espectaculos

Domingo, 25 de octubre de 2015

SERIES › DESPUES DE QUINCE TEMPORADAS, HOY CULMINA CSI - LAS VEGAS

Grissom vuelve para decir adiós

La serie emblema del policial forense, producida por Jerry Bruckheimer, se volvió una franquicia, tuvo sus copias y hasta influyó en el sistema judicial. Su final será con un capítulo doble y gran parte del elenco original reunido para la ocasión.

 Por Federico Lisica

Varios de los protagonistas de las primeras temporadas de CSI regresaron para este episodio final.

Fue una tal Monica Robbers quien, hace algunos años, definió el “efecto CSI”. Atención: esta criminóloga estadounidense no se refería a la explosión de programas en la línea del que iniciara el fenómeno del “policial forense” o “de procedimiento”. A lo que apuntaba era a cierto fenómeno por el cual “los jurados tienen expectativas irreales de la evidencia y de las técnicas de investigación”. Puso como ejemplo el caso de un hombre que había confesado su culpabilidad en un asesinato; los que debían fallar notaron que una prenda de ropa con sangre no había sido analizada y sugirieron que podía haber quedado un rastro que diera una vuelta de tuerca en el caso. Hasta hubo criminales que tomaban nota de lo que mostraban en la serie para no dejar rastros de sus crímenes. No importaba que los creadores siempre remarcaran que se movían en el terreno de la más estricta ficción (un detalle: los forenses no suelen portar armas o perseguir a los criminales). Tal es el nivel de influencia que llegó a tener CSI: Las Vegas, creada por Anthony E. Zuiker y producida por Jerry Bruckheimer, y que hoy se despide por AXN con un capítulo doble (será a las 22.30). Previo a la emisión del episodio, titulado con mucho tino “The End Game”, la señal completará un maratón iniciado en la jornada de ayer con todos los episodios de la última temporada (desde las 14).

“Hemos contado historias durante quince años, así que tratamos de crear algo que rellenara algunos espacios que habían quedado en blanco y, a la vez, crear un episodio del viejo estilo de CSI”, señaló el actor William Petersen. Su antropólogo Gil Grissom formó una dupla notable con Catherine Willows (Marg Helgenberger) estableciendo el ADN de una serie sobre sujetos que analizaban eso mismo: el cuerpo del delito. Ningún policial se había atrevido a tanto desde que la CBS emitiera su primer episodio hacia octubre de 2000: mezcla de lógica deductiva, grandes cuotas de violencia, recreación pormenorizada de asesinatos, algo de sexo y una banda sonora increíble que amenizaba los análisis (The Who, Mogwai, Radiohead, Cocteau Twins y Sigur Rós). Tal coctel llevó a que por años CSI estuviera en la lista negra de las asociaciones de televidentes más recalcitrantemente moralinas de los Estados Unidos.

“En el día de hoy escuchás a todo el mundo hablar de CSI. Cuando comenzamos, íbamos a ser analistas de escenas de crimen. Pero desde la CBS no les gustaba la idea de analistas, querían investigadores. Y ahora CSI se ha convertido en una especie de referencia constante”, dice el intérprete que estuvo en las primeras nueve temporadas. Su rol de líder de equipo fue ocupado durante unas pocas temporadas por Lawrence Fishburne y finalmente Ted Danson, a cargo de D. B. Russell, alargó la vida de una de las apuestas más longevas y exitosas de la tevé. Así define a este episodio Danson: “Tenés una enorme explosión que genera una increíble escena del crimen y a partir de ahí actúa el equipo. Pero en realidad es un largo adiós para estos personajes. Es una chance para recomponer sus relaciones y terminar de dar en la talla de quienes son. Es un capítulo bellamente escrito. Y es para los fans”. De hecho, Anthony Zuiker, verdadera mente creativa del programa, consultó a los seguidores vía redes sociales para delinear posibles historias de cierre y testear ideas.

Pero, ¿qué es lo que sucederá en el episodio número 335 para que se junte la mayoría del elenco cual reunión de egresados de secundaria? Hay un atentado en un casino, y esa catástrofe será como un rizoma que atraerá a los personajes más icónicos de la entrega. Catherine Willows es una de las dueñas de la casa de apuestas y retornará al cuerpo científico de Nevada. Sara Sidle (Jorja Fox), otra de las investigadoras, y ligada sentimentalmente con Grissom, es quien dirigirá el caso. Obviamente, contarán con D. B. Russell quien, durante el último lustro, se volvió el rostro más reconocible de la serie. También estará en acción el forense “Super Dave” (David Phillips) y Jim Brass (Paul Guilfoyle), el jefe de Homicidios del Departamento de Policía de la ciudad del pecado. El único veterano que no fue de la partida es Nick Stokes (George Eads). “Fue como estar en El día de la marmota –comparó Jorja Fox–. Algo completamente surrealista y que pensé que nunca iba a volver a suceder. William y Marg ya habían tenido sus despedidas, y Anthony (Zuiker) fue muy brillante y realista en la manera que logró que todos vuelvan a juntarse. Se torna lo más natural del mundo, como si no nos hubiéramos visto desde la semana anterior, y han pasado varios años.”

En el núcleo duro no podía faltar uno de los personajes más controversiales: Lady Heather (Melinda Clarke), dominatriz profesional, intelectualmente al mismo nivel que cualquiera de los científicos, y señalada como responsable de la voladura del casino. “Lady Heather es el mejor ejemplo de alguien que aparece para hacer el trabajo de un día, luego son siete episodios, y finalmente se vuelve una institución del programa –aseguró Zuiker–. Es uno de los personajes más reconocibles de la franquicia. No tenía que aparecer sólo como una posible sospechosa, quería que fuera como un catalizador de cosas que no se había resuelto entre Grissom y Sara. Ese triángulo permitió trabajar como si indagáramos en las capas de una cebolla hasta lograr una conclusión que te mantiene en vilo.”

Tras el suceso en los primeros años de CSI: Las Vegas, cual copycats, brotaron series en la misma línea como Bones o NCIS, y del género documental como Autopsy y Dr. G: Medical Examiner. La misma CSI probó su suerte como franquicia abriendo sedes en Miami, Nueva York y, el más reciente spinoff, Cyber, que, cabe decir, que no llegaron al despliegue temático y narrativo de la original. La marca se amplió a videojuegos y novelas. Entre sus fanáticos más notables está Quentin Tarantino, quien dirigió el asfixiante episodio de cierre de una de sus temporadas. Pero el inicio de ese universo ya tiene fecha de partida. Al menos en lo narrativo. “Una vez estuve en una convención de gente que certifica la muerte de una persona. Todos se me acercaban a agradecerme y yo no entendía el porqué. ‘Levantaste nuestro perfil, antes nadie nos hablaba en las fiestas’. Nadie quería estar cerca de alguien que lidia con la muerte. Y ahora están en el centro de la escena”, explicó Petersen.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.