

El lema de esta edición, “¡Para leerte mejor!”, se propone “jugar con los clásicos, con una frase muy conocida que suena al oído de todos”, dice Gabriela Adamo, directora de la Fundación El Libro. Al Centro de Exposiciones llegarán miles de niños y adolescentes que, en el mejor de los casos, ratificarán su avidez previa por los libros y la lectura. Pero muchos, la gran mayoría, tendrán ese bautismo o contacto con una oferta que no deja de crecer. Y de sorprender: en 2010 se lanzaron al ruedo 3895 títulos, cifra que en números de ejemplares alcanza nada menos que 18.719.391, según datos suministrados por el Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Metropolitano (Cedem), que depende de la Dirección General de Estadísticas y Censos del Gobierno de la Ciudad. Al menos la feria, en una primera instancia, busca estimular la lectura y hacer que se lea más. “Leer mejor es más dudoso o un terreno más subjetivo –aclara Adamo–. Esta feria tiene un abanico de visitantes tan grande y diverso que lo que es leer mejor para algunos no es lo mismo para otros. El mero acceso a la lectura, a la idea de que el libro es una opción vital, es como el primer escalón en esta larga escalera que te lleva a leer mejor. Poder plantear este primer escalón, que es el acceso a los libros, es uno de nuestros objetivos. A lo largo de las distintas actividades, vamos subiendo la apuesta; trabajamos con los docentes y los profesionales del libro, para ir sofisticando este acceso a los libros y hacerlo cada vez un poco más demandante, según las posibilidades y necesidades de cada lector.”

Escalera o mapa de pequeña escala, la Feria también puede ser pensada como una suerte de máquina sinóptica en la que la selva de la literatura y afines se concentra en los stands de los 130 expositores –editoriales, librerías, distribuidoras e instituciones culturales–, que exponen su material dedicado a niños, jóvenes y docentes. “Lo que percibimos es que acá viene gente de menores recursos, que no está acostumbrada a entrar a una librería o ir a una biblioteca, y que tiene su primer encuentro con el libro, mucho más que en la Feria Internacional –compara Adamo–. En cuanto a la cantidad de lectores, como siempre, nos faltan estadísticas. En general, el mercado del libro infantil ha crecido muchísimo, no sólo en la Argentina; es un mercado muy vital a nivel mundial. ¿A qué se debe? Hay distintas posibilidades de explicación, desde la vinculación con todo el aparato escolar que le da muchísimo respaldo, porque los libros de ficción se empezaron a usar masivamente en las escuelas en los últimos años y eso hizo que muchas editoriales se metieran a trabajar también en este rubro, hasta una variedad de material que se fue desarrollando desde el producto libro material, las calidades de impresión, los tipos de papel, las tapas duras, las tapas de plástico, los libros de tela, y que fue ganando público y lectores.”

Una sucesión simétrica y asimétrica de volúmenes se despliega ante los ojos de los pibes, alineados en los coloridos stands de las editoriales. “Para los adultos, todavía regalar un libro a un chico es muy importante. Nosotros tratamos de alentar la figura del mediador, el adulto, que es al fin y al cabo el que le va a hacer llegar el libro. Y este adulto, ya sea una docente en clase, una mamá, un papá o una abuela, cumple un rol fundamental. Quizá ese adulto no se compra libros para él o compra poco, pero les sigue comprando libros a sus chicos”, subraya Adamo. “Desde el año pasado empezamos a poner claramente el eje en el libro. La feria se ofrece como un lugar muy atractivo para visitar en las vacaciones de invierno, cuando las familias están con todos los chicos y no saben qué hacer, adónde llevarlos. La feria se instaló como un lugar accesible, de bajo costo –porque sólo paga el adulto y los chicos entran gratis–, donde hay una cantidad de actividades y espectáculos a disposición del público. Pero todas las actividades tienen al libro como eje, para que se vayan con las ganas de seguir explorando.” El menú es suculento: magia, música, teatro, títeres, clown y juegos. Diariamente habrá presentaciones de Los Salvatierra, la Compañía de Teatro El Juglar, el Grupo La Galera, Luis María Pescetti, el uruguayo Roy Berocay y su sapo Ruperto –delicia de los niños más “rockeros”–, talleres de teatro, literatura, música, dibujo, historieta, pintura y narraciones de cuentos, leyendas, poemas, canciones y trabalenguas, que invitan a interactuar con los personajes que habitan la literatura infantil y juvenil.

Entre los espacios fijos como el Rincón de Ciencias Melquíades, experimentos y talleres con burbujas gigantes para chicos de todas las edades, se destaca la Biblioteca Infantil Gustavo Roldán, homenaje al gran narrador chaqueño, ese autor que podía engatusar con las palabras como pocos lo hicieron y que murió en abril pasado. “La Biblioteca la defendemos a capa y espada; es el corazón de la feria, donde simplemente están los libros en un espacio cómodo, agradable. Al chico no se le exige nada: se le ofrece que pueda agarrarlos y tirarse a leer como quiera. Pero nada más. No tienen que responder preguntas ni dar un examen, ni escuchar a alguien que hace una interpretación, sino simplemente usar como prefieran esos libros”, pondera Adamo, consciente del peso que implica, especialmente en las aulas, el imperativo de la lectura obligada. En este corazón, en este espacio, editores y autores vinculados con Roldán leerán cuentos del autor de “El monte era una fiesta” y “Los sueños del yacaré”.

Compartir: 

Twitter
 

En esta edición, el lema de la feria será “¡Para leerte mejor!”.
Imagen: Pablo Dondero
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.