espectaculos

Lunes, 3 de noviembre de 2014

SERIES › CONSTANTINE, OTRO COMIC QUE PASA A LA TELEVISIóN

En lucha contra los demonios interiores... y de los otros

“Es un superhéroe que no es un superhéroe”, define al exorcista y cazador de entidades satánicas el actor Harold Perrineau, que en la serie encarna a su ángel de la guarda. Space estrenará la serie el viernes con dos episodios sin cortes.

 Por Roque Casciero

Página/12 En Estados Unidos

Desde Los Angeles

Allí donde haya una posesión satánica o al menos un extraño y sangriento evento en el que la escena quede oliendo a azufre, allí estará John Constantine dispuesto a hacer despliegue de sus artes como exorcista y cazador de demonios. Y desde el viernes no será sólo en las historietas de DC Comics ni en la versión fílmica que protagonizó Keanu Reeves: Constantine, el personaje creado por Alan Moore (Watchmen, V de Vendetta), llegará a la pantalla de Space a las 22. Y en el debut será con dos episodios seguidos, sin cortes comerciales. El actor galés Matt Ryan es el encargado de ponerle el cuerpo a John Constantine, lo que implica luchas titánicas contra las fuerzas de lo oculto vía efectos especiales. Pero no estará solo en las batallas: entre otros, lo ayudarán Zed (Angélica Zelaya) y el ángel guardián Manny (Harold Perrineau).

“A Constantine no le gustan los demonios, pero tampoco los ángeles”, afirma ante Página/12 Perrineau, quien actuó en Lost, Oz y la saga de Matrix. “Le cae mal tener que lidiar con cualquiera de ellos. Desde su punto de vista, ninguno es genuino. Y él sí es genuino: es un estúpido, medio un pelotudo, pero es quien es. De allí proviene su atractivo. Pero de ambos lados existen todas estas reglas que hay que seguir y él no tiene ganas... No cree que esté bien eso. Y Manny quiere que Constantine esté del lado que él cree que es bueno.” El ángel que encarna Perrineau tiene la facultad de ocupar transitoriamente los cuerpos de quienes rodean a Constantine, por eso no se sabe en qué momento ni cómo hará su aparición. Tampoco se conoce quién lo envió, aunque el actor dice que con el tiempo ese misterio podría develarse. Es un personaje que no aparece en el comic, por eso Perrineau sólo puede ilusionarse con una buena respuesta de los seguidores de Constantine. “Cuando aparece un personaje nuevo y realmente es movilizador, a los comiqueros les gusta”, afirma. Y Daniel Cerone y David S. Goyer son guionistas muy buenos, así que pueden lograr que este personaje interese a los fans.”

–Su personaje no se comporta del modo que se supone que lo hacen los ángeles...

–No estoy tan seguro de que sea así. Si piensa en los angelitos dulces, no, no es así; pero si piensa en el ángel que le dijo a Lot que se llevara a su mujer porque iban a destruir Sodoma y Gomorra... ¡ese es un ángel muy distinto! En la Biblia se describe a los ángeles de muchas maneras diferentes: son los ayudantes de Dios, pero también unos seres que cayeron y tuvieron sexo con las hijas de... Hace poco alguien escribió que Manny, mi personaje, era el ángel sobre tus dos hombros. Me gustó mucho esa definición, porque él va a ayudar mucho a Constantine, pero también va a imponerse. Me gustan esa clase de personajes que hacen que la gente se pregunte si lo que ve está bien, que se cuestione si los ángeles en realidad no serían de este modo.

–Bueno, Satán es un ángel caído.

–Exacto. Están lejos de ser perfectos y están desde antes de la creación de los humanos...

–Manny hace pocas apariciones en el piloto y no está en el segundo episodio. ¿Será así en el resto de la serie?

–No, pero fue algo que hablamos con los creadores: tenemos que ir despacio. Constantine no tiene amigos, todos están esperando que muera, así que tenemos que introducir los personajes de a poco. En la primera mitad de la temporada, Manny simplemente va a aparecer, va a decir algo y va a poner nervioso a Constantine o lo va a empujar hacia adelante. Pero el tema siempre será llevarlo en una dirección. Y cuando logre ponerlo en ese camino, vamos a ver cómo se llevan entre sí. Pero en la primera parte apenas va a aparecer en los lugares más inesperados, como para que todos digan: “Uh, mirá, ahí está Manny”.

–¿Siempre va a existir esa tensión entre ellos?

–Hasta ahora la tensión estuvo ahí, pero hubo un par de veces en las que Manny ciertamente estuvo de su lado y fue su verdadero ángel de la guarda.

–Pero, ¿por qué es su ángel guardián? ¿Por qué los ángeles necesitan de un humano para pelear contra los demonios? ¿No tienen más poder que los humanos?

–Bueno, tiene que ver con lo que mencionaba antes de las reglas: se supone que los humanos tienen libre albedrío, entonces hay comunicación entre humanos y demonios porque estos últimos no les prestan atención a las reglas, y se supone que los ángeles no pueden influir en cómo los humanos hacen sus elecciones: son una suerte de grabadores de los seres humanos. Creo que Manny está cansado de ser eso y que piensa que hay un modo mejor de hacer las cosas. Pero es un camino resbaladizo...

–En el comic, Constantine es bisexual. ¿Cree que los televidentes no están listos para un personaje así?

–Creo que en las cadenas hay ciertas reglas –afortunada o desafortunadamente–, entonces hay que buscar la forma específica de mostrar todas las cosas que hace Constantine, como fumar todo el tiempo o su bisexualidad. Ya es muy positivo que podamos hacer el programa... Quizá haya que sacar esas características, pero no sé, tal vez esté equivocado. Supongo que en Estados Unidos la audiencia quizá no se sienta identificada con un personaje bisexual y deje de ver el programa, entonces tal vez haya que dejar que la gente conozca al personaje, darle rodaje, y después mostrar esos rasgos de su personalidad.

–Trabajar en Constantine, ¿lo hizo leer los comics?

–Sí, tengo unos cuantos en casa ahora, porque quise ver cómo era la onda, ese mundo. Tienen muchos guionistas muy buenos en el comic. Y son muy, muy oscuros: hay personajes que van a tener sexo con una chica y de repente ¡tienen diecisiete penes! Es muy, muy heavy.

–Seguramente la tevé todavía no estará lista para eso...

(Risas) –No creo...

Compartir: 

Twitter
 

“A Constantine no le gustan los demonios, pero tampoco los ángeles”, afirma Perrineau, en escena junto al protagonista Matt Ryan.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.