espectaculos

Martes, 8 de diciembre de 2009

Visto & oído

Cualquier similitud entre Milán y Buenos Aires, o entre Berlusconi y Macri, quizá no sea pura coincidencia: la reapertura de La Scala fue signada por las protestas por los recortes de fondos sufridos por el mundo del teatro en Italia. La entrada al teatro estaba cercada por la policía, pero eso no impidió que algunos manifestantes intentaran romper el cordón y tiraran huevos contra los asistentes. Adentro también hubo lugar para el reclamo: aunque Berlusconi no se hizo presente, los miembros de la orquesta guardaron un minuto de silencio en solidaridad con las dificultades que viven otros espacios teatrales. La reapertura fue con Carmen, dirigida por el argentino Daniel Barenboim.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.