espectaculos

Martes, 6 de octubre de 2009

MAñANA EMPIEZA LA SEGUNDA EDICION DE LA FERIA DEL LIBRO DE LA CIUDAD ENTRERRIANA

¿Quién dijo que Concordia no lee?

Stella Maris Ponce, librera y poeta, es la organizadora del encuentro, que se realizará frente a la municipalidad. Asistirán Juan Sasturain, Diana Bellessi y Liliana Bodoc, entre otros, y habrá un homenaje a Juan L. Ortiz.

 Por Silvina Friera

La poeta, profesora de literatura, cantante y librera Stella Maris Ponce es una pariente lejana del Quijote en tierras de Entre Ríos. “Tener una librería es remedar la historia del Ingenioso Hidalgo y los molinos de viento, luchar contra una realidad que supera cualquier ficción”, dice la organizadora de la II Feria del Libro de Concordia y la Región. El encuentro comenzará mañana y se extenderá hasta el próximo lunes, en una gran carpa instalada en la plaza 25 de Mayo, frente a la municipalidad, donde se ubicarán los stands de editoriales y librerías. En esta segunda edición se realizará un homenaje especial al poeta Juan L. Ortiz y participarán, entre otros invitados, Juan Sasturain, Liliana Bodoc, Diana Bellessi, Jorge Spíndola y Santiago Sylvester.

Como productora y gestora cultural, sabe que aunque cueste contagiar el entusiasmo –cunde siempre la comodidad de pensar que es mejor “dejar que otro haga”– hay que apostar por la autogestión, la cooperación, el trabajo en equipo. “Muchas veces uno se encuentra preguntándose si no sería mejor dedicar toda esa energía al trabajo propio, a las búsquedas artísticas propias, pero eso pone de manifiesto hasta qué punto hemos hecho carne el individualismo más que los proyectos colectivos”, plantea Ponce a Página/12. “Intentamos no sólo que la feria sea de todos, sino que la gente se apropie de ella, que la sienta como algo que puede darle identidad a la ciudad.”

La decisión de organizar esta feria, cuenta Ponce, se dio de una manera casi natural, como resultado de muchos años de actividad desde la Extensión Cultural de la librería Magister Libros. Al principio, allá por 1983, Ponce y Jorge Alcides Buffa concibieron una librería “móvil”, pensada especialmente para los estudiantes de literatura y arte, que brindaba un servicio a domicilio, en los institutos de formación, en ferias, en mesas de ofertas en la nueva peatonal de Concordia y en otros lugares del quehacer cultural de la ciudad. En 1987 abrieron un pequeño local, pero la demanda de presentación de libros de los autores, los talleres de capacitación y cursos de perfeccionamiento obligaron en 1991 a la mudanza al local actual, en Entre Ríos 583.

“Nos parecía curioso el hecho de que otras provincias tuvieran su feria y en Entre Ríos hubiera sólo algunas experiencias aisladas, más orientadas hacia lo escolar o como jornadas culturales, pero no una feria de relevancia, como intentamos desde Concordia, con protagonismo del libro, de los autores, de la industria editorial y con un programa en el cual se destaquen la difusión de la literatura, la educación, el arte, las distintas áreas de conocimiento y la capacitación”, subraya Ponce. “También pensamos la feria como una forma de valorar y poner en acción la tarea de docentes, profesionales y autores de la ciudad y de la provincia que no siempre tienen el ámbito propicio para mostrar su producción y su experiencia.”

Ponce revela que al ponerse en contacto con experiencias de otros países se da cuenta de lo mucho que hay que hacer por estos pagos. “Pero no todo es negativo”, aclara. “En nuestro país hay mucha producción editorial y excelentes autores que son desconocidos. Es necesario hacer redes, buscar canales, circuitos de distribución del libro en el interior, intercambios entre provincias para competir con el mercado hegemónico que siempre pasa por Buenos Aires. En este sentido, valoramos proyectos de edición y de librerías que se están convirtiendo en focos culturales en distintas regiones e intentamos cubrir algunas de esas necesidades en el Litoral. Un caso para destacar es Librería y Editorial de La Paz de Resistencia, Chaco, que este año realizó su novena Feria del Libro con éxito. También es conocido el éxito que año a año tienen las ferias de Córdoba, Mar del Plata o Rosario.”

Concordia es tristemente conocida por los índices de pobreza y desempleo, un estigma que no deja ver otros aspectos positivos de la cultura de la ciudad, que Ponce enumera: “En el área artística hay una actividad intensa, a veces solapada por la misma indiferencia de la ciudad, grupos musicales, de teatro, coros, artistas plásticos, escritores en un amplio espectro de géneros y nivel literario. Hace tres años ha surgido la página virtual www.autoresdeconcordia.com.ar con el objetivo de reunir a los autores locales y hacer un rescate de autores de la provincia a través de una Antología Virtual de Escritores Entrerrianos”. Con la feria, precisa la organizadora, intentan “revertir en parte esa imagen que siempre se ha tenido de la ciudad desde afuera y también desde adentro, una especie de desconfianza en los propios valores”. “Es una situación que suele repetirse en muchos lugares del interior por el hábito de persistir en la mirada hacia Buenos Aires o hacia los centros donde se suele atomizar la cultura del país, como Rosario o Córdoba.” Ponce conoce el territorio donde se mueve como la palma de su mano, que extiende para graficar la situación. “En Entre Ríos sucede que ‘las dos orillas’ están desvinculadas, la costa del Uruguay y la del Paraná no tienen conexión, no hay intercambio, con todo lo que ello implica a nivel de desarrollo. Creemos que cada ciudad, cada provincia es responsable de su visibilidad a nivel nacional, según cómo se invierta desde el Estado o desde lo privado para integrar lo cultural y lo social.”

Ya desde la primera edición, la feria contribuyó en parte a una toma de conciencia sobre las posibilidades de cambio y a cuestionar ciertos mitos como “acá no pasa nada” o “la gente no lee, los chicos no leen”. “Una feria no es un congreso de literatura ni de ciencia, tampoco un festival de poesía o un encuentro de educación, pero a la vez es todo eso o podría proponérselo”, explica Ponce. “Además es un mercado variado, accesible, de ofertas artísticas y culturales con la intención de satisfacer las diferentes demandas. Los expositores, alrededor de treinta, libreros y editores de la ciudad y de otros puntos del país, consideraron a Concordia como una verdadera sorpresa en cuanto a ventas y como una de las mejores ferias también a nivel organizativo. Esto confirma una convicción que siempre hemos tenido: el desarrollo se basa en la frecuentación; lo que se muestra se vende; lo que se programa con conocimiento tiene una respuesta positiva y genera adhesión.”

En la feria del año pasado, el homenajeado fue el poeta Carlos Mastronardi, en esta edición será Juan L. Ortiz: dos figuras emblemáticas de la literatura de Entre Ríos, provincia con una larga y valiosa tradición poética que ha dado al país algunos de sus mejores poetas, como Alfredo Veiravé, Emma Barrandeguy, Emma de Cartosio y Ricardo Zelarrayán, entre otros. La poeta y documentalista Marilyn Contardi, de Santa Fe, se referirá a la poesía de Ortiz a través de una ponencia y un documental realizado con alumnos del Taller de Cine de la Universidad Nacional del Litoral. También se presentarán los cineastas Juan José Gorasurreta, de Córdoba, director de La intemperie sin fin, y Gustavo Fontán, con La orilla que se abisma.

“La feria debe propiciar el acercamiento a buenos autores, a veces poco leídos en la región”, confirma Ponce. “Pero además apostamos por la poesía, el género que más se escribe y que menos se lee, aunque ahora está ocupando ciertos espacios, ciertas grietas a partir de ediciones alternativas y pequeñas editoriales. Sostener un anaquel con stock de libros de poesía en una librería del interior es casi una patriada. En este sentido he adoptado una especie de cruzada personal en favor de la poesía, como lo hacía en su tiempo un colega que admiré, Héctor Yánover, librero, poeta y defensor de la poesía a ultranza. Siempre he leído poesía, persisto en la escritura de poesía y creo en ella como el modo más elevado de conocimiento de la realidad y del mundo, como la sublimación del lenguaje.”

La población de Concordia, segunda ciudad de Entre Ríos, es de 200 mil habitantes. “El año pasado asistieron 18.000 personas a la feria, una cifra muy importante que esperamos superar ampliamente en esta edición”, augura Ponce. “La sensación es que la feria vino para quedarse y formar parte del calendario cultural de la provincia. Al menos, eso indica la expectativa que vivimos en estos días previos a la inauguración.”

Compartir: 

Twitter
 

Sasturain será parte de la II Feria del Libro de Concordia.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared