espectaculos

Viernes, 15 de junio de 2007

DESDE HOY Y HASTA EL DOMINGO 24, LA FERIA DEL LIBRO DE CIPOLLETTI

Cuando los libros copan la manzana

La intención de la cuarta edición es instalarse como “un polo cultural en la Patagonia”: “Queremos darle presencia a escritores, intelectuales, artistas y libreros locales”, dice la directora, Marina García Barros.

 Por Silvina Friera

La ciudad que ostenta las mejores manzanas del país se prepara para vivir, una vez más, la fiesta del libro. “Podemos ser un polo cultural y queremos instalar la feria como la más fuerte de la Patagonia”, dice Marina García Barros, directora y coordinadora de la Feria del Libro de Cipolletti (Río Negro), que comienza hoy y se prolongará hasta el domingo 24. En esta cuarta edición participarán Andrés Rivera, Ana María Shua, Vicente Muleiro, César Bisso, Ana Padovani, Claudio Ledesma, Juana La Rosa, Marta Dillon, Osvaldo Bazán, Pablo Montanaro y Alicia Diéguez, entre otros. “Una particularidad que tenemos, y que nos diferencia con otras ferias más pequeñas que se realizan en Chubut o San Martín de los Andes, es que nos propusimos traer editoriales de Buenos Aires, como Madres de Plaza de Mayo, Marea, Atuel, Teatro Vivo y del Centro Cultural de la Cooperación; traer aquellos libros que no llegan de otra manera y, al mismo tiempo, darles mucha presencia a los escritores, intelectuales, artistas y libreros locales”, plantea García Barros en diálogo con Página/12.

Desde sus orígenes, la Feria del Libro de Cipolletti es una iniciativa de la comunidad destinada a la comunidad. Se realizó por primera vez en 2003, tuvo una segunda edición en el 2004, pero en 2005 no fue posible mantener la continuidad. El año pasado se consiguió recuperar ese espacio, que aspira a convertirse en un polo cultural para la región, y participaron Canela, Silvia Schujer y Ricardo Mariño, entre otros. Y en sólo dos días circularon más de 4000 personas. Cipolletti es una ciudad joven con 80.000 habitantes. “Estamos pegaditos a Neuquén capital, una ciudad enorme, muy rica, que nos nutre pero también nos fagocita”, advierte la directora de la feria. “Hasta el año pasado sólo existían dos librerías, de las cuales una es la histórica y que todo el mundo reconoce, Siddhartha; la otra creo que pocos sabemos que existe. Este año se sumó una librería más, Manuscritos, muy conocida entre profesores y estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Educación, ya que su dueño lleva años vendiendo libros pero por encargo y en un pequeño stand en un pasillo de la facultad.” Aunque no hay editoriales independientes en la ciudad, muchos libros se publican con apoyo de la Municipalidad. A nivel provincial, existe el Fondo Editorial Rionegrino (FER) destinado a editar materiales de escritores de la provincia y a realizar concursos.

García Barros cuenta que los dos cines históricos de la ciudad se cerraron hace mucho y que la Dirección de Cultura de Cipolletti está construyendo un gran teatro de 600 localidades con la idea de usarlo, además, como sala de cine y de exposición de artes visuales. En cuanto a las agrupaciones de escritores hay dos: el Centro de Escritores de Cipolletti y “Manzana y Pluma”, integrado, mayoritariamente, por escritores jóvenes. “Es un juego de palabras que une un icono de la zona, la manzana, con la pluma, pero con un doble sentido: el de la escritura y el irónico, por aquellos que piensan que en la Patagonia todavía hay indios con plumas”, explica García Barros el significado del nombre del grupo de escritores más jóvenes. “La ciudad y la región necesitaban un evento de estas características”, subraya la directora. La intención es fortalecer Cipolletti en el ámbito cultural, a través del III Salón Nacional de Artes Visuales y el Festival de Teatro. “Nos estamos poniendo a prueba todos”, confiesa García Barros. “Intuyo que lo que le va a faltar a la feria es mantener el interés por el libro, la lectura y la escritura durante todo el año.” Un desafío del que no está exenta ni siquiera la Feria del Libro de Buenos Aires, que funciona como un acontecimiento cultural, un estado de excepción.

“Los escritores de Cipolletti tienen una identidad y una historia cultural marcadas por lo propio de este territorio que habitan: la vida de los inmigrantes que poblaron la Patagonia mezcladas con las culturas originarias; los ríos que nos rodean, Limay y Neuquén, que al unirse forman el Río Negro, las chacras y los manzanos y frutales, el chacarero y los peones”, enumera García Barros. “Hoy los escritores locales hablan del crecimiento de esta ciudad en la que antes todos se conocían y se saludaban en la calle.” La directora de la feria es cipoleña, pero aclara que nació en la ciudad de Viedma, capital de la provincia de Río Negro. Tal vez para ilustrar el “espíritu” del que se nutrió recuerda una canción infantil que cantaba cuando, junto con sus compañeros de la primaria, se retiraban en fila de la escuela: “Aquel manzano ya no floreció, será tal vez por su vejez, por eso mi alma se entristeció al ver que se marchitó. Ayer, ayer, he visto yo al pasar, que ya no está el manzano amigo de aquel lugar”. Al terminar la secundaria pensaba irse a estudiar biología a La Plata, “pero me crucé con el encanto del teatro y me fui a Buenos Aires”. Licenciada en Artes combinadas en la Universidad de Buenos y formada en el taller de Ricardo Bartis, decidió regresar a Cipolletti después del nacimiento de su segunda hija. “Osvaldo Soriano vivió y escribió sobre esta ciudad”, recuerda García Barros. “Todavía está la casa que habitó con su papá y el árbol peral al que se trepaba y escribía sus textos.”

Compartir: 

Twitter
 

Andrés Rivera participará de una charla abierta, mañana.
Imagen: Daniel Jayo
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.