espectaculos

Jueves, 19 de febrero de 2015

HISTORIETA  › LOS LANZAMIENTOS EDITORIALES PARA LA TEMPORADA 2015

Las viñetas siguen ganando lugar en las librerías

Los amantes del “nuevo” humor, los que gustan de los superhéroes, quienes prefieren la aventura clásica y aquellos que siguen a las editoriales alternativas tendrán para entretenerse. Los anuncios de edición, a esta altura del año, ya auguran un 2015 muy movido.

 Por Andrés Valenzuela

Los primeros en salir al ruedo fueron los de Editorial Común. El sello dirigido por el humorista gráfico Liniers anunció a toda fanfarria la preventa de Pi-Pío, la historieta que durante años publicó Manuel García Ferré en semanarios infantiles y que muchos añoraban en cada homenaje que se le rendía al dibujante. El propio Liniers había expresado su deseo de verla en libro durante la primera edición de los premios Banda Dibujada. Dos años y medio más tarde, el libro parece ser una realidad. Pero lo de Pi-Pío fue apenas el comienzo de una serie de anuncios de distintas editoriales del sector, que en 2015 no parecen estar dispuestas a que los múltiples calendarios electorales les copen la parada. Según una ronda de consultas realizada por Página/12, ya hay programados casi 50 títulos de autores nacionales, y eso siendo que aún falta incluir a algunas editoriales que habitualmente producen mucho, como Llanto de Mudo, que apenas confirmó “una megaantología por los veinte años de la editorial” con todos los autores que editaron hasta la fecha.

Además, varias de las editoriales apenas se limitaron a anticipar sus primeros lanzamientos y no la totalidad de su plan editorial anual. La precaución sigue imperando en un sector que muestra un notable crecimiento en los últimos años, pero que aún se siente frágil.

Ediciones de la Flor se hará cargo de más de media docena de títulos, la mayoría de humor gráfico: prometen nuevos volúmenes de Gustavo Sala, Decur, el chileno Alberto Montt, el Niño Rodríguez y Julieta Arroquy, además del Dante Elefante para niños de Javier Rovella y la expansión de su colección “novela gráfica”, de adaptaciones literarias, con El caso del hombre de los lobos, sobre los textos de Sigmund Freud.

Además de Pi-Pío, Editorial Común lanzará Escrito y dibujado por Enriqueta y En el bosque, cuentos de hadas, de distintos dibujantes. Ediciones Noviembre se plantea cuatro libros por año y ya lanzó el primero: Un globo que no se desinfla, de Brian Jánchez. Tienen programado para mediados de año la recopilación de De cómo me hice rico y famoso, de Ernán Cirianni, y hacia diciembre, otros dos libros. En Rosario, Puro Comic retornará a la actividad con un integral de Parque Chas, de Carlos Trillo y Eduardo Risso. Además, este sello se aliará con el naciente Szama Ediciones para lanzar la colección Cuadernos de Dibujante, que explorará los procesos creativos de distintos autores. Los primeros confirmados son el propio Risso, Renzo Podestá y Manuel Depetris, en un proyecto que ya ganó un concurso de la provincia de Santa Fe.

Historieteca, en tanto, apostará por la fórmula casi imbatible de Eduardo Mazzitelli y Quique Alcatena, esta vez publicando La Luna del Toro. Napoleones sin Batallas también pondrá fichitas a la dupla con Metallum Terra, uno de los grandes clásicos del equipo creativo. Además, Historieteca también publicará Edén Hotel, la serie de Fierro por Diego Agrimbau y Gabriel Ippóliti.

Quienes sorprenden mucho son los de Pictus, que anuncian casi un libro por mes sólo en su colección de historieta, sin contar los lanzamientos habituales de libros ilustrados o literatura juvenil. Por un lado, presentarán nuevos volúmenes de los principales títulos de la casa: Escuela de monstruos, Alina y Aroldo y Jim, Jam y el otro. Pero además aspira a iniciar una colección de historieta juvenil, un rubro poco explotado en el sector local, que o se dedica a los niños más pequeños o directamente salta al público adulto. En esta línea, anticipan, irán Byron PD, de Alberto Moreno de la Fuente y Rodrigo Luján; H.O.U.N.D.S., de Rodolfo Santullo y una lista de dibujantes, otra serie de Santullo, de aventuras, y Max Hell, con guiones de Guillermo Höhn y dibujos de Pablo Tambuscio. Hay más títulos, reconocen, pero aún no los quieren confirmar.

Más allá de la General Paz suceden todavía más cosas. Desde Rosario, la revista Términus se propone tres nuevos números y desde Córdoba, tras el retiro de su pata porteña, Dead Pop apuesta por tres libros para el primer semestre: el segundo volumen de El aneurisma del chico punk, de Renzo Podestá; Stigma Penomena, de Lautaro Capristo, y Silvertongue 30XX, también en su segundo volumen y otra vez por Nando Sarmiento y Chris Mullins.

LocoRabia, sello de abundante producción, apenas confirmó un libro: Basura, de Carlos Trillo y Juan Giménez. En tanto que El Hotel de las Ideas encara cuatro libros para lo que resta del año: La sudestada (de Juan Sáenz Valiente), Chuño (de Federico Di Pila) para la Feria del Libro, y Alien Triste (de Pedro Mancini) y Cuando jugar al fútbol era jugar a la pelota (de Guille Lauriente y otros), “probablemente para el Crack Bang Boom”.

Comic.ar Ediciones lanzará tres tomos de aventuras de Dago, el clásico personaje de Robin Wood. El primero transcurrirá en el Amazonas y llevará ese nombre. Además, desde el sello evalúan hacer una reedición a toda pompa de Mikilo, el explorador de lo sobrenatural que se lanzó por primera vez hace quince años.

Entre las editoriales que más trabajan con material extranjero también hay algunos primeros anuncios. Desde el grupo editorial Penguin House Mondadori anticipan una versión en novela gráfica de El diario de Ana Frank y un nuevo trabajo de Neil Gaiman: El libro del cementerio. Además, confirman que volverán a apostar por la historieta infantil con nuevos volúmenes de las series del mendocino Chanti (Mayor y menor, Facu y Café con leche), además presentarán Diario de una volátil, de Agustina Guerrero. Prometen más libros de Tute, también.

Y aunque ECC Argentina bajó la persiana de sus comics de DC y sólo llegarán las ediciones de España, OvniPress sigue con las licencias de Marvel, Star Wars y otras series norteamericanas. Sólo para los primeros meses, desde la editorial del platito volador presentarán El regreso de Marvel Zombis, dos nuevas revistas de Star Wars (la serie regular y la de Darth Vader), la lisergia de Hora de aventura, Miracle Man, Regular Show, Kick Ass 3, Avengers y otros superhéroes de Marvel. Además, claro, del indomable caballito de batalla de The Walking Dead.

Sólo este listado hace preguntarse sobre la posibilidad cierta de leer cuanto se publica. Aun aceptando el hecho de que la historieta se lee relativamente más rápido que la literatura (cosa que no es necesariamente así en todos los casos), ¿cuánto tiempo debería dedicarle un lector entusiasta para estar al día con los lanzamientos locales? En 2014 se publicaron más de 130 títulos de autores nacionales. Y eso sin contar los muchos otros títulos de autores extranjeros o las revistas incluidas en esa estadística, que –por supuesto– tienen más de un ejemplar al año.

Por otro lado, también está la cuestión del género de las historietas publicadas. Como se ve en esta somera recorrida, ya hay anuncios para todos los gustos. Los amantes del “nuevo” humor gráfico tendrán para despacharse a gusto con los lanzamientos de De la Flor, líder histórico del rubro. Los que gustan de los superhéroes tienen la maquinaria de OvniPress, aceitada tras más de cuatro años con las licencias de Marvel Comics, además de las que ya tenían de Star Wars, Hellboy y The Walking Dead (anunciada poquito antes de la de Marvel).

Quienes prefieran la aventura clásica saben que contarán con esos capítulos inéditos de Dago y, aunque aún no aparecieron, se sabe que el colectivo Rebrote se prepara para lanzar publicaciones de ese mismo estilo, similar a la época histórica de Editorial Columba. En el otro extremo, quienes reniegan de ese estilo tienen allí toda la variedad de editoriales jóvenes mencionadas: Llanto de Mudo, LocoRabia, Hotel de las Ideas, Noviembre, Historieteca, Pictus y muchas otras más. Acaso el punto flaco de la edición local sea la falta de autores europeos, de histórica buena aceptación entre los lectores locales, pero difíciles de publicar en el país (no tanto por los costos como por el manejo de derechos para el mercado hispanoparlante que hacen las editoriales españolas, que bloquean cualquier otra edición, aun en países donde no tienen una buena distribución).

Ante este panorama, vale comparar la situación con la del año pasado. A esta altura de 2014 casi no había confirmación de planes editoriales. La devaluación de finales de enero había trastrocado los proyectos de muchas, que tardaron en rehacer los números y en mandar sus libros a imprenta. Incluso parecía que iba a ser un año en baja. Llamativamente, terminó con una cantidad record de historieta publicada. ¿Se magnificará otra vez el fenómeno este año?

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.