espectaculos

Martes, 15 de julio de 2014

CULTURA › LA BIENAL DE ESCULTURA SE DESARROLLARA EN RESISTENCIA, CHACO, HASTA EL DOMINGO

Artistas del mundo para el hombre nuevo

Diez escultores de renombre internacional y nueve argentinos que no les van en zaga trabajarán en acero inoxidable con la consigna del “Homo Novus”. También habrá una obra colectiva de las escuelas de Bellas Artes de todo el país, talleres y ferias.

 Por Cristian Vitale

Bajo la bandera del hombre nuevo, y con escultores provenientes de varios lares del mundo, comenzó la apuesta cultural más importante del Chaco: la Bienal del Escultura, que se extenderá hasta el domingo próximo, con epicentro en el Museum, enorme solar de 14.500 metros cuadrados ubicado entre el parque de 2 de Febrero y el río Negro. La consigna de esta nueva edición de la competencia escultórica “a cielo abierto” más importante de Sudamérica es el “Homo Novus”, obra en acero inoxidable. “Hay un pueblo que está esperando hace dos años esto que nos identifica y que nos está marcando un rumbo que tiene mucho que ver con el espíritu, el alma y el amor”, sostuvo Fabriciano Gómez, presidente de la Fundación Urunday y alma mater de la movida, en la previa de un evento en el que confluyen diez artistas de renombre internacional, con otros nueve argentinos que no les van en zaga. “Han sido muy generosos con nosotros para aceptar venir de cuatro continentes a trabajar un material muy complicado como el acero inoxidable”, acentuó Fabriciano, con los acontecimientos en pleno desarrollo.

Los escultores internacionales que participan de la Bienal en la joven provincia argentina (organizada por la Fundación Urunday y el gobierno de la provincia) son Robert Kögel (Alemania), Josef Baier (Austria), Thierry Ferreira (Francia), Kei Nakamura (Japón), Ilker Yardimci (Turquía), Piotr Twardowski (Polonia), Hugo Maciel (Portugal), Rubio Harak (Puerto Rico), Percy Raúl Zorrilla Soto (Perú) y Gleb Tkachenko (Rusia), mientras que los estetas criollos son Armando Ramaglia, Francisco Ferrer, Rodolfo Soria, Enrique Gurevich, Juanjo Mosca, Paulina Webb y Ana María Medina. Locales y visitantes contribuyen a un todo escultórico provisto de animales de arena, esculturas flotantes, nativos de pueblos originarios haciendo una obra colectiva, y un concurso de lampiñeros. “Lo que estamos haciendo con esto es solamente dejar nuestra semilla y justificar nuestra existencia”, sostuvo Fabriciano, que también se refirió a otra de las propuestas clave de la Bienal: la unión de alumnos de escuelas de Bellas Artes de todo el país con el fin de construir una escultura en 48 horas sin parar, en un taller al aire libre. “Para ellos es un desafío poder hacer en ese tiempo una obra donde los alumnos de Bellas Artes no están acostumbrados a operar esas herramientas. El objetivo no es solamente ganar el premio sino haber trabajado juntos durante ese tiempo”, explicó el escultor sobre este trabajo que será reconocido por el Premio Desafío.

El Ministerio de Cultura de la Nación pone un pie, también, en la Bienal del Chaco a través de un espacio de reflexión y elaboración activa y plural: el taller “Territorio en construcción. Imaginando el futuro”, que se realizará entre mañana miércoles y el viernes (con acceso libre y gratuito), a cargo de las profesoras Cecilia Besada, Julia Cossani y Marina Etchegoyen. En el taller se trabajará con recortes de madera autóctona y materiales de desecho, para explorar el ensamblado y el collage y reflexionar sobre la idea de “Homo Novus”. Otra de las actividades, por su parte, será la Feria de Maestros Artesanos, donde expondrán artesanos de la región (provenientes de las comunidades qom, moqoit y wichí), y también habrá arte digital, conferencias magistrales, talleres de técnica, recitales folklóricos, esculturas efímeras, obras de ballet y teatro, con objetivo atrapa-turistas. “Por primera vez, a través de los paquetes turísticos se están invitando a los habitantes de la Argentina y del mundo para que vengan al Chaco, donde se va a producir una manifestación cultural que tiene que ver con el alma y el espíritu”, apuntó el presidente de la Fundación Urunday, creada en 1989 y responsable de un paisaje urbano muy amigo de la propuesta. Centenares de esculturas –a manera de museo al aire libre y hechos por escultores de diversos países– pueblan sus espacios públicos, y connotan vectores estéticos que sintonizan con el arte contemporáneo. Y también, a manera de representación, claro, con tiempos antiguos. Casi sin años.

Compartir: 

Twitter
 

La Bienal de Escultura es organizada por la Fundación Urunday y el gobierno provincial.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.