espectaculos

Sábado, 21 de mayo de 2016

MUSICA › BLUES MOTEL PRESENTA ESTA NOCHE EN LA TRASTIENDA ABRAZO INSOMNIO, SU ULTIMO DISCO

“Somos una banda de amigos”

El grupo del oeste bonaerense lleva 27 años en la ruta. Pero el bajista Ariel Herrera y el tecladista Sebastián Voyatjides coinciden en que su flamante CD es “el más democrático” de su carrera, porque todos los integrantes de la banda participaron en la composición.

 Por Cristian Vitale

“Todos los discos de Blues Motel tienen una característica básica: siempre son encarados de una forma distinta al anterior”, arranca Ariel Herrera, sin dubitar, y vaya si se trata de una banda en revolución permanente. Los discos son doce –¡llegaron a grabar tres en un año!–; los años de ruta veintisiete, y esos cambios que marca el histórico bajista son verificables si se va al hueso de la discografía. “En esta caso particular, la decisión fue componer todos juntos”, detalla el tecladista Sebastián Voyatjides, el otro que interviene en la entrevista con Página/12. Tal caso particular es, precisamente, el de Abrazo insomnio, flamante disco que la banda presentará hoy a las 23.30 en La Trastienda (Balcarce 460), y que se forjó en reuniones colectivas entre ambos y el resto (Gabriel Díaz, Adrián Herrera, Nacho Piedrabuena y Maxi Larreta) en ensayos en los que alguien, cualquiera de ellos, tiraba un ritmo, un riff, una idea, una letra o una serie de acordes y así nacían los temas: trece en total. “A medida que iban surgiendo las ideas, íbamos armando una misma estructura. Después, nos juntábamos a definir melodías y letras, y empezábamos a grabar”, desarrolla Voyatjides, otro histórico de la banda.

–Eso se llama composición horizontal o colectiva, algo que no es fácil de lograr...

Ariel Herrera: –Sí. Cuando empezamos con el disco, hubo gente dentro de la banda que tenía posturas firmes para llevar un tema para determinado lado y, ante el consenso popular tuvo que ceder. Creo que ahí estuvo la clave.

–¿Con qué característica nueva o inesperada se encontraron como grupo, cuando aplicaron esta forma de trabajar el disco?

A.H.: –Fue más lo que nos sorprendió de uno mismo que del otro, porque uno tiene que aprender a aceptar y a convivir con una idea que no era la que tenía originalmente. Digo, cuando uno compone un tema, sabe para dónde lo quiere llevar, y no hay nadie que objete la decisión que tomó. De última, cuando está terminado, el grupo te dice ‘no, esto no va, guardatelo para un disco solista’.

Sebastián Voyatjides: –Yo creo que es el disco más democrático que grabamos porque, gráficamente, se ve un círculo y la canción en el medio. Es así, visto desde arriba. Es cierto que hemos grabado discos todos juntos en el mismo estudio, sin sobregrabaciones y mezclados en el momento como los tres del 2006 (Desde el árbol, En la casa de piedra y Golpea) porque queríamos mostrarle a la gente cómo salían los temas frescos, pero nunca grabamos uno como este, en el que todos participamos en la composición.

Ambos, también, coinciden en que el nombre del disco obedece al trabajo colectivo como sinónimo de amistad, y a las horas de sueño que les quitó a los seis, durante todo el proceso. “Los momentos de grabación le sacaba horas de sueño a todos… noches largas, en las que nos comunicábamos virtualmente. No sé, doy un ejemplo… yo grababa algo en casa, Ariel tiraba una letra, Hernán sumaba otra cosa, y al otro día todos amanecíamos con quinientos mensajes sobre la canción, porque además no podíamos estar todos en una casa a las cinco de la mañana haciendo letras”, se ríe el tecladista. “Hicimos algo totalmente imposible e inimaginable cuando nació la banda”, compara Herrera.

–La metodología de trabajo estaría marcando una ruptura con los orígenes de la banda, que ya lleva casi tres décadas ¿Cuál sería la continuidad entre el hoy y el comienzo?

A.H.: –Como decía antes, en la grabación de cada disco rompemos con algo y eso es ruptura. Por lo tanto, la continuidad estaría dada por la formación, básicamente: están Adrián y Gaba (Gabriel Herrera) que fundaron el grupo; estoy yo, que entré un año después; está Sebas, que ingresó hace como veinte años… en fin, se trata de una formación bastante estable.

S.V.: –También hay una continuidad en la amistad. Blues Motel es una banda de amigos, básicamente. La convivencia es buena y es lo único que puede hacer que duremos tanto tiempo.

–¿Y algún rasgo que hayan conservado desde el origen?

A.H.: –El concepto del sonido, que tomamos de las décadas del sesenta y el setenta. Es el sonido que elegimos siempre y creo que a medida que pasa el tiempo lo vamos mejorando. Cuando lo plasmamos en una grabación es, en esencia, el mismo. O el mismo concepto que tenemos desde el principio.

–No son muchos los antecedentes de bandas que hayan durado tanto sin que sus integrantes terminaran a las trompadas. ¿Cuál es la fórmula?

A.H.: –Que de una u otra forma todos perseguimos el mismo fin, que es el de hacer la música que estamos haciendo, y la comunicación que hay entre todos para hacer lo que le gusta a uno y a otro. Todo pasa por el vínculo, por el conocimiento entre nosotros. Hay gente que sabe las cosas que me enojan a mí, e intenta no hacerme a enojar, y viceversa (risas).

–Algunos rockeros que hicieron la historia están desencantados con el rock de hoy. Dicen que el género se quedó sin nada para decir, que está estancado. ¿Qué piensan de esta postura ustedes que son una banda de una generación “intermedia”, digamos, o al menos no tan nueva?

S.V.: –Yo veo al rock como un delta que se abre y genera tanta diversidad, que es difícil encontrar algo cuando se abre tanto. Obviamente que años anteriores era acotada la cantidad de bandas que marcaban la cancha… hoy eso se fue abriendo mucho, y es difícil encontrar. Aunque yo creo que hay.

A.H.: –Para mí es un problema generacional que tiene que ver con una cuestión de recambio de público, porque lamentablemente algunas bandas siguen manteniendo el mismo público de cuando eran jóvenes y otras tienen un recambio que los mantiene más en el circuito. Y me parece que quienes declaran eso se quedaron un poco afuera del circuito.

Compartir: 

Twitter
 

Sebastián Voyatjides y Ariel Herrera, integrantes de Blues Motel, una agrupación con mística rockera.
Imagen: Leandro Teysseire
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.