espectaculos

Domingo, 23 de agosto de 2015

SERIES › FEAR THE WALKING DEAD, PRECUELA DE LA SERIE DE ZOMBIES MAS FAMOSA, ARRANCA POR AMC

Y los muertos empezaron a caminar

Los seis episodios del programa muestran el comienzo del fin del mundo, que en la serie original sólo se conocía por referencias. En ese contexto, siguen las desventuras de una familia ensamblada más bien disfuncional, con problemas de comunicación y drogas.

 Por Andrés Valenzuela

Como buena historia de terror, The Walking Dead no explica sus causas. El misterio está en la raíz del miedo que suscita –en este caso– la horda de comecarnes. En el comic/serie creado por Robert Kirkman ni siquiera se sabe cómo comenzó el fin del mundo, más que por referencias de terceros: el protagonista se perdió la “fiesta” por estar en coma. Ese “hueco” es el que viene a llenar Fear the Walking Dead, suerte de precuela que estrena hoy a las 22 por la señal AMC. Será una temporada de seis capítulos, a la que seguirá una segunda igual en 2016. Aprovechando la coyuntura, FOX lanzará desde el martes una maratón de dos capítulos de la serie original por día (a la 1 de la mañana). La racha se extenderá hasta el 9 de octubre y recorrerá las cinco temporadas emitidas hasta el momento, como forma de paliar la espera antes del estreno de la sexta tanda anual de capítulos.

La separación entre dos canales tiene explicación: en Estados Unidos, AMC es la productora original de la serie. Como hasta hace poco no tenía señal propia en América latina, distribuía sus contenidos a través de otros canales, entre ellos Fox. Con un lugar en la grilla del cable desde fines del año pasado, ahora sube la apuesta estrenando una novedad hecha en casa y aumenta un punto la siempre intensa competencia entre las señales de cables especializadas en series.

Fear the Walking Dead sigue las desventuras de una familia ensamblada más bien disfuncional, en la que cada miembro de la pareja tiene dificultades para relacionarse con sus hijos varones, mientras la adolescente del grupo resiente la atención que recibe su hermano mayor. Justamente él es un personaje pivotal para el primer capítulo, cuando se despierta con resaca de heroína y se encuentra una masacre en el refugio yonki donde se escondía, y a su compañera comiéndose la cara de otro muchacho.

Cliff Curtis y Kim Dickens interpretan a Travis y Madison, la pareja de docentes que intentan contener a sus hijos, mientras Alicia Debnam-Carey es la jovencísima Alicia y Frank Dillane interpreta a Nick Clark, el yonki en quien el guión centra el desarrollo de los acontecimientos. Además participan Rubén Blades, Elizabeth Rodríguez y Patricia Reyes Spindola.

Todo el capítulo que se emitirá por AMC juega con la tensión entre la inevitable aparición de los zombies (que ya no son una sorpresa, con seis temporadas de serie detrás) y la necesidad de apenas insinuarlos, ya que Fear the... se remonta a los orígenes de la epidemia. Ahora, si TWD puede leerse como una sucesión de intentos infructuosos por reinstalar cierta autoridad social (lo primero que hace el protagonista en la primera temporada al salir al mundo es calzarse la estrellita de sheriff), Fear... es claramente el momento de desintegración social que llega desde los márgenes.

Si en TWD la acción transcurría en perpetuo movimiento, con los supervivientes intentando encontrar un lugar a salvo de la plaga de muertos caminantes, en Fear... el conflicto ocupa una ciudad: Los Angeles. El dato es sustancial porque la serie refleja los cambios de composición social que atraviesa Estados Unidos en las últimas décadas, con el crecimiento de la población hispana. Así, la serie expone las tensiones que emergen de esos cambios. Para Robert Kirkman, los zombies funcionan como metáfora de la desintegración social.

Desde esta perspectiva, el planteo de Fear... es más bien conservador, ya que el brote aparece entre drogadictos y dealers. La conspiración está a la orden del día: el Estado oculta los casos de jóvenes desaparecidos, que se acumulan en carteles callejeros, y la idea de que algo raro sucede llega a través de las redes sociales. Justamente en torno de ellas es que emergen algunos de los momentos más interesantes de la nueva serie, que muestra las distintas reacciones ante la circulación de videos online: incredulidad, asco, morbo y viralidad. Y claro, la puesta blanco sobre negro de lo terrorífico obliga a las autoridades gubernamentales a actuar, a la vez que confirma a los protagonistas los relatos de su familiar heroinómano. Así, mientras la sociedad tropieza con sus propios recelos y torpezas, los muertos empiezan a caminar.

Compartir: 

Twitter
 

El planteo de la serie es más bien conservador, ya que el brote aparece entre drogadictos y dealers.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.