espectaculos

Sábado, 21 de febrero de 2009

MUSICA › ENTREVISTA A LA CANTANTE Y ACTRIZ KARINA BEORLEGUI

“Hay mucho por redescubrir”

En Mañana zarpa un barco, su flamante CD, profundiza su búsqueda estética al servicio del cruce entre el fado y el tango. “Encontré elementos en común: el aire de puerto, el río que se ensancha hacia el océano y cierta tristeza en sus calles”, sostiene Beorlegui.

 Por Cristian Vitale

Es un apellido vasco. Según Karina, Navarra está lleno de Beorleguis, y también la parte francesa: su bisabuelo viene de allá. Un dato. El otro es que tiene más ascendencias: dos abuelos ucranianos, un italiano, otro criollo –del campo bonaerense–, pero ni rastros de portugués puro en medio de este crisol familiero de razas. No parece así, claro, si se le entra por sus obras. Por Caprichosa, aquel disco debut que la cantante–actriz editó hace cinco años, y –en especial– por el nuevito Mañana zarpa un barco. En ambos, Karina Beorlegui pone su aguerrida voz al servicio de una cruza esencial y –casi– sanguínea: fado y tango; Alain Oulman y Homero Manzi; Amalia Rodrigues y Nelly Omar; Lisboa y Buenos Aires, dos puertos y un mismo sentimiento. “Yo digo que son primos”, se lanza ella, a manera de primer acercamiento.

Mañana zarpa un barco –recién editado por Acqua Records– es llana y claramente un registro sonoro que aúna en 13 temas dos estéticas portuarias que tienen, si se los observa fino, un tendal de elementos en común. “Yo los encontré –sigue–: el aire de puerto, el río que se ensancha hacia el océano y cierta tristeza en sus calles. Un día como hoy, así de lluvioso, ambas ciudades se parecen. No arquitectónicamente, pero sí la parte del puerto... ese río ancho que se abre al océano y una cuestión que tiene Portugal que, a pesar de ser Europa, no parece tan primer mundo.” Beorlegui hace que Gardel y Joao Monge jueguen; que Discépolo se conozca con Caco Velho. Se vale de la versatilidad de Los Primos Gabino –Nacho Cabello, Juan Pablo Esmok Lew y Esteban Ruíz– para que la cruza no mute en híbrido. Ella más ellos, entonces, presentarán el disco esta noche en el Club Atlético Fernández Fierro (Sánchez de Bustamante 764) y todos los sábados de marzo en Clásica y Moderna (Callao 892). “Al ser un trío de guitarras, los primos Gabino me dan tanto para la onda del tango gardeliano o las versiones criollas como para el fado, cuya formación es similar. Siempre digo que, desde que los conocí, somos como dos mitades de una misma naranja. O de una torta”, se ríe esta morocha de ojos profundos y mirar ensoñado.

–¿Cuna tanguera, la suya?

–Mi abuelo era, digamos, un cantor amateur de tangos. Cantaba en reuniones y silbaba tangos que para mí, en esa época, eran desconocidos hasta que los redescubrí y evoqué que eran los mismos. Pero mi cuna, por mis padres, tiene más que ver con Los Stones y Los Beatles. Me crié escuchando rock y mis primeras bandas fueron de ese palo. Recién con los años vi que el tango me iba a abrir un camino más histriónico.

–Así con el tango, ¿y con el fado qué pasó? ¿Cómo fue el primer abrazo?

–Fue una casualidad. Yo estaba haciendo una obra en el Teatro San Martín con Los Macocos y uno de mis compañeros me hizo llegar un disco de Misia, fadista contemporánea, y me encantó su onda. En ese momento, yo ya cantaba tango y a veces incorporaba algunos boleros. El fado me entró por la música. Después quise conocer Portugal y, en cuanto me salió un festival en Granada, aproveché para ir. Era en 2004 y logré cantar en una milonga de Lisboa. Hubo una mancomunión con fadistas de allá, que también adoran el tango. Me enamoré de Lisboa, de sus calles y sus tradiciones. Yo creo que la poética es esencial para comparar los géneros: Discépolo y Manzi tienen una lírica que, traducida al portugués, podría pasar como un fado. Y pasa al revés si tomamos a los poetas del fado.

Ella, que como actriz brilló cuando ganó el casting para hacer el protagónico en Lo que me costó el amor de Laura (Alejandro Dolina), prefiere hablar de compatibilidades y no de fusión. Una leve escucha del disco, en rigor, da la impresión de un “ensimismamiento”. Hay un lazo sutil que acerca a los géneros sin quitarles autonomía. Un delgado equilibrio. “En realidad, yo trato no de ser purista, pero sí de mantener la esencia de cada ritmo. No fusiono, aunque evidentemente algo se me cuela en el fado por el simple hecho de no ser portuguesa. Y el tango me sale con reminiscencias de cantantes de otra época.” ¿Cuáles? Tita Merello, Azucena Maizani y Nelly Omar. “No tengo muchas referentes contemporáneas. Me encantan Lidia Borda y Liliana Herrero. También muchas de las actrices que incursionaron en el tango: Rita Cortese, Cristina Banegas... en fin.”

–Hay muchas actrices cantando tangos. ¿A qué lo atribuye?

–A lo dramático, creo. Cada tango puede ser una escena de teatro o un texto donde abordar personajes similares.

–Muchos de los tangos y fados que versiona son de la década del ’40. ¿Razones?

–No lo sé bien, pero los tangos y los fados que me conmueven son de esa década. Me parece que es una época vasta, en la que hay mucho olvidado. Mucho por redescubrir.

–Hay excepciones. “Soy”, el de Dolina, es contemporáneo.

–Sí. Es un tango nuevo que el Negro escribió para una opereta suya. Desde el momento que hice de Laura en su obra, me encantó interpretar tangos suyos, estaba fascinada con todas esas cosas que armaba: El bar del infierno, etc. En el primer disco ya había cantado dos temas suyos (“La milonga del mono” y “Que nadie se entere”), pero en éste la cosa más histriónica y chistosa quedó de lado, porque tiene un tono más nostálgico.

–¿El rock de los principios ya fue?

–No. Yo comparto una manera rockera de ver las cosas con los chicos de la Orquesta Fernández Fierro. De hecho, elegí el club para presentar el disco porque me parece un lugar ideal y trabajamos bastante con el Chino Laborde. Lo invité a cantar “María la portuguesa”, una especie de habanera de Carlos Cano, y quedó genial. Puede haber rock en todas partes.

Compartir: 

Twitter
 

La cantante con Los Primos Gabino, con quienes se presentará hoy en el Club Atlético Fernández Fierro.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.