espectaculos

Martes, 11 de enero de 2011

CHANDLER, EL HOMBRE DETRáS DEL REESTRENO DE VOLVER AL FUTURO Y LA WEB CINESARGENTINOS.COM

Una cruzada para que las salas se llenen

Todo comenzó con su página en Internet, pero la pasión por el cine llevó a la organización de avant-premières y ahora a la distribución: “Predico para que la gente vaya al cine”, dice.

 Por Leonardo Ferri

“Hace 10 años no se sabía lo que iba a ser Internet hoy.” De haber contado con un DeLorean y un condensador de flujo, Chandler –el dueño y cerebro detrás de cinesargentinos.com– habría tenido algún tipo de certeza, pero no. Cuando en 1999 se decidió a empezar una página (el término blog vendría un poco después) la Internet gateaba con el dial up, el mail era una novedad y había dos formas de ver películas (para el común de la gente al menos): cine o VHS. En ese contexto, este cinéfilo, ex empleado de Errol’s y de una cadena de cines, creó un sitio que ya no sólo es su hobby, sino también su principal ocupación y forma de sustento. Conocedor de la industria, organiza avant-premières (el año pasado llevó a casi 10 mil personas gratis al cine) y ahora incursiona en la distribución de películas: después de ver la recepción que tuvo el reestreno de Volver al futuro en Estados Unidos y México, Chandler se decidió a invertir su propio dinero y poco tiempo disponible para que la película llegue –por una única semana– a unas 15 salas de todo el país, en formato digital. Aunque, como dice, ésos son sólo hechos accesorios a su objetivo principal: que la gente vaya más al cine.

–¿A qué se debe que un sitio independiente como cinesargentinos reciba medio millón de visitas mensuales?

–Lo que hago para diferenciarme del resto (ahora hay muchos sitios sobre cine) es tener una línea editorial que la gente conoce, y eso es lo que me distingue. Cinesargentinos es una página personal y quiero que siga así, como una página con una identidad clara. Cuando empecé el blog me preocupé en buscar la información que nadie tenía, y con eso me refiero a lo que el público necesitaba, qué buscaba y qué no encontraba en Internet. No hubo estudios de marketing ni nada parecido.

–Primero un sitio, después la organización de avant-premières y ahora la distribución. ¿Hasta dónde quiere llegar?

–Predico para que la gente vaya al cine, para que haya entradas más baratas, para que el público no hable de sus cosas mientras pasan una película... El cine está buscando alternativas a nivel mundial, y está sobreviviendo, porque va más gente que en años anteriores. Películas como Wolverine aparecieron en la web sin terminar y mucho antes que en el cine, pero la gente fue igual. Las editoras de DVD se hipotecaron el futuro porque no supieron encontrarle una vuelta, ofrecer algo distinto. El precio de los discos es ridículo, y deberían traer muchos más extras.

–¿Baja o bajó películas alguna vez?

–No. Nunca en mi vida bajé una película. Sí bajé Lost, porque no entiendo cómo el cine puede estrenarse en simultáneo y la TV no. Bajo Lost y la veo con mejor calidad que en el cable. Pero si bajo una película, no la voy a ver con mejor calidad que en el cine.

–¿Por qué la gente debería ir a ver Volver al futuro 25 años después?

–En una función de prueba que hice, donde éramos tres personas, la experiencia de verla fue increíble. Todos sabíamos los diálogos de memoria, pero la idea principal era pasarla bien. ¿Cuántas veces uno paga una entrada de cine y se termina comiendo un garrón? Bueno, acá eso no va a pasar. Es una apuesta a lo seguro. Lo bueno es que la gente va a tener la posibilidad de verla como nunca la vio, porque la calidad de proyección es increíble. Lo que vale es la experiencia.

–Y de paso sigue con su suerte de evangelización para que la gente vaya al cine...

–El grupo en Facebook de la película ya tiene más de 5600 miembros... Creo que lo fundamental de esto es que demuestra que la gente quiere ver cine en el cine. La otra cosa importante es el tema de la digitalización, que va a permitir reestrenos o proyectar aquella película china que acá quieren ver mil personas y nadie la trae. No es que el cine digital es sólo para El príncipe de Persia o Harry Potter: también sirve para que cualquier distribuidor que haga una copia digital pueda enviarla al resto del país, sea una película argentina, europea o asiática. El hecho de que este año no haya todavía grandes películas en 3D va a posibilitar que se vea el proyector digital como lo que realmente es. Quizá sea el año de consolidación de la digitalización más que del 3D.

–¿Le cuesta mucho a la industria del cine asimilar e implementar los avances tecnológicos?

–Todavía no los asimilan. Hay algunos casos en que sí, como los cines de Ushuaia y Río Grande, en Tierra del Fuego, que están digitalizados en un ciento por ciento, en parte porque no tienen los mismos impuestos que acá. Ellos pagaron el proyector 50 o 60 mil dólares menos que en el resto del país, pero además tuvieron que hacerlo porque si no no les llegaban las películas. Eso se tradujo en que las ventas de entradas se duplicaran en un año. Lo que pasa en Tierra del Fuego es un ejemplo que empiezan a mirar en el resto del país. Cuando se estrenó Avatar había menos de 40 proyectores, y ahora arrancamos el año con 110.

–¿Por qué se mete a hacer esto, sabiendo el trabajo que implica, el tiempo que lleva y que quizá no sea redituable económicamente?

–Con que vayan 4 o 5 mil personas estoy hecho, y no voy a tener que vender el auto. Y si tanto hinché para poder estrenarla, es porque creo que puede ir esa cantidad de gente. El otro día en la web puse algo que algunos tomaron mal: “Hacen falta menos remeras del Che Guevara”. Con eso quise decir que hacen falta menos remeras y agarrar más fusiles. O sea, ponerse la remera es fácil, y yo estoy agarrando el fusil. Si yo predico para que la gente vaya al cine, y afirmo que esta película va a ser vista, bueno, perderé un poco de plata tal vez, pero esto también se va a retroalimentar con la página, que al fin y al cabo es con lo que empezó todo.

–¿Piensa seguir con la distribución?

–Esto es algo muy a pulmón: fui a Mendoza, Neuquén, Mar del Plata y Rosario para hacer las copias y llevar los posters. Depende en qué condiciones quede después del 19 de enero. Ahí le cuento.

Compartir: 

Twitter
 

“Nunca en mi vida bajé una película”, dice Chandler.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.