espectaculos

Viernes, 7 de octubre de 2011

HISTORIETA  › LA REVISTA FIERRO FESTEJA SUS CINCO AÑOS CON PAGINA/12

Tiempo de celebración y de homenaje

El número 60, que sale mañana con el diario, está dedicado a la obra de Carlos Trillo. Una de las sorpresas es la publicación completa, por primera vez en la Argentina, de El tiempo del mal, con dibujos de Domingo Mandrafina.

 Por  Lautaro Ortiz

Fierro cumple cinco años. La revista dirigida por Juan Sasturain festeja 60 ediciones mensuales con un número dedicado a la obra de Carlos Trillo, presencia ineludible de esta publicación desde que retornó al mercado de revistas nacionales, en octubre 2006. Y como en cada uno de sus aniversarios, la revista sorprende con novedades: en esta oportunidad es la publicación completa –por primera vez en Argentina– de El tiempo del mal, último libro escrito por Trillo –con dibujos de Domingo Mandrafina– para el mercado francés.

Pero el homenaje no termina ahí, en este especial de 72 páginas –que mañana sale junto al diario– se publica por primera vez la versión original de la primera colaboración entre Trillo y Mandrafina en el año 1979, llamado Los misterios de Ulises Boedo. Y hay dos joyas para el final: la mirada sobre el tumultuoso 17 de octubre de 1945 que la dupla creó para el libro La patria Dibujada (editado por la Secretaría del Cultura de la Nación), y un texto del escritor Eduardo Belgrano Rawson –con dibujos de Pablo Túnica– que recuerda los gloriosos años ’60, cuando los dos amigos iniciaban sus carreras como escritores. Una edición que demuestra, tal como señala su director, “la madurez” de una revista que “hace cinco años ya no es hija de nadie, segunda parte de nada”.

Durante casi tres años, Mandrafina trabajó a pura acuarela las 46 páginas que componen El tiempo del mal (que los franceses rebautizaron y publicaron como La guerra de los magos), historia que narra las aventuras de dos hombres, ex amigos, que 25 años atrás fueron amantes de una misma mujer con quien se supone que tuvieron una hija. Ninguno sabe quién es realmente el padre. La única que pude develar ese secreto, sin dudas, es la hermosa amante que permanece escondida ante la avanzada nazi en Berlín. Este libro llegó al mercado francés a fines de 2010, meses antes del repentino fallecimiento de Trillo, quien ya había pautado con Fierro la publicación. El guión fue escrito por Trillo con la colaboración del guionista italiano Dal Pra’.

En una charla con Fernando García de la revista Sonaste Maneco, Trillo explicó la génesis de este proyecto: “Hace años que tenemos la idea de hacer una historia a medias con Dal Pra’. Es un gran guionista y un muy buen amigo. En el 2005, en un viaje, me propuso pasar una semana en el golfo de Cilento (Italia) fuera de temporada para trabajar juntos. Y allí empezamos, en un hotel vacío donde nos llamaban I professori. Fue divertido, lleno de spa-ghetti y de pescado y de paseos por las ciudades de Capri y Maratea, donde no había nadie. Laburamos mucho, en una semana teníamos la línea completa y a los veinte días ya estaba listo el plot en francés. Llevó un poco de tiempo porque para presentar un proyecto a un editor francés hace falta un laburo previo que incluya alguna página completa, etc. En el 2006 se lo mostramos a Elisabeth Haroche, que es una fana de Domingo ‘Cacho’ Mandrafina. Ella y las otras chicas de la editorial Albin Michel dicen que es el único dibujante que dibuja mujeres reales, que parecen de carne. Siempre quieren editar cosas dibujadas por él y, de hecho, nos publicaron Viejos canallas, Cosecha verde, El Iguana y también Cayenna (segunda parte de El condenado), con guiones de Guillermo Saccomanno. Creo que les gusta la idea de que Cacho haga un álbum a color, el primero. Porque Mandrafina pinta a mano, sin colorista”. Este trabajo es, aunque no se crea, el primer libro publicado por Domingo Mandrafina expresamente a pedido de un sello francés.

El otro punto alto de esta edición aniversario es la publicación de Los misterios de Ulises Boedo, en su formato original. Como se recordará, la historia sobre una Buenos Aires de corazón mitológico acechada por una invasión, se conoció a través de la revista SúperHumor, que la publicó (entre 1981 y 1982) durante seis entregas mensuales. Esta versión –adaptada al formato de la revista y continuada– nunca terminó de conformar a los propios autores que, muchas veces, conversaron sobre la posibilidad de rehacerla. Es que Trillo había pensado la aventura de “El Cholo” con un destino diferente: “Estaba planeada como un larguísimo folletín”, solía explicar. Ulises Boedo fue uno de los primeros proyectos que encaró la dupla cuando acordaron trabajar a comienzos del año 1979. Guillermo Saccomanno recuerda que por aquellos tiempos “Carlos andaba pensando en Leopoldo Marechal, pero también en la literatura de Bioy Casares. Buscaba que lo fantástico fuera barrial. El nombre, Ulises –con la reminiscencia mítica– y el Boedo, la consonancia local, remiten sin duda a Adán Buenosayres. La alquimia de lo homérico con lo porteño”.

Con esas ideas Trillo se encontró con un treintañero Mandrafina que desde hacía ocho trabajaba como dibujante profesional. El objetivo del proyecto era claro: presentar una tira diaria a un periódico porteño, donde Buenos Aires y su bestiario fueran los protagonistas. Trillo escribió el guión de las 27 tiras, de las cuales 14 fueron dibujadas y el resto, acompañadas por dibujos “claves”. Esos originales por primera vez saldrán a luz en esta edición aniversario de Fierro. Según se cuenta, las tiras de Ulises Boedo fueron presentadas y, luego de unos meses, rechazadas por “considerarlas muy oscuras, marechaliana por demás”, tal como confesó Trillo a su amigo Fernando García. Luego de un tiempo, y ante la publicación de SuperHumor, los autores debieron montar y armaron las páginas que se leyeron en los años ’80. Trillo confesó más tarde: “Al salir en una revista mensual, que a veces aparecía cada 45 días, tuvimos que armar la historia en fragmentos autoconclusivos y, en definitiva, destruimos parte del encanto que tenía el asunto, tal como había sido concebido. La idea era la clásica invasión, pero se trataba de una invasión interior. Contra ella luchaban”.

Compartir: 

Twitter
 

Trillo y Mandrafina produjeron una obra notable, que se conoció en su momento en el mercado francés.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.