espectaculos

Jueves, 19 de agosto de 2010

MUSICA › EL FESTIVAL DE TANGO DE BUENOS AIRES TUVO SU NOCHE ROVIRA

Cuando el pasado suena a futuro

César Stroscio, con su Trío Esquina, y Nicolás Guerschberg, al frente de un grupo de cámara, rindieron homenaje al compositor. El eje fue la recuperación de viejas partituras y la puesta en presente de una música que sigue siendo vanguardista.

 Por Karina Micheletto

“La ultra vanguardia en el tango.” Así es presentado en el video inicial Eduardo Rovira, el compositor, arreglador, director y bandoneonista al que el Festival de Tango le rindió el mejor homenaje posible: el rescate de su obra, haciendo eje en la recuperación de partituras y grabaciones del pasado, pero también en la puesta en presente de una música que sigue sonando a futuro. Esto es lo que se escuchó el martes pasado en la producción especial en la que César Stroscio con su Trío Esquina (un homenaje al compositor, ya desde el nombre) y Nicolás Guerschberg, al frente de un grupo de cámara, tocaron a y para Rovira.

Eduardo Rovira se hizo en las orquestas típicas, en una carrera que comenzó muy chico (a los once años ya integraba el grupo de Vicente Fiorentino y pasó por las filas como las de Orlando Goñi, Miguel Caló, Osmar Maderna, José Basso). Pero fue su camino de experimentación, partiendo de esta tradición, el que dejó una marca personal en el movimiento de vanguardia de los ’60, con su octeto Agrupación Tango Moderno, en el formato de trío, o en sus suites para orquesta, obras sinfónicas, para piano o guitarra.

El suyo es un legado tan rico y complejo como poco transitado y desparejo –algo propio de un vanguardista, más comprometido con la búsqueda que con los resultados–. Y es en ese sentido que la Noche Rovira propuesta por el Festival de Tango y seguida por unos cuatrocientos asistentes que ya en los primeros aplausos se revelaron fanáticos de la obra de Rovira, resultó no sólo una de las fechas importantes de este evento tanguero, también un aporte a la reconstrucción de la historia del tango.

En la primera parte del concierto, Stroscio –quien contó que heredó de Rovira su amor por el formato de trío– y sus compañeros (Claudio “Pino” Enríquez en guitarra, Ricardo Capria en bajo) mostraron temas dedicados al homenajeado, como “Azul y vos” –una suerte de guiño cómplice al “Azul y yo” de Rovira– y otros tomados de su obra, como “A Evaristo Carriego” o “A Luis Luchi”. El disco que Stroscio le dedicó a Rovira, titulado justamente Azul y vos, fue reeditado por Acqua el año pasado. En el interludio hubo lugar para un par de temas a cargo del bandoneonista Miguel Angel Varvello.

En el octeto que participó en la recuperación del repertorio de Rovira formaron, además de Guerschberg en piano y dirección –encargado también de la desgrabación de los temas– Fernando Suárez Paz y Miguel Angel Bertero en violín, Carlos Iralde en viola, Diego Sánchez en violoncello, Alejandro Guerschberg en bandoneón, Esteban Falabella en guitarra, Juan Pablo Navarro en contrabajo. “Majó majú”, “Preludio de la guitarra abandonada”, “A don Pedro Santillán”, la bellísima “Milonga para Mabel y Peluca” y “Policromía” fueron parte del repertorio transitado. Este último fue dedicado a Pedro Gaeta, creador de la pintura que ilustra la tapa del disco Tango vanguardia, de 1963. El artista plástico, de 80 años, estaba presente entre el público. La complejidad rítmica y la audacia armónica de estas obras tiene que ver con lo que explicaba el mismo Rovira en el video de presentación: “Si, en un principio, el tango era melódico, el oído de la humanidad a esta altura es armónico”. De eso hablaba ya la tapa de aquel long play Tango vanguardia: “La ciudad ha cambiado y el tango también. Por eso es que Rovira lo expresa en otro lenguaje”.

Un rescate de este tipo pudo hacerse con la participación de la familia de Rovira, quienes mantienen desde hace años una gran tarea de difusión de su obra. No será la única actividad que tendrá como protagonista a este renovador del tango: Mañana a partir de las 12 el Festival propone la clínica El estilo Rovira. La reciente reedición de la suite Tango Buenos Aires, que Rovira compuso, arregló e interpretó con su agrupación de tango moderno, resulta otro paso hacia la revalorización de su figura.

Compartir: 

Twitter
 

El Trío Esquina tocó temas dedicados al homenajeado y otros tomados de su obra, como “A Evaristo Carriego”.
Imagen: Jorge Larrosa
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared