espectaculos

Lunes, 11 de febrero de 2008

FESTIVAL DE PEÑAS DE VILLA MARIA

Como Viña, con otra tonada

 Por Karina Micheletto
desde Villa Maria

En el Festival de Peñas de Villa María, las peñas son lo de menos y la mezcla de estilos, géneros, brillos y papelitos de colores es lo central. Si por estos días el Cosquín Rock se vende como “el Woodstock argentino” a pocos kilómetros de aquí (y la comparación da algo de risa o piedad, sólo atendible por el espíritu romántico de quienes la sostienen), el Festival de Villa María se propone rimbombante como nuestro Viña del Mar criollo. A juzgar por los caprichos con que se despacharon algunos artistas internacionales, hay que decir que por momentos lo logra a pequeña escala. Eso sí: el público local es tanto más benévolo que el del gigante chileno, y aplaude con el mismo fervor lo que venga.

Son varias las cosas que sorprenden al llegar al Festival de Peñas de esta próspera ciudad del sur de Córdoba. Lo primero, el despliegue tecnológico del escenario, plantado en un anfiteatro con capacidad para 12 mil personas y en un espacio natural privilegiado, a orillas del río Ctalamochita. Lo segundo, la ensalada de estímulos lumínicos de esta infraestructura, que incluye pantallas gigantes que disparan publicidad en la cabeza de los artistas toda la noche, neones de todos los colores, explosiones de papelitos y fuegos artificiales desde el escenario. Y está también la programación, que puede traer en una misma velada a Mercedes Sosa, Pimpinela y Cacho Castaña; a Las Pelotas y Alejandro Lerner; a Los Auténticos Decadentes y la Mona Jiménez; a 100% Lucha y Piñón Fijo.

Así es el Festival de Villa María, y quienes asisten a este evento aceptan las reglas del juego. El sábado pasado, David Bisbal –el muchacho que salió del Operación Triunfo español y ahora viene acá a mostrar piezas, como esa que dice “Ave María, ¿cuándo serás mía?”– pidió a último momento tocar antes para poder irse temprano a Buenos Aires. El cambio dejó afuera a un par de artistas y llevó a quince minutos de show a otros. Antes, el que dio la nota fue el venezolano, que en realidad nació en Avellaneda, Ricardo Montaner. El hombre de flequillo tupido se descolgó a último momento con que su show no iba a ser televisado, ni transmitido por radio, cortó todos los audios sin previo aviso y se fue sin dar la conferencia de prensa también pautada por contrato. Cobró su cachet antes y les hizo pito catalán a todos. Así son las estrellas de la canción. En cambio, el Puma Rodríguez se mostró de lo más gauchito y evangélico, contó que le canta a Dios y que hace todo por amor, y se fue dejando un halo de paz. A su turno, Cacho Castaña tuvo que acortar su show, pero lejos de su voluntad. Primero canchereó en la carpa de prensa con minas pasadas, presentes y futuras. Después le dio un pico de presión en el escenario y tuvo que salir dos veces a tratar de recuperarse. Lo bueno fue que el mal momento le hizo acortar el nuevo hit televisivo “Por amor a vos”, tan horrible como pegadizo, y que Cacho pronto estuvo mejor, de regreso a su hotel y, como corresponde, acompañado por una señorita. Entre tanto divo ido o magullado, la dueña de la canción se hizo notar a pura fuerza de talento. Mercedes Sosa, en su mejor momento después de su enfermedad y presente este verano en varios festivales, volvió a mostrar por qué es la voz de América. Hubo mucho más. Entre lo más festejado, la actuación del dúo Pimpinela: los gritos de Lucía provocaron en la platea femenina una suerte de catarsis colectiva y apichonó a todos los pobres varones presentes.

Mientras toda esta música pasa por el escenario principal, alrededor del anfiteatro se despliegan las famosas peñas que dan nombre al festival. Y luego están los artistas callejeros. Entre ellos llama la atención un grupo vestido con atuendos indígenas. Tocan sikus sobre pistas grabadas con pianito, y el repertorio incluye Simon & Garfunkel y Abba. Los indios truchos se presentan como provenientes “de Machu Picchu, ciudad de los vientos” y su CD es un éxito de ventas al final de cada función de tres temitas. Una gran mezcla de estilos, a tono con este festival.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.