espectaculos

Sábado, 21 de mayo de 2016

HISTORIETA  › ARGENTINA COMICCON, HOY Y MAñANA EN COSTA SALGUERO

Largo viaje del noveno arte al merchandising

 Por Andrés Valenzuela

Cada vez más “Con” y menos “Comic”. Esa sería una posible forma de describir la evolución de Argentina ComicCon, cuya quinta edición empezó ayer en el recientemente rehabilitado centro de exposiciones Costa Salguero (Av. Costanera Rafael Obligado y Salguero). El encuentro se extenderá hasta mañana con entradas que arrancan desde los 150 pesos y una oferta cultural centrada –como en su homónima de San Diego o de Nueva York– en los productos audiovisuales antes que en la historieta. Es que en este reducto –como sucedía antes en el extinto Animate–, el noveno arte oficia apenas como legitimador o sustrato espiritual, antes que como genuino centro de atención, como sucede en otros encuentros convocantes del palo, como Crack Bang Boom o Comicópolis.

Hasta aquí, no hay mayores sorpresas: un evento que se pretende comercial se esfuerza por atraer a los auspiciantes y la tv, cosa que Argentina ComicCon hace muy bien: en su grilla destacan las actividades de Fox y Warner Bros, y su concurso de cosplay lleva el nombre de un programa de cable que bordea permanentemente las publinotas de productos tecnológicos. Hasta el año pasado, el mundo de la historieta local aceptó la situación sin mayores reparos. Entre los stands comerciales, apenas hay nueve dedicados a la disciplina: la mitad son distribuidores y otro forma parte de la organización del evento. Sin embargo, la profundización del esquema y -probablemente- la incertidumbre respecto del otro evento convocante del área metropolitana (Comicópolis, del que todavía no hay noticias), acentuaron las tensiones.

A las quejas en voz baja por el lugar marginal que se asignó a las autoediciones y al callejón de los artistas (perdón, “artist alley”), se sumó por primera vez el reclamo abierto de un dibujante, que anunció públicamente que no asistiría al evento pese a figurar en la lista de invitados. “Vivo a 350 km de Capital Federal y me hicieron una ‘invitación’ que no incluía ni traslado, ni alojamiento ni viáticos ni nada”, reclamó en su página de Facebook el santafesino Decur, conocido por sus libros publicados en Ediciones de la Flor.

Argentina ComicCon, de cualquier modo, no para de crecer. Nació en El Dorrego, pero pronto se mudó a uno de los galpones de Costa Salguero. Luego le agregó una carpa, como anexo, y más tarde otro galpón. Ahora tiene dos galpones y una carpa, donde se encuentran los historietistas “invitados”.

Es cierto que la historieta no es el centro de interés de los visitantes, que pagan entradas de 150 pesos en adelante. La mayoría acude por el merchandising (que se vende a granel), las firmas de actores y autores conocidos, los invitados internacionales: Billy “fui Pippin en El Señor de los Anillos” Boyd, Robert “Freddy Kruger” Englund y el dibujante Kevin Nowland. Por los actores se pueden pagar hasta 700 u 800 pesos extra por conocerlos y fotografiarse con ellos. Nowland, en tanto, dará tres de las cinco charlas específicamente sobre historieta del encuentro (las otras son las novedades del sello de manga Ivrea).

Para el palo comiquero, hay un posible punto de interés en la charla que hoy al mediodía celebrará el aniversario de la revista de cine La Cosa, con la presencia de su director, Guillermo Hernández. ¿Por qué? Los rumores –cada vez más persistentes– señalan a Hernández como el nuevo director de Comicópolis. ¿Será?

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.