espectaculos

Miércoles, 26 de mayo de 2010

MUSICA › LA CORDOBESA SOL GABETTA ACTUARA HOY Y MAñANA EN EL TEATRO COLISEO

“Estoy obligada a ser curiosa”

En el marco del ciclo del Mozarteum Argentino, la cellista multipremiada en Europa actuará junto a la Kammercorchester Basel, con la que grabó su último disco CD editado aquí. Gabetta es exigente con la elección de su repertorio: “Trato de no quedarme con lo más obvio”, dice.

 Por Diego Fischerman

“Un disco es un poco como la cara de una persona; su presentación. Y durante un año, más o menos, uno lo está presentando en vivo. Por eso es importante que lo que se graba allí sea representativo de uno mismo”, explica Sol Gabe-tta. Esta cellista nacida en Córdoba hace 29 años y multipremiada en Europa es, hoy, una de las estrellas de la industria discográfica en el ámbito de la música clásica. Graba con exclusividad para Sony y allí se da el lujo, en efecto, de elegir lo que toca. Un lujo que la lleva, en su última producción, a alternar Edward Elgar con el contemporáneo Peteris Vasks o a incluir en su repertorio un concierto de Leopold Hofmann, uno de los primeros autores que escribió en forma concertante para su instrumento. “Me divierto anunciando una obra de Vasks como bis –cuenta en una conversación telefónica con Página/12– porque nadie entiende muy bien y al principio muchos creen que digo Bach y después la música los va sorprendiendo de a poco. No saben de qué se trata y por eso la escuchan con gran atención. Tal vez si se tratara directamente de un concierto contemporáneo no hubieran ido pero, de esa manera, reciben la obra con la mayor apertura. Y, claro, la disfrutan.”

El Concierto en Re Mayor de Hofmann, precisamente, formará parte de lo que la excepcional intérprete ofrecerá hoy y mañana, a las 20, para el ciclo del Mozarteum Argentino en el Teatro Coliseo (Marcelo T. de Alvear 1125), donde actuará junto a la Kammercorchester Basel, con la que grabó su último disco editado localmente. El programa incluirá, también, otra de las obras que integran ese CD, el Concierto en Do Mayor de Franz-Joseph Haydn y se completará con las Seis danzas folklóricas rumanas BB.76 y el Divertimento para orquesta de cuerdas BB.118 de Béla Bartók. La orquesta, fundada en 1984 por músicos graduados de diversos conservatorios suizos, cultiva la tradición orquestal de cámara de Paul Sacher, que durante los mediados del siglo pasado de-sarrolló en Basilea una acción notable, encargando y estrenando obras de grandes compositores del momento. “Me interesa de la obra de Hofmann el hecho de que se trata de una composición con un lenguaje no habitual. Incluso no habitual para mí. Su segundo movimiento, por ejemplo, es como un recitativo de ópera y eso no es nada habitual. Yo debí imaginar, para abordarlo, que no estaba tocando el cello sino cantando”, cuenta la cellista.

Si en cierto repertorio –dúos, sonatas– es el solista el que dicta, con claridad, el enfoque de las obras, en los conciertos para instrumento y orquesta se establece, en principio, una tensión entre personalidades igualmente fuertes, la del solista y la del director. “Puede ser un duelo o una alianza”, dice Gabetta. “En algunos conciertos puede pasar que me toque trabajar con un director con el que no hay una química demasiado buena pero en las giras, donde se va a tocar en muchísimos conciertos, o en las grabaciones, me importa muchísimo que esa química esté. No se trata de que el director acepte sin chistar la concepción que yo pueda tener de una obra, sino de que surjan las ganas de escucharnos mutuamente. Y cuando eso sucede es maravilloso. En todo caso, parte del misterio y de la magia de aquello que hace que la música nos apasione es justamente esa posibilidad de encuentro y enriquecimiento”. Sol Gabetta, que acaba de grabar la obra que prácticamente se convirtió en un emblema para la malograda Jacqueline Du Pré, el Concierto para cello y orquesta de Edward Elgar, la considera, como mujer y cellista, una referencia inevitable. Pero, al mismo tiempo, considera necesario revisar y poder desprenderse de ese modelo. “Obviamente cuando era chica no podía ser cellista y no tenerla en cuenta. Pero, justamente en el Concierto... de Elgar, siempre quise hacer mi versión, en tanto hay algo en la interpretación de ella que es, por supuesto, convincente en sus manos pero no coincide con mi visión de la obra. Ella la hacía de una manera muy extrovertida. Y para mí es una obra inmensamente introspectiva.”

Gabetta es un tipo de música que controla su carrera hasta el detalle más pequeño y que otorga especial atención a la producción discográfica. “He buscado registrar todo el repertorio para cello del Romanticismo y Clasicismo”, explica. “Y a esto puede agregársele Prokofiev y Shostakovich. Pero mucho más que eso no hay. Así que eso me obliga a ser curiosa y a buscar. Desde el principio de mi carrera traté de decidir muy bien cómo quería que fueran las cosas. Y siempre trato de no quedarme con lo más obvio. Incluso hay cosas que están delante de nuestros ojos y sin embargo nos cuesta darnos cuenta de que están allí, por ejemplo los conciertos de Vivaldi, que son magníficos. Creo que mi próximo disco también tendrá a la música barroca como objeto. Allí hay mucho material inexplorado. Y, por supuesto, también en las grietas, en esos espacios que no se corresponden exactamente con ningún estilo, como sucede con Hofmann, que es en muchos aspectos un antecesor de Haydn pero, también, alguien muy cercano al mundo del barroco.”

Compartir: 

Twitter
 

Gabetta es una de las estrellas de la industria discográfica en el ámbito de la música clásica.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared