espectaculos

Viernes, 16 de marzo de 2012

EL ORO DEL RHIN ABRIRA LA TEMPORADA DEL TEATRO ARGENTINO DE LA PLATA

El aggiornamiento de la mitología wagneriana

“Los que no hayan quedado conmovidos deben ser ciegos y sordos”, escribía el pianista Berthold Kellermann en una carta a sus padres, el 20 de agosto de 1876, luego de ver el final de la primera Tetralogía presentada en el Festival de Bayreuth –un festival a su gigantesca medida–. Se trataba ni más ni menos que de algo nunca visto: cuatro óperas relacionadas entre sí, estructuradas en un prólogo y tres jornadas, contando una historia de dioses que, en rigor, no era otra que la de los hombres. “La ovación parecía eterna”, contaba Kellermann. “Por fin Wagner apareció y dio las gracias, diciendo: ‘Han visto lo que quiero lograr en el arte, también han visto lo que mis artistas, lo que nosotros, podemos lograr. Si ustedes quieren lo mismo, tendremos un arte’.”

Marcelo Lombardero, director de escena de la puesta que hoy subirá a escena en el Teatro Argentino de La Plata, resume: “Wagner no hizo cine porque el cine no existía”. El oro del Rhin es el prólogo al ciclo del Anillo del nibelungo y en este caso será la apertura, a la vez, de la temporada de ópera de este teatro, que concluirá 2012 con su primera jornada, La walkyria, quedando para 2013 las dos últimas, Siegfried y El ocaso de los dioses. “Creo que nunca habíamos hecho un esfuerzo semejante”, dice Lombardero con un orgulloso cansancio en el que se mezcla, también, su satisfacción como director de la sala. Y es que se trata de la primera vez en que esta obra se representará completa en La Plata. “Plantearse hacer una Tetralogía siempre implica una toma de partido. Esto fue un verdadero trabajo en equipo, también con Alejo Pérez –que es el director musical– y con los técnicos del teatro. Entre otras cosas teníamos que lograr algo tan aparentemente prosaico como adaptar el foso para que cupiera la orquesta wagneriana completa.”

Con funciones también mañana, el domingo 18, jueves 22, viernes 23 de marzo y domingo, la obra se presentará con dos elencos, encabezados por Hernán Iturralde (16, 18 y 23) y Homero Pérez Miranda (17, 22 y 25) como Wotan, Adriana Mastrángelo (16, 18 y 23) y Alejandra Malvino (17, 22 y 25) como Fricka, María Bugallo (16, 18 y 23) y Claudia Ricitelli (17, 22 y 25) como Freia, Ernesto Bauer (16, 18 y 23) y Federico Sanguinetti (17, 22 y 25) como Donner. La escenografía estará a cargo de Diego Siliano, el vestuario de Luciana Gutman y la iluminación es de José Luis Fiorruccio. “Queríamos decir algo más allá de la anécdota”, afirma Lombardero. “Contar esta historia desde nosotros, desde lugares que nos son cercanos geográfica y temporalmente. Esta es una obra en que la magia no puede estar ausente. Pero, al mismo tiempo, no alcanza, porque la tecnología le ha pasado por encima. Decidimos, entonces, ir en esa dirección, con una puesta hipertecnológica y con elementos de ciencia ficción. En un sentido hemos sido absolutamente wagnerianos, buscando un espectáculo de alto impacto visual, cercano a la idea que Wagner tenía acerca de lograr un ‘arte total’. Hemos llegado, con la utilización de la multimedia, a un nivel al que nunca antes habíamos llegado. En otro sentido, podría decirse que fue un trabajo planteado no en contra suyo, pero sí de las interpretaciones y los mitos construidos a su alrededor. Es decir de esa idea de lo wagneriano que no produjo él sino sus seguidores. En rigor, El oro del Rhin es una comedia de enredos. Wagner tenía una manera muy rara de ver su entorno, pero si uno ve más allá de las mitologías se encuentra, finalmente, con historias sobre los celos, sobre el ansia de poder y sobre la lucha de clases. Nosotros pusimos eso muy a flor de piel.”

Compartir: 

Twitter
 

El oro... es el prólogo al ciclo del Anillo del nibelungo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.