espectaculos

Lunes, 18 de enero de 2016

CINE ONLINE › MYFRENCH FILM FESTIVAL, UN FESTIVAL DE CINE FRANCéS

En casa y con croissants

La sexta edición de esta interesante movida francófona comenzará hoy y se extenderá hasta el 18 de febrero, casi exclusivamente en el terreno virtual y con acceso desde todo el mundo. Apenas habrá dos funciones en salas de cine “de verdad” y serán en Nueva York.

 Por Andrés Valenzuela

El crecimiento de los eventos online es mayor cada año. Por un lado, sucede que cada vez más actividades culturales tienen su sección web que va mucho más allá de la simple página informativa, lo cual reditúa en visitas y fidelización del espectador (¿internauta?), pero hay otros indicadores. Por ejemplo, que en su nueva edición un evento virtual como My French Film Festival pueda permitirse la coquetería de no anticipar sus películas, ni sus jurados, ni ninguna otra de sus novedades hasta el día anterior. Y por si faltara más, hacerlo con una ceremonia en la Torre Eiffel. MyFFF anunció ayer en la tarde parisina toda la programación de su sexta edición, que comienza hoy y se extenderá hasta el 18 de febrero casi exclusivamente en el terreno virtual y con acceso desde todo el mundo. Apenas habrá dos funciones en salas de cine “de verdad” y serán en Nueva York. Dentro de algún tiempo, los films ganadores del premio de la crítica especializada se pasarán en algunas líneas aéreas.

My French Film Festival se realiza desde 2011. Dura un mes y para los residentes en América Latina ver las películas no cuesta ni un euro. Ni con los largometrajes ni con los cortos ni con los documentales. Lo organiza Unifrance Cinema para promocionar la producción cinematográfica francófona de los directores emergentes (Unifrance además organiza uno de los principales mercados del sector allá). Por supuesto, la mayoría de las cintas provienen de las galias, aunque hay un puñado de directores belgas y canadienses, tanto dentro como fuera de competencia. Salvo tres o cuatro propuestas, todos los cortos y largometrajes en exhibición se estrenaron durante 2015. La única excepción fuerte a esta regla es la habitual película “patrimonial” del festival, que este año está dedicada a Ascenseur pour l’echafaud (1957), de Louis Malle.

Buena parte de la atención suele estar puesta en los largometrajes. En la selección de este año llama la atención que la mayoría de las cintas están atravesadas por historias de amor, sean dramas o comedias, con personajes maduros o jóvenes, y en casi cualquier formato: muchachito con señora mayor, chicas con chicas, trío con todos. También hay algún policial y una interesante propuesta, Sangre francesa, sobre un skinhead que quiere abandonar la red de violencia que se lo está comiendo tras años de dedicarse a promover el odio de la extrema derecha y agredir inmigrantes árabes. Los largometrajes se subdividen en cuatro secciones: “French kiss” (beso francés), “In your face” (En tu cara), “Paris Comedy” (Comedia París) y “Murder” (Asesinato).

Los cortometrajes, en tanto, se reparten entre “Animation” (Animación), “Lost Generation” (Generación perdida), y “Women’s tales” (Relatos de mujeres). Atención especial en este apartado a las tres pelis animadas, que anticipan un trabajo estético muy distinto al que el público está acostumbrado a ver en las salas porteñas.

Además, el festival ofrece acceso a tres documentales centrados en el cine francófono: La leyenda de la Palma de Oro (dedicado, claro, al premio de Cannes), French cinema mon amour, y Cinéast(e)s, donde las realizadoras francesas exploran la producción de la disciplina en su país en función de su género.

Esta edición el festival cuenta con tres premios: el Prix Chopard otorgado por un jurado de directores presidido por Nicolas Winding Ref (el jurado incluye, por ejemplo, a Marjane Satrapi, de la muy recomendable Persépolis); el Prix Lacoste du public, en el que votan los usuarios registrados en la página; y el Prix de la presse internationale, donde cinco críticos especializados de distintos países (la opción latinoamericana recayó sobre una periodista mexicana) decidirán qué films serán exhibidos en los vuelos de Air France durante el segundo semestre del año en curso.

My French Film Festival es una muy buena oportunidad para los amantes del cine francés, en especial de las películas de género, que en ocasiones pierden en la pantalla local contra sus pares norteamericanas y tienen particularidades bien interesantes. Además, hay pocas excusas para no verlo: ni la plata ni la fiaca para salir de casa. Cama, bebida y notebook en lugar del pochoclo.

Compartir: 

Twitter
 

Sangre francesa, sobre un skinhead que quiere abandonar la red de violencia en la que está inmerso.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.