espectaculos

Martes, 10 de agosto de 2010

VIAJE DE INVIERNO, ESPECTáCULO DE ALEJANDRO TANTANIAN Y DIEGO PENELAS

La educación sentimental de la música

El cantante, dramaturgo, actor y director propone junto a Penelas un recorrido por amplios territorios de la canción. Desde Schubert hasta Boris Vian, pasando por Silvio Rodríguez, el itinerario le deja al público la posibilidad de armar su propio mapa afectivo.

 Por Santiago Giordano

El viaje, como fuga o regreso, fue uno de los lugares comunes del Romanticismo y sus sensibilidades. En el reglamentado subjetivismo de la época, sobre el viaje físico, el razonado y planeado, despuntó el viaje sentimental: el íntimo y ocioso asalto a alguna de las formas posibles del paisaje. Alejandro Tantanian, con la colaboración de Diego Penelas, actualiza esta idea y traza su propia senda, internándose en los amplios territorios de la canción. Viaje de invierno se llama el espectáculo que el dramaturgo, actor y director –además de cantante– propone los viernes en el teatro Metropolitan, junto al mismo Penelas en piano, Alfredo Zuccarelli en violinchelo y Rodrigo Quirós en batería.

Como supo hacer en la trilogía De lágrimas (2002), De protesta (2004) y De noche (2008), Tantanian recurre a los más variados entreveros de músicas y palabras, esta vez extrayendo título y esencia de Winterreise, el ciclo de canciones de Franz Schubert sobre poesías de Wilhelm Müller, acaso uno de los ejemplos más acabados de esa idea romántica de viaje inmóvil.

La representación del pasado a través de la impresión del presente que permite la canción opera como la rosa de los vientos que señala al actor cantante los rumbos posibles. En esa doble escala temporal, Tantanian monta su teatro, y el viaje es entonces el cuento sobre el viaje, un caprichoso collage de canciones más o menos viejas o nuevas que hablan por él. La voz voluminosa y versátil que se recuesta sobre el sentido de las palabras con presencia escénica de actor busca y encuentra la correspondencia de los músicos. En ese horizonte, una cita textual del Winterreise, o “Milonga triste”, de Piana y Manzi –en una versión algo trash–, o una magistral vivisección expresiva de “Tierra luna”, de Boris Vian, por ejemplo, instalan cierto clima de melancolía que en definitiva marca al espectáculo; sin embargo, con tiempismos de showman, Tantanian sabe descontracturar, entrar y salir del cuento del viaje dialogando con el público, haciendo bromas. También dejando espacio para invitados, uno distinto cada semana. El viernes pasado fue el momento de la actriz Malena Solda, que después de aparecer en escena para contracantar a Tantanian en “Te amaré”, de Silvio Rodríguez, se despidió con “Moon river”, la canción de Johny Mercer y Henry Mancini, compuesta para la película Desayuno en Tiffany’s.

Si en la previsible economía del espectáculo cada canción actúa como un disparador infalible de subjetividades para que cada uno del público pueda construir su propio periplo afectivo, buena parte de la fascinación de Viaje de invierno radica en la osadía objetiva de hacer de la mezcla un concreto punto de reunión. La voz de Tantanian y el amplio espectro de su gesto escénico logran crear una zona franca de la necesidad sentimental, en la que sin mayores complejos pueden convivir, por ejemplo, temas con moscas como protagonistas, “Lascia che io pianga” –un aria de Almirena en el Rinaldo de Handel– y “Vuelve primavera”, aquel éxito de Johnny Tedesco en los ’60.

Con uno de los momentos musical y conceptualmente más logrados, Viaje de invierno cierra su periplo con una conjunción de “El último organito”, de Homero y Acho Manzi, y el último de los 24 lieder que integran el ciclo schubertiano, el que encuentra al viajero con un organillero. Rosalía de Castro, Idea Vilariño, Chico Buarque, Paco Ibáñez, Jacques Brel, Andrew Lloyd Weber, Penelas, entre otros, completan un registro de voces de múltiples matices, que con todo el peso expresivo convergen en una voz que sabe apropiarse de ellas. Después de todo, las canciones son de quien las canta.

8

Viaje de invierno

Espectáculo de Alejandro Tantanian y Diego Penelas.
Lugar: Teatro Metropolitan 2.
Todos los viernes del mes, 23.15.
Músicos: Alejandro Tantanian (voz), Diego Penelas (piano), Alfredo Zuccarelli (violonchelo), Rodrigo Quirós (batería).
Público: 400 personas.

Compartir: 

Twitter
 

El espectáculo se puede ver todos los viernes en el teatro Metropolitan 2.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.