espectaculos

Domingo, 1 de febrero de 2015

CULTURA › COMIENZAN EN TODO EL PAIS LOS FESTEJOS DEL CARNAVAL

Hoy despierta el dios rector de la gran fiesta pagana

En Buenos Aires, habrá 32 corsos barriales que servirán de escenario para más de cien murgas. Pero eso es apenas una muestra de lo que sucederá en todo el país desde hoy, con grandes movilizaciones populares en Gualeguaychú y Corrientes, entre otras ciudades.

 Por Andrés Valenzuela

Pocos acontecimientos culturales en la Argentina pueden presumir de ser tan genuinamente populares como el carnaval. Desde la celebración norteña de Tilcara hasta el asfalto murguero porteño, desde las comparsas devenidas industria turística de Gualeguaychú hasta los gauchos enmascarados de Olavarría: la idolatría de Momo es tradición nacional desde antes que el país fuese tal. Lo celebraban los esclavos, vistiendo la ropa de sus amos. Lo musicalizaban las orquestas de tango (¿en cuántas historias familiares hay abuelos que se conocieron en un baile de carnaval?), lo cantaban los poetas que aprovechaban la escena callejera para criticar al poder. Con los años, los carnavales cambiaron mucho. Aggiornaron sus modos, redefinieron su rol cultural, social y, en algunos lugares, hasta económico. Fueron espacio de distracción y también de resistencia. Y en cierto modo, aún conjugan todo eso. Esa riqueza cultural regresará hoy a todo el país, cuando con la caída del sol despierte el dios de la fiesta carnavalera.

Aunque técnicamente el carnaval se extiende sólo el fin de semana largo que va del domingo 14 al martes 16 de febrero (ese lunes y martes son oficialmente feriados desde que el gobierno nacional los reinstituyó en 2010 en el calendario), lo cierto es que la tradición marca festejo para todo el mes. Cada distrito organiza la fiesta a su modo y a sus propios tiempos. Algunas ciudades tendrán banderines y papelitos de colores desde esta misma noche. Otros esperarán al sábado próximo. Y alguno, como el carnaval del norte argentino, se extenderá hasta el 9 de marzo, cuando se entierra al Diablo carnavalero, a la espera de su resurrección pagana el siguiente año.

Carnavales del país

En Buenos Aires, habrá 32 corsos barriales que servirán de escenario para la presentación de más de 100 murgas, que suelen estar compuestas por alrededor de 50 y 200 integrantes. Además, en algunos corsos habrá presentaciones especiales de grupos musicales, humoristas y otras actividades. Desde el Programa Carnaval Porteño anunciaron además que en esta edición reincorporarán algunas plazas a los festejos y que se animó a la celebración en clubes de barrio, como a la vieja usanza.

Según los organizadores, en febrero de 2014 circularon por los corsos porteños alrededor de un millón de personas. A partir de hoy, la actividad ocupará las calles de los distintos barrios porteños. Los sábados, los bombos sonarán de 19 a 2 de la mañana; los domingos, la fiesta se extenderá hasta la medianoche; y durante los feriados oficiales será similar: el lunes hasta las 2 y el martes hasta las 12.

De todos esos corsos, habrá siete de particular importancia para la organización del carnaval. Son los llamados “corsos evaluadores”, donde hay un jurado fijo que observa y evalúa desde distintos puntos el quehacer de agrupaciones murgueras y centro-murgas. De esa evaluación surge una categorización que marca, también, cuántas veces saldrá a mostrar su tarea cada grupo al año siguiente. Este año los jurados estarán en Villa Pueyrredón, Almagro, Paternal, Villa Crespo, Pompeya, Parque Avellaneda y Flores. El dato no es menor: muchas murgas ponen lo mejor de sí en estos lugares, que además suelen tener la infraestructura más adecuada.

Aunque el festejo de Gualeguaychú se propone como “el carnaval del país”, no es la única manifestación de Momo. Sí es la que convoca más gente en un único punto. De hecho, se proclama como la mayor celebración cultural a cielo abierto del país. El turista no debe confundir “popular” con “gratuito”. En febrero, las entradas parten de los 200 pesos por persona y van sumando distintos extras por ubicación. Por un sector vip (como en los recitales internacionales, los hay de distintas categorías) se pueden llegar a pagar hasta mil pesos. Del carnaval de la ciudad participan tres comparsas: Kamarr, O’Bahía y Papelitos. Estas tres compiten anualmente y suelen convocar a figuras televisivas para que participen de su desfile.

Corrientes, en tanto, está consagrada legalmente como la Capital Nacional del Carnaval y este año cumple medio siglo de festejos organizados. En esta ocasión, los desfiles ya empezaron el pasado viernes 23 de enero y habrá desfiles en el corsódromo hasta el 16 de febrero. También habrá tres jornadas de shows en un anfiteatro y en un evento especial se consagrará a la Reina del Carnaval.

Lejos de la pluma y la batucada, pero con una tradición de más de cinco siglos, se celebra en la Quebrada de Humahuaca el carnaval de Tilcara, muestra de sincretismo entre las tradiciones de los pueblos originarios locales y las costumbres que trajeron los conquistadores españoles. Aquí el dios-demonio carnavalero se desentierra cada año. En esta ocasión será el sábado 14 y desde ese momento bajarán las comparsas hasta los pueblos, para seguir los festejos con baile y música tradicional. En marzo, además, se realiza el “carnaval chico”, que culmina con el entierro del Diablo carnavalero.

El portal www.carnavalargentina.com.ar consigna otra veintena de lugares del país con fiesta carnavalera organizada, de distintas características. Por ejemplo, en Chilecito (La Rioja) se brinda especial atención a la ceremonia del topamiento y la Fiesta de la Chaya, que se mestiza con las tradiciones diaguitas. Más cerca de Buenos Aires, Lincoln se propone como la “capital nacional del carnaval artesanal”, con carrozas, comparsas y atracciones mecánicas. Cada noche, después los desfiles, cerrará con shows gratuitos de artistas como Luciano Pereyra, Karina, Fuerza Bruta y David Bisbal. En General Pico, La Pampa, desfilan carrozas ornamentadas, algo que suele replicarse en otros puntos del país, como Vera (Santa Fe) o Chaco. En Rosario, el club Newell’s Old Boys mantiene la vieja tradición del festejo de carnaval de los clubes de barrio, con entrada baratísima (cinco pesos), o gratis, si el festejante va disfrazado. Mar del Plata, en la costa, no tiene un único punto para su homenaje a Momo. La ciudad estará repleta de corsos por los que circularán tanto murgas como comparsas.

Festejos de carnaval, se ve, habrá para todos los gustos. Sólo hay que soltar la formalidad del resto del año, sonreír ante los colores y levantar la copa por el dios rector de la fiesta pagana.

Compartir: 

Twitter
 

Según los organizadores, en febrero de 2014 circularon por los corsos porteños alrededor de un millón de personas.
Imagen: Verónica Martínez
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.