espectaculos

Miércoles, 13 de julio de 2016

CULTURA › UN SHOW TEATRAL Y UN NUEVO LIBRO, EN FORMATO DIGITAL, REAVIVAN LA FIGURA DE WITOLD GOMBROWICZ

Un provocador que sigue siendo actual

Los impulsores del espectáculo Contra los escritores, inspirado en las afrentas del gran autor polaco, que escribió parte de su obra en Buenos Aires, también son los compiladores de El fantasma de Gombrowicz recorre la Argentina, que reúne 37 artículos inéditos.

 Por Silvina Friera

“¡Que viva la inmadurez!”, podría ser el grito de una guerra que aún se libra en el campo cultural. El fantasma de Witold Gombrowicz (1904-1969) convoca a viejos y nuevos lectores. “El mundo me trataba como a un joven –¿acaso para la mayor parte de mis lectores polacos no era yo sino un muchacho delirante, una persona poco seria?–. Para los argentinos era alguien totalmente desconocido, más o menos igual que un principiante llegado de provincia y que tiene que demostrar sus capacidades para poder ser aceptado –recuerda el escritor en su Diario argentino (El cuenco de plata)–. Aunque quisiera imponerme con valor entre esa gente, ¿qué podía hacer si no conocía el idioma y me entendía con los demás en un francés defectuoso? Así que todo: mi aspecto, mi situación, mi absoluta desviación de la cultura y las vibraciones secretas de mi alma, todo me empujaba hacia una despreocupación y autosuficiencia juveniles”. Contra los escritores es un show teatral con formato de programa televisivo, que será conducido por Patricio Barton y Maru Drozd, en el que actores, músicos, periodistas, científicos y artistas jugarán a leer y a deformar a Gombrowicz en el Teatro del Globo (Marcelo T. de Alvear 1155), el martes 16 de agosto a las 20.30, con entrada libre y gratuita. Víctor Hugo Morales, Reynaldo Sietecase, Gabriel “El Puma” Goity, José María Muscari, Mirta Busnelli, Paola Barrientos, Dalia Gutmann, Diego Frenkel, Felipe Pigna, Jorge Dorio, Diego Golombek y Juanky Jurado, entre otros, han confirmado su participación en esta propuesta orquestada por un grupo de auténticos chiflados “gombrowicianos” encabezados por los escritores Nicolás Hochman, Diego Tomasi y Marcos Urdapilleta, que están organizando una campaña para recaudar fondos en analdeideas.com/proyectos/contra-los-escritores/ <http://panaldeideas.com/proyectos/contra-los-escritores/>

La propuesta viene como anillo al dedo para lanzar un nuevo libro: El fantasma de Gombrowicz recorre la Argentina, que incluye 37 artículos inéditos sobre el autor de Ferdydurke, que se puede descargar en www.congresogombrowicz.com. La movida con el escritor polaco arrancó en 2014, cuando se concretó el I Congreso Internacional Witold Gombrowicz y siguió el año pasado con una gran lectura en vivo titulada “Gombrowicz en 1 minuto”. Además se armó una “Biblioteca Gombrowicz” con más de 300 textos y una audiovideoteca con películas, cortos y documentales. “Nosotros arrancamos el año pasado con la campaña ‘Echemos a Gombrowicz a la calle’ porque Gombrowicz vivió 24 años en la Argentina y es un autor de culto para algunos escritores e intelectuales, dramaturgos y psicoanalistas, pero no se trabaja en la universidad. Si parás a alguien en la calle y le preguntás no si leyó a Gombrowicz sino si escuchó hablar de él, te va a decir que no –explica Hochman a Página/12–. Gombrowicz es un autor que merece ser leído, que es provocador y re contra actual. No hay autores difíciles, sino distintas maneras de encarar la literatura”. Contra los escritores juega con el título de la conferencia “Contra los poetas” que dio Gombrowicz en 1947. “¿Por qué no me gusta la poesía pura? Por las mismas razones por las cuales no me gusta el azúcar ‘puro’. El azúcar encanta cuando lo tomamos junto con el café, pero nadie se comería un plato de azúcar: sería ya demasiado. Es el exceso lo que cansa en la poesía: exceso de la poesía, exceso de palabras poéticas, exceso de metáforas, exceso de nobleza, exceso de depuración y de condensación que asemejan los versos a un producto químico”, dijo el escritor polaco en esa emblemática conferencia. “A él no lo conocía nadie acá, recién acababan de traducir Ferdydurke, y lo invitan de la Sociedad Argentina de Escritores a dar esa conferencia, que para mí es un manifiesto estético y político brillante”, sintetiza Hochman.

Contra los escritores es apto para todo aquel público curioso que se quiera iniciar en la lectura del autor de Cosmos, Bacacay y El casamiento, entre otros títulos. “La idea es transmitir que cualquiera puede leer a Gombrowicz. Muchos de los artistas que nos confirmaron que van a participar no han leído a Gombrowicz. No convocamos a especialistas, críticos o escritores. Varios se van a enterar arriba del escenario de las preguntas y de los juegos. Aunque van a tener un panorama previo, no van a tener las respuestas. Mirta Busnelli sí es una gran lectora de Gombrowicz y el otro día me decía que cuando hace algún papel trata de meter alguna línea de Gombrowicz solapadamente”, comenta Hochman y revela que a una semana de iniciar la campaña para recaudar fondos ya tienen 7000 pesos de los 33.000 en total que necesitan para pagar el alquiler del teatro, a los técnicos, el sonido y la impresión de los programas. “Gombrowicz no se estudia en la universidad. Más allá de algún seminario que dio Américo Cristófalo, no aparece en ningún programa de literatura argentina, ni europea ni polaca. Las excepciones se pueden contar con los dedos de una mano. La cuestión de que Gombrowicz se enemistara tanto con el grupo Sur de algún modo sigue perdurando. Si Gombrowicz es leído hoy, se debe a escritores como (Ricardo) Piglia o (Juan José) Saer, que salieron a evaluarlo de otra manera. La gran provocación de Piglia, que dijo que Gombrowicz es el mejor escritor argentino, es atinada. Me parece que es una provocación en los mismos términos en que provocaba Gombrowicz con la búsqueda de movilizar, de salir del lugar establecido, de despertar mentes dormidas. Gombrowicz tiene un nivel de erosión y de crítica hacia los lugares constituidos de la sociedad, empezando por la literatura, que no están en ningún otro escritor”.

Hochman reflexiona sobre las provocaciones del escritor polaco, dirigidas no sólo al grupo Sur. “Gombrowicz es un autor complejo. Si uno tiene herramientas para leerlo, se puede entender su literatura de otra manera. Si agarrás Ferdydurke y lo leés sin saber lo que tenés entre manos, es muy probable que lo ames o lo odies. Genera algo que es verdaderamente incómodo. Los lectores no estamos acostumbrados a tanta provocación; requiere poner en juego algunas cuestiones. Desde su primer libro, Gombrowicz está a favor de la juventud y de la inmadurez y está en contra de las formas. El común de la literatura defiende la idea de las formas, la cuestión de madurar y cómo la edad da herramientas para ser mejor escritor y mejor lector. Como lectores, no estamos acostumbrados a pensar la literatura y la vida desde la inmadurez. Siempre cuando organizamos estas cosas, me pregunto qué hubiera dicho Gombrowicz. Yo creo que se hubiera enojado, estaría en contra, porque estaba en contra de todo. Pero también creo que le hubiera resultado por lo menos simpático, porque es una manera que tenemos de intentar generar un movimiento cultural independiente desde otro lugar.”

Compartir: 

Twitter
 

Gombrowicz es el mejor escritor argentino, afirmó Ricardo Piglia, en línea con las provocaciones del polaco.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.